Bienvenidos al blog de la Saga Poder Peligroso

Es un honor para mí que usted ahora mismo esté leyendo esto.
Si le gusta o le interesa, pásele la dirección del blog a sus contactos. Se lo agradezco.
Espero que le guste y que lo siga.
Si desea ponerse en contacto conmigo, el tuenti del blog es Danielle Amber Sterling Halle y el gmail es aurynerforevermedianoche@gmail.com
Disfrute de la lectura¡¡

domingo, 22 de julio de 2012

11, 12, 13 y 14 capítulo



Episodio 23:La casa Drake
Danielle miró el cuerpo de Dane tendido sobre la tierra y entonces supo que ese era su final. Iris la miró con lástima.
-Ahora eres mi protegida,querida. Nunca más me volverás a temer.-Le dijo Iris con voz dulce.
Danielle corrió y se cayó de rodillas junto al cuerpo inerte de Dane.
Apoyó su cabeza sobre su corazón esperando oír sus latidos pero todo lo que oyó fue a Allyssa emitir un fuerte gemido y apoyar su cabeza en el hombro de Zane. No sabía si pasaron minutos,horas o días pero se quedó allí, junto al cuerpo de Dane.

Zane volvió al alba y consiguió apartarla de allí. La llevó a la casa y le preparó un chocolate. Allyssa estuvo pendiente de cada movimiento de su hermana y Jenna se ofreció a hablar con ella.

Todos prepararon su versión de hechos que contarle a la policía. La versión oficial era que escucharon a Dane gritar y DJ pudo entreverlo entre los árboles junto a alguien y cuando llegó ya no había nadie. Como si lo hubiesen secuestrado. Y bien,eso tampoco era una mentira del todo.
Llamaron a la policía que acudió junto con sus padres y medio pueblo. Derek Garrett miró a su hijo vivo y a su hijo muerto mientras que Valerie Hale,la madre de Dane,se limitó a abrazar a Danielle al darse cuenta de lo destrozada que estaba. Eleanor Hale,la hermanastra de Dane y hermana mayor de Iris,se limitó a mirarla con pena. Por su parte,Bianca Kendrick miró a su hermano y lloró junto a él. Todos regresaron a sus casas y se les prohibió salir de ella por miedo al “asesino” que había suelto.

















Danielle Rosemarie Brielle Drake
Estaba sentada en mi cama,sin nada que hacer salvo llorar y lamentarme. Hacía una semana de la muerte de Dane y aún tenía pesadillas por las noches. Arranqué una hoja en blanco de mi libreta y escribí:
Hay cuatro cosas que siempre he querido hacer:
1-Librarme de la bruja del infierno Iris.
2-Irme a vivir con Dane en un mundo creado para nosotros
3-No hacer lo que estoy haciendo,es decir,ignorar mis poderes
4-Llevarme al círculo a mi imaginario mundo
Y por desgracia,todas esas cosas son imposibles,porque él no está aquí conmigo y la bruja responsable(y por desgracia,Ethan también)van a pagar.
Y una lucecita se encendió en algún lado de mi cabeza. Y luego pasó de ser una luz a una bombilla fluorescente. Solo había una persona con riesgo de no caer fulminado o pensar que estoy loca a quien contárselo. Adrian Drake.
-¿Estás mejor?-Me dijo Allyssa entrando en mi cuarto.
-¿Y tu que crees?-Mi voz sonó borde y fría. Me di cuenta de que la estaba tratando muy mal-Perdón,es que no...
-No pasa nada.
-¿Me puedes cubrir?-Le pregunté
-¿Durante cuanto...?-Esa era la parte que me gustaba de Allyssa. No era indiscreta ni curiosa. Siempre iba al grano. Últimamente estaba distinta.
-Dos o tres horas.
-Vale,pero yo que tu me echaría maquillaje. Pareces un oso panda-Me dijo.
-Ja ja muy gracioso.-Me burlé. Allyssa se fue, dejándome sola en mi habitación. Antes de irme,abrí mi correo. Tenía 25 mensajes. Casi todos de Zane,Jenna,Hayley o Adam. Lo apagué,sintiendo lágrimas barrer mi rostro. Abrí mi enorme armario(cosa que no hacía desde casi una semana)y busqué algo que ponerme. Encontré un vestido negro de cuello vuelto y que se pegaba al cuerpo y unas Converse del mismo color. Me puse unas calzas negras,el vestido y las Converse rojas.
Mi pelo estaba echo un asco.
Estaba despeinado,echo un caos,y casposo. Fui al baño y me lo lavé. Luego decidí coger el rizador y me ondulé el pelo de forma bonita.
Me eché corrector de ojeras,pues Allyssa tenía razón;parecía un oso panda. Cogí una bandolera pequeña negra de florecitas blanca y metí el iPhone,mi iPod y un bolígrafo(nunca se sabe para qué te puede hacer falta).
-Vaya,voy a tenerle que pedirle a los demás que se mueran. Aunque quizás no haga falta pedírselos. Estás preciosa.
Ethan estaba apoyado en la puerta de mi cuarto con los brazos cruzados.
-Vete a la mierda,cabrón.-Le respondí enojada. Se dignaba a aparecer cuando había reído por la muerte de Dane.
-Como quieras. Solo quería ver como estabas. Al fin y al cabo,eres mi hermana y nuestra protegida.
-No quiero ni tu “preocupación” ni tu protección. Te has vuelto más gilipollas de lo que pensaba.-Me estaba calentando y,como se descuidase,iba a mandarlo de aquí a China de un sopapo. Salí de mi habitación mirándolo con malos ojos y sujetando la bandolera. Allyssa estaba en el pasillo y lo miró con miedo y desprecio. Salí corriendo,abrí la puerta,crucé el asfalto de piedra de Kinder's Village y me puse los auriculares a todo volumen mientras caminaba en dirección al instituto. Vi a dos o tres personas cruzar y mirarme pero los ignoré.
En cuanto llegué a Glory Street me pegué a las casas,pues tenía la certeza de que Hayley estaba mirando por la ventana. En cuanto pasé de Glory Street me encaminé hacia el instituto Thenysse,pasando por el museo De la Bella Art.
Entré mirando los pasillos desiertos y las aulas vacias. Fui directamente al aula 304,Literatura inglesa y vi que el profesor Harrison estaba sentado corrigiendo unos exámenes de décimo.
-¡Oh!¡Que grata sorpresa,señorita Valleynd!¿Qué puedo hacer por usted?-Dijo moviendo su bigote
-Esto...gracias.¿Sabe usted dónde está el señor Drake?Es que mi hermana me ha dicho que había un trabajo sobre Literatura y...
-Bueno,usted estaría excluida de trabajos hasta el mes que viene por...ejem...los recientes hechos pero si usted desea contactar con el profesor Drake,bueno,me temo que no se encuentra aquí. De hecho,se acaba de ir hace apenas unos minutos pero pásese por su casa.
Sacó una hoja del tercer cajón y escribió su dirección
Fire Street,nº 27. Preguntar por Adrian Drake.
-Si te abre su compañero de piso,Paul,dile que te mandan del instituto y dale esta nota.-Me tendió un papel doblado junto con la dirección.-Suerte.
-Gracias,míster Harrison.
-Ve con Dios,hija.
Salí corriendo cuando sonó el móvil al ritmo de Till the word ends.
-¿Si?-Pregunté
-¿Danielle?-Me respondió una voz familiar.-Soy Gretchel. Me siento a tu lado en Biología.-Ah. Era una chica de mi clase rubia oscura y de tez pálida con facciones suaves y menuda.
-Ah,si,Gretchel. Dime
-Pensé que quizás querrías saber los exámenes del mes próximo.-Me dijo.
-Oh,me gustaría pero...esto...Gretchel. Estoy fuera de casa.¿Te importaría que quedáramos mañana?-¿Mañana era sábado no?
-Claro. Por cierto,si quieres,podríamos ir de compras para el baile.-Se me había olvidado completamente el baile de invierno.-El tema es un baile de máscaras. Podemos hacernos trajes a medidas juntas. Llamaré a Jenna. Y a una amiga mía
-Por supuesto. Me encantaría.
-Nos vemos.-Y colgó. Sacudí la cabeza riéndome. Salí corriendo,en busca de la maldita casa.
Al final la encontré. Era una casita baja,de aspecto antiguo y encantador. Estaba pintada en colores pasteles y tenía un pequeño jardín lleno de rosas rojas,claveles blancos,margaritas y violetas. Había un pequeño camino de piedra hasta la casa. Llamé al timbre. Un chico de unos veintitantos años me abrió.
-Hola,pequeña.
-Hola. Usted debe de ser Paul. Soy Danielle Valleynd. Buscaba a el señor Drake.-Le tendí la mano.
-Oh,Adrian.
-Mi profesor de historia me ha dado este justificante por si lo necesita.
-Oh,pequeña, no me hace falta. Te creo.-Él me sonrió y me apretó la mano.-Soy Paul Wind
Me condujo al interior. Era bastante bonito. Estaba pintado de un rosa pastel muy bonito y decorado con jarrones de margaritas y girasoles y mesitas rústicas. El profesor Drake estaba en el sofá viendo...¿Pequeñas mentirosas?
-Mira,Adrian. Alguien ha venido a hacerte compañía.
-Oh,Duna.-La llamó el señor Drake- Pasa. Siéntate.
-Aahh...gracias-Le respondí.
-Bueno,os dejo. Tengo que ir a hacer footing. Adiós.
En cuanto se fue ,me empecé a remover inquietamente.
-Parece un tío muy majo.-Le dije
-Lo es,de verdad. Bueno¿que te trae por aquí?¿Estás bien?¿Puedo ayudarte en algo?-Me dijo bombardeándome con preguntas.
-Me traen muchas cosas por aquí. Y a las demás preguntas sí y no. Verás yo...-Me mordí el labio-¿Es verdad que estamos...emparentados?
-Oh.-Dijo.-¿Te lo ha dicho Hanna?
-No. Lo he...hemos descubierto solas.
-Oh bueno,sí. En ese caso, sí estamos emparentados.
-Vale,bueno;me alegro de conocerte, papá.-Le dije insegura. Esto era extraño
-Yo también,Danielle. Pero acierto a adivinar que no es eso lo que te trae por aquí.
-En realidad,no-Le confesé. Aquí venía el bombazo.-Sabemos lo de los poderes.
-Oh,dios. ¿De verdad?-Me preguntó él.
-Pero no venía por eso. Necesitaba alguien con quién hablar y Allyssa no siempre va a estar ahí.
-Cuéntamelo-Me dijo él. Y empecé a hablarle desde el accidente hasta la muerte de Dane,pasando por la batalla y por la fiesta.
-...y fue todo por mi culpa.
-No es tu culpa. La Oscuridad es impredecible. No sabías nada. Daniel sabía lo que hacía. Cariño,no te culpes a ti misma. La culpa lo único que va a hacer es corroerte. Mira el lado positivo. Mientras estés cerca de tu círculo,no lo pueden herir. Ahora te protegen.-Miré el reloj en forma de búho y me di cuenta de que habían pasado más de tres horas. Me disculpé y llamé a Allyssa para que viniese a recogerme. A los pocos minutos sonó el timbre. Allyssa estaba esperando fuera con un adorable vestido azul zafiro de vuelo y unas medias blancas con unos tacones de plataforma azules marino. Su pelo estaba recogido en una trenza apoyada en el lado izquierdo y traía un chaquetón bastante mono azul marino en la mano.
-Buenas tardes.-Dijo Allyssa.
-Buenas tardes,Allyssa.-Él la abrazó y ella no se resistió. Me puse a su lado y también lo abracé.
-Id con cuidado. Y para lo que necesitéis,ya sabéis donde encontrarme.-Nos dijo él
-Adiós,papá. Gracias.-Le dije yo. Me costaba asumir llamarle papá cuando apenas aparentaba los veinticinco.
Andamos hasta casa,ambas sin saber qué decir. Al llegar a Kinder's Village,vi una carta en el buzón y la cogí.

Querida Danielle Valleynd:
No he tenido la oportunidad de conocerte pero sé por lo que me contaron mis hijos que eres una chica bastante agradable. Sé que la pérdida de Dane te ha afectado en lo más hondo de tu corazón y me gustaría que supieses que eres una hija mía más. Me agradaría que estuvieras presente en su funeral y que me ayudaras a organizarlo,junto con mi hijo Zane. Si en un caso,esto te molestara o te afectara;no te preocupes. Lo entenderé. También me gustaría que conocieses a mis hijas Bianca y Eleanor. Probablemente habrás pensado que a Eleanor no le importa Dane pero lo cierto es que si le importa. El problema es que ella ya ha pasado por esto. Su hermana Iris desapareció hace dos o tres años así que me gustaría que no la juzgases mal. Creo que a Zane le agradará la presencia de su reciente pareja Allyssa así que si no te importa,podría acompañarnos. Espero noticias tuyas pronto.
Con cariño
Valerie Hale.
Me di cuenta de dos cosas. La primera era que Valerie trataba a sus hijastros como sus propios hijos. La segunda era que Valerie era una persona muy compasiva.
-¡Eh!¿Qué es?-Me preguntó
-Nada-Le contesté. Subí a la velocidad de la luz al cuarto de Allyssa y cogí uno de sus papeles rosas llenos de flores blancas con olor a lavanda. Cogí un bolígrafo negro pero al poco tiempo dejó de escribir, así que rebusqué en los ornamentados cajones de Allyssa hasta dar con un bolígrafo azul cielo. Cogí la hoja y el bolígrafo y le dejé una nota a Allyssa:Te los devuelvo luego. No sabía como dirigirme a la señora Hale así que empecé a escribir como me dio la gana
Estimada Valerie:
Me complace saber el aprecio que me tiene. Es verdad que la pérdida de Dane me ha afectado y que nunca lo olvidaré. Me encantaría estar presente en su funeral. Es lo menos que podría hacer ahora mismo. También me encantaría ayudar a organizarlo. Sólo lo he llegado a conocer durante un breve lapso de tiempo pero en ese tiempo he llegado a conocerlo bien. No he juzgado a Eleanor porque no suelo juzgar a las personas antes de conocerlas. Es de mal gusto. Me encantaría conocerlas si ellas me lo permiten. Siento lo de Iris. Dane me habló de ella una vez. No me molestaría en absoluto la presencia de Allyssa. Tengo que vivir a su lado los 365 días del año. Es mi hermana melliza. También he de decirle que yo también las considero de mi familia,a pesar de no conocerlas. Espero verla pronto
Besos. Danielle Rosemarie Valleynd
Odiaba decir que sentía lo de Iris;no lo sentía en absoluto.
Bajé y cogí mi abrigo impermeable blanco con pelos de imitación en el gorro y salí corriendo hacia Wind Street(Irónico que Dane viviese en una calle llamada igual que su elemento¿verdad?)
Busqué el número 12 y lo encontré. Era una casa de dos pisos con el tejado acabado en punta. Era bastante grande. Llamé al timbre y me abrió una chica de pelo moreno rojizo ondulado.
Sus ojos eran marrones avellanas y era algo menuda. Estaba vestida con una camiseta a rayas verdes y blancas y unos pantalones de chándal verde musgo.
-¿Bianca Kendrick?-Pregunté.
-La misma. Tu debes de ser Duna. Encantada.-La chica sonrió y me tendió la mano.
-Lo mismo digo.¿Está tu madre en casa?
-No. Pero... ¡Entra!Estás chorreando.¿Te gustaría quedarte a comer?Mis padres se han ido de fin de semana a Jacksonville.
-Claro.-La chica era bastante amable y me sentía cómoda con ella.
-Creo que Eleanor tiene ropa de tu talla. Una 34¿verdad?Llamaré a tus padres. ¡Incluso puedes quedarte a dormir!Tranquila,mi hermano Zane se ha ido. Oye, y lo siento mucho.
Duna confió en esa chica al instante. Era habladora y muy simpática.
El salón era bastante grande. Había tres sofás color café con leche,una mesita de café baja en el centro,un mueble de madera de pino con una televisión y una chimenea de aspecto acogedor. Me hizo subir arriba y entré un momento en el cuarto de sus padres para dejar la nota y salí. Llamé al cuarto de Eleanor y me abrió.
-Ya era hora de que te pasases por aquí. Nunca he tenido el placer de conocerte pero mejor tarde que nunca ¿no?-Me dijo moviendo su largo pelo rubio platino. Había cosas que se parecían a su hermana,como sus movimientos elegantes,su pelo o su ligereza. Entré en su habitación y contemplé que era bastante espaciosa. Sus paredes estaban pintadas de un marrón chocolate contrastado con el brillante azul de la pared que daba a la ventana. Había un armario de madera y un tocador de color negro. Una cama con unas sábanas de franela y un edredón de flores. Y un póster de Auryn y One Direction. Y otro de Crepúsculo. Mi hermana y ella se llevarían genial,pensé.
-¿Tienes una 34?
-Sí.-Respondí. Sacó unos pantalones azules de chándal y una camiseta de tirantes a rayas azules y blancas. Y esa camiseta hizo que me cayeran lágrimas.
-¿Estás bien?
-La noche en que murió llevaba puesta una camiseta igual a esa.
-¡Ops!Lo siento. Cuando te vi llevabas unos vaqueros y una blusa de cuadros blancos y negros. Y creo que unas Converse azules.
-Mi hermana me prestó ropa.
-¿Tu hermana?-Me preguntó extrañada mientras buscaba otra camiseta.
-Sí. Allyssa. En verdad os parecéis mucho. Las dos sois rubias y a las dos os gustan los mismos libros...-Miré con desdén al CD depositado encima de la mesa.-y la misma música.
-Oh. ¿Sale con Zane,verdad?
-Sip.-Le dije sin saber qué contestarle.
Ambas nos quedamos mirándonos durante un segundo larguísimo y luego ella sacó una camiseta de tirantas gordas malva claro. Me la tiró y me quité mi empapada ropa. Me puse los pantalones y la camiseta,pensando que iba a pasar frío,pero lo cierto es que seguía a la misma temperatura.”Genial. Zane ya está en casa”,pensé. En efecto,la puerta se abrió.
-¡Ya he llegado!-Gritó él.
Eleanor se encogió de hombros y buscó una gomilla. Me hizo sentarme en el parqué del suelo y ella se arrodilló. Me recogió el pelo en una elegante coleta.
-Que pelo más sedoso.
-Somos así. Ethaniel es la excepción.-Se quedó mirando extrañada.
-Mi hermano.-Aclaré. Más bien el idiota imbécil insensato enamorado traicionero poderoso perro resbaladizo malvado y gilipollas de mi hermano.
-Tres hermanos. ¿Rubio?-Preguntó ella.
-Y ojos verdes. Está en último curso.
-Oh. ¿Ethan Valleynd?
-Sí. El mismo.
-Estoy en historia y biología con él. Es bastante guapo.-Dijo ella con ojos soñadores. Si se enterase de que salía con su malvada hermana ya no le iba a parecer tan guapo.
-Oh. Sí. Pero él...ha cambiado en las últimas semanas. Está...diferente.
-No lo vi esta última semana.
-Ha estado en New Haven
-¿En Washington?
-Sip.
-¿Danielle?-Preguntó una voz masculina a mis espaldas.
Me volví solo para ver a Zane mirándome atónito. Tenía unas ojeras casi tan grandes como las mías(Que ahora estaban al descubierto)y su pelo estaba alborotado y despeinado. Sus ojos ya no desprendían ese brillo peligroso y pasaban de ser al azul brillante poco común al azul apagado del mar en un día nublado y que tan poco me gustaba.
-La misma-Le respondí yo.-¿Qué tal te va oso panda?
-¡Mira quien habló,vampira!- Me respondió él con una débil sonrisa. Ninguno de los dos lo decíamos con verdadero humor.
-¿Allyssa está en casa?-Me preguntó
-Sip. Está leyendo Canciones para Paula. Otra vez.-Rodé los ojos.
-¡Oh,Dios!¡Me encanta ese libro!-Exclamó Eleanor. Luego se avergonzó de su entusiasmo-Esto...Voy a pedir las pizzas.¿Quieres algo,Z?-Le preguntó ella
-Una de barbacoa, y...¿era jamón y queso?-Miró en mi dirección
-Sí.-Eleanor se fue,dejándonos a Zane y a mi sumidos en un silencio absoluto.
-¿Has visto a...?-Me preguntó él.
-He visto a su más fiel servidor.
-¿Ha regresado...?¿A casa?¿Con vosotras dos allí?-Preguntó él con una extraña expresión en la cara.
-Si.
-¡Eres idiota!-Me gritó. Parecía furioso. Y su mirada lo denotaba.
-¿Qué...?-Y entonces caí en la cuenta. Allyssa no estaba a prueba de hermanos Oscuros. Salimos los dos corriendo y ni siquiera cogí mi abrigo.
Zane y yo éramos dos fuerzas imparables de la naturaleza. Ambos estábamos chorreando cuando pasamos por la casa de Hayley. Zane siguió corriendo mientras yo me detuve. No me iría mal ni Hayl ni DJ. Llamé al timbre y Hayley contestó a la primera. Iba en un vestido corto de vuelo azul mar y bastante maquillada con rímel y lápiz de ojos junto con una sombra azul oscura y morada. Sus tacones eran bastante altos y tenían plataforma. Su pelo rubio fresa rizado estaba suelto y sus rizos,muy bien peinados y definidos.
-¿Danielle?¿Qué haces …?
-¡Vamos!-Le grité. Por la forma en que lo dije la debí convencer,pues se quitó los zapatos y echó a correr junto a mi. Y vi a Zane cruzar la carretera y dirigirse al tenebroso bosque.
Ambas lo seguimos hasta llegar a una casita que parecía sacada de un cuento. Nos asomamos a una ventana y vi a Allyssa tumbada en un sofá rojo frambuesa dormida. O muerta. Escuché a alguien conversar.
-¿Seguro que no saben donde estamos?-Le dijo alguien. Ethan,supuse.
-Seguro. Están organizando una ridícula fiesta en casa de los Kendrick. Daniel está fuera de juego. He hecho que consigan invitar a Hayley Marie y David Jacob a la fiesta que dan en la mansión de los Tanner. Jennaryan y Claude se están empeñando en traer un hijo a este estúpido mundo,Clarisse está ayudando a Aryanne a organizar el baile y Adam está en la biblioteca. Asunto resuelto.-Dijo una chica. Casi me dieron ganas de estrangularla.
-¿Puedes hacerlo?-Le preguntó Ethan. Ella volvió su cabeza y lo miró con desdén.
-¿Por quién me tomas? Vincular a chicos al Mal no es tan difícil. Sobre todo si ellos lo eligen así,como tú. Allyssa es muy...peculiar pero solo habrá que aplicar más energía. Además,pronto tendremos a mi querida Eleanor aquí.
-¿Eleanor?-Preguntó él.
-Está en tu clase de Biología.-Y entonces Danielle vio un gesto soñador en los ojos de Ethan por un segundo. Y dio con la solución. Iris sin Ethan no era nadie.
-Ah. Esa chica.-Dijo él con fingido desinterés.-¿Empezamos?
-No se puede hacer el ritual. Será dentro de poco,en luna nueva. Tres días. Díselo a tu adorable e inocente mamá. Hanna no me preocupa. Cree que estos estúpidos chicos son normales.
-Ni Danielle ni Allyssa son estúpidas.-Dijo Ethan con voz fría.
-No las incluía a ellas.
Hice un gesto de que nos fuéramos y salimos sigilosamente.
Llegamos a casa de Zane y le pedí prestada ropa a Eleanor otra vez. Ella me la cedió con gusto. Nos encerramos en la habitación de Zane. Era grande,de color naranja y rojo a rayas. Había una frase escrita en la pared norte con pintura marrón:...Cause this could be my last night on earth. En la pared sur había otra frase:...Go and live in the way that you want. This is your last moment. Otra en la pared este:Será mejor cantar asimilando que el mundo es un poco complejo. Vale.
Eran de Auryn(estaba claro en qué se parecían Ally y Z) pero decían más de lo que yo pensaba.
-¿Qué pasa?-Preguntó al cabo de un rato Zane.
-¡Ethan!En cuanto Iris ha nombrado a Eleanor,se le han ido los ojos.
-¿Qué?-Susurró Hayley- Bueno,pero eso no cambia las cosas.
-Sí que las cambia. Eleanor me ha comentado antes que Ethan estaba bueno. Y a él le interesa ella. Y Iris sin Ethan...
-No es nadie-Completó Zane.-Entonces hay que decírselo a Eleanor.
-Y a Bianca.-Añadí.
-Exacto.
Hayley cogió una bolsa de ropa. Según me habían contado,cada uno tenía una en las casas de los demás para cualquier emergencia. Y esto lo era en toda regla.
Episodio 24:Revelación.
Los tres bajamos las escaleras y vimos a Bianca y Eleanor sentadas jugando al Trivial.
-El,Bi. Os tengo que decir...tenemos,algo importante.-Dijo Zane.
-¿Qué pasa?-Preguntó Bianca moviendo su pelo.
-Tenéis poderes.-Soltó Hayley. Ambas se miraron y empezaron a reírse.
-¡Muy bueno!-Dijo Bianca riéndose.
-¡No!¡Es verdad!-Les dijo Zane.
-Vale y ahora soltarás que todos somos brujos etcétera. Sí,ya nos los contó Daniel cuando tenía 6 años. Se creía guay. Se creía...
-Iris vive,Eleanor. ¿Quién te crees que mató a Dane?-Eleanor se calló de repente.
-No juegues con eso.-Le dijo fríamente.
-¡No está jugando!-Dije yo.-¡Fue tu hermana la que lo mató!Y solo lo hizo para protegerme de ella.
Zane me miró y Hayley me abrazó. Llamas salieron despedidas de la mano de Zane y me dijo:
-¿Combate?
Me sequé las lágrimas y asentí.
-Combate.
Zane me lanzó dos o tres bolas de fuego y yo le lancé agua. Su fuego me rodeó y le tiré dos o tres bolas de agua mientras hacia que el viento soplase en mi favor. Alguien entró pero no me di cuenta de quien era hasta que no dijo:
-¡Me apunto!Zane, soy tuyo. Dany juega con ventaja. Por cierto...¡Hey,Dany!-Se quejó. El viento me empujó fuertemente mientras las llamas hacían que me asfixiase. La Tierra,pensé. Y un recuerdo me vino.
Ese día,Dane me estaba enseñando a utilizar los poderes. Él me sostenía la mano mientras me decía:
-Concéntrate. Visualiza un lago en calma a tu alrededor.
-¡Como si fuese posible concentrarme contigo a mi lado!-Le dije yo riéndome. El agua apareció a mi alrededor llevándose a todos los elementos consigo. Yo lo besé y el me respondió. Y un fuego apareció a nuestro alrededor,explotando la llama.
-Y esto-Me dijo sonriendo y abrazándome-Es lo que pasa cuando juntas Danielle+Dane. Una explosión.

Y entonces me concentré mientras las hermanas Kendrick me miraban con expectación. El fuego de Zane desapareció y el viento se calmó. Jadeé agotada. Zane me levantó del suelo y me tendió la mano.
-¿Estás bien?Creo que me pasé.
-Sí...-Le respondí jadeando.
-¿Como diablos lo has hecho?-Me preguntó DJ.
-Bu-bueno.-Titubeé.-Dane me enseñó a hacerlo.
Al mencionar a Dane,DJ y Hayley miraron para otro lado.
-¿Ahora nos creéis?-Pregunté
-¡Dios,ha sido genial!-Dijo Bianca con entusiasmo.
-¡Impresionante!-Me felicitó Eleanor.
Nos sentamos en el sofá y todo el mundo cayó en el silencio.
-¿Nosotras podemos hacer eso?-Preguntó Bianca
-Por lo que sé,tu deberías ser Aire.-Le dije.
-¿Por qué?
-Por lo que sé,los dones sé transmiten al siguiente de la familia. Dane era Viento.-Le respondí.
-¿Y yo?-Dijo Eleanor.
-Agua.-Le dijo DJ de mal humor.-Como la imbécil de tu hermana.
-¿Ella vive?-Preguntó con felicidad.
-Ella vive siendo una perra.-Le contesté yo-Es la encarnación de la Oscuridad,tiene a Ethan como guardián,mató a Dane,me intentó aliar con ella y ahora tiene a mi hermana.
-¿Que queeé?-Preguntó DJ
-Lo que acabo de decir.
-¿Iris está viva?-Preguntó Eleanor.
-Vivita y coleando.-Le respondí.
-¿Cómo murió Dane?-Preguntó Bianca.
Todo el mundo apartó la mirada.
-<<Ese mismo día,había intentado vincularme a la Oscuridad-Relaté yo.-Fuimos a Agaville con el círculo a celebrarlo y estuvimos de fiesta hasta las tantas. A Hayley se le ocurrió la estúpida idea de que nos acostáramos con nuestros respectivas parejas y nos dio un vestido muy sexy. Me avergoncé y subí escaleras arriba para cambiarme porque no me gustaba nada el vestido y me lo cambié por unos pantalones cortos blancos y una camiseta de tirantas a rayas blancas y azules. Me asomé a la ventana y ordené que lloviese y entonces vi a Jenna y DJ enrollarse. Salí corriendo a ver donde estaban y los pillé liándose en el granero. He de decir en su defensa que eran los únicos que estaban ebrios. Hayley los pilló también pero no le importó y en ese momento oímos un grito. Todo el mundo lo oyó y salimos corriendo hacia el muelle. Iris estaba allí,junto a Ethan,ya vinculado. Todos nos juntamos intentando vencerla pero ella y nosotros sabíamos que íbamos a salir perdiendo así que Dane pensó un macabro plan para salvarme a mi. Intercambió su vida por mi protección eterna. En cuanto me enteré quise detenerlo pero no podía cruzar lo que nosotros llamamos:la protección a prueba de brujas del infierno. Dane sabía como funcionaba y se introdujo en el círculo que había dibujado Iris. Ambos se cortaron sus palmas y juntaron sus sangres pronunciando un juramento. Sabía que Claude mandaba imágenes de mi y Zane a la cabeza de Dane todo el rato pero no sirvió de nada. Al finalizar,ella le entregó el beso de la muerte y él cayó al suelo,muerto. Actué por instinto,nada más. Me arrodillé junto a su cuerpo y apoyé mi cabeza junto a su corazón. Estuve con él hasta el alba,donde Zane me recogió y me llevó a la casa de Jenna. Las últimas palabras de Iris fueron:Ahora eres mi protegida,querida.
Y creedme. No pienso hacer caso de sus palabras.>>
-Dios...-Dijo Eleanor con una expresión horrorizada en la cara.
-Llama a los demás-propuso susurrando Bianca.
-Sí.-Dijo Zane. Zane cogió su Samsung Galaxy y Hayley su Blackberry.
-¿Jenn?-Preguntó Hayley.-Vente a casa de Zane...no,no soy masoquista...sí,es Ally...¿desde cuando eres adivina?...vale...sí...¡no se iba a quedar en casa llorando toda la vida!...vale...adiós.-Hayley colgó y Zane llamó a Claude.
-Si,soy yo...mejor...creo que ella también...vente...si,ahora...se lo acabamos de decir...bastante bien...ya sé que no te fías...De eso quería hablarte...nunca me has dicho que tenías título de adivino...vale...date prisa...se lo diré.
Abrí mi iPhone y llamé a Adam.
-Sí,Adam...mejor,gracias...ven a casa de Zane...no es por eso...¿quién te lo ha dicho?...¿Quéee?¿seguro?...ven...¡deprisa!...ponme en marcación rápida...sí,sí,el cuatro...te espero...suerte.
-¿Qué pasa?-Me preguntó Hayl
-Iris,Fletcher,andando.-Dijo DJ.
-Cariño,más específico.-Le reprendió ella.
-Iris enfrente casa Adam ¡andando!
-Mejor explicado.¿Clarisse,verdad?
-En efecto.-Le respondió él.
-¿Qué?-No estaba entendiendo nada.
-Clarisse vive enfrente de Adam.
-Ah.
Poco después llamaron al timbre. Jenna y Claude estaban allí. Ambos me miraron y me abrazaron.
-Tienes mejor aspecto-Me dijo ella.
-Gracias.-Le contesté.
Bianca me guió hasta el baño y me eché agua en la cara. Me miré al espejo y vi a otra Danielle reflejada. Esta Danielle tenía los ojos vidriosos y sin luz alguna,su pelo ya no lucía tan perfecto y su piel había palidecido mucho más. Miré a mi alrededor,buscando un peine cuando finalmente lo encontré. Me peiné las puntas,que ahora lucían erizadas a causa de la lluvia. Antes de salir, me dejé iluminar por la verdad. Yo jamás iba a ser como antes. Podría salir de esta pero siempre iba a haber algo que me recordase a él.
Me perdí en el pasillo tontamente.
Entré en lo que me había parecido la habitación de Zane cuando,en realidad,esta era muy diferente. Era de un color azul perla muy bonito y estaba decorada con una cama bastante grande. Había también un televisor de pantalla plana enfrente de la cama,con lo que parecía ser una Play Station. Había un escritorio de madera de nogal cubierta de los libros del instituto y luego había un horario colgado en la pared,al lado de un póster de Footloose y otro de Los Simpson.
Matemáticas,Geografía...Historia a tercera. Coincidía exactamente con el horario de...Miré entonces las fotos colgadas en la pared. Una con todo la pandilla el día de Acción de Gracias. Otra conmigo sonrientes y felices. Otra con el equipo de fútbol. Otra con Jenna a los seis años. Otra con Eleanor, Bianca, Zane y Iris en lo que parecía ser París. Y una con el círculo ya completo en el muelle. Sonreí con tristeza y pasé mi mano suavemente por el libro de Álgebra. Miré extrañada que parecía estar marcado por algún sitio y vi que tenía mi nombre puesto en la carátula. Había una nota y dentro de ella ponía: Mira en el cajón segundo de la mesilla de noche. D.
Miré la nota y luego abrí el cajón de su mesilla de noche. Había un regalo envuelto en papel rojo y dorado. Feliz Cumpleaños Dany.
Lo abrí y encontré un marco de madera con algunas espirales en dorado con la foto que nos hicimos una vez todos en el Sky Park.
Ese día apenas había nadie allí y la luz que se reflejaba en la fuente y en los árboles era preciosa. Una suave brisa recorría el lugar y los bancos ornamentados estaban en perfecto estado. Las farolas que iluminaban y rodeaban los bancos eran de cristal y se podía ver perfectamente que estaban encendidas con fuego. Dane nos miró.
-Pensé que estábamos aquí todos.-Dijo él.
-Fuego,Tierra,Aire,Agua y Luz.-Susurró Hayley maravillada.
-Perfecto subestima esto.-Susurró Allyssa.
Me acuerdo de que nos hicimos una foto tonta y luego la que estaba enmarcada aquí. En esta,cada uno estaba cerca de su elemento y felices. La chica a la que le pedimos que nos hiciera la foto,me preguntó que si era hermana de alguna actriz. Ese día fue uno de los mejores de toda mi vida. Miré aún la foto y vi que abajo tenía un título:
Una gran familia feliz.
Me hizo gracia y la apreté contra mi pecho. Sentía que mi corazón iba a estallar de felicidad y también sentí su silenciosa presencia. Sabía que él no desearía que fuese infeliz y me prometí a mi misma descubrir un camino alternativo.
-¿Danielle?-Gritó Zane desde abajo.
-¡Ya voy!-Le respondí. Miré la foto una vez más y la dejé en la cama de Eleanor.









Episodio 25:El cielo apesta. O lo que sea esto...(Asemejado a un infierno de diseño)
Dane Garrett.
Me desperté con un mareo de infarto en una cama de sábanas color granate. Me toqué la cabeza y salí de la habitación a oscuras de la que me encontraba. Bajé lo que parecían ser unas escalera de mármol y vi a una chica de pelo negro sentada en el sofá negro.
-¡Por fin has despertado!-Me dijo ella.
-¿Qué ha pasado?¿Dónde estoy?-Vale,parecía sacado de una película.
-Estás en Eternidad. Y estás...muerto.
-¿Qué?-Y entonces todo me azotó. Iris,Danielle,Allyssa,Zane,Ethan...
-Vale. Me llamo Dollie.
-Daniel.-Le respondí aún medio grogui. La chica era algo...peculiar. Llevaba una falda corta gris junto con un guante de rejilla en la mano izquierda,una camiseta negra que le llegaba por debajo de los pechos con una calavera negra y debajo de esa camiseta,un top a rayas rojas y negras. Llevaba unas calzas de un negro oscuro y unas Converse negras. En el pelo llevaba mechas rosas.
-Parecen que tus padres sabían esto.-Le dije en referencia a su estilo.
-Oh no. En verdad mi nombre era Evangeline. <<Viví en el siglo XIIX y era común que llevásemos vestidos de época. Mi familia era de clase alta y no me molestaba acudir a bailes. Era una chica muy superficial y frívola,que solo se preocupaba de si misma hasta que conocí a Marco. Era nuestro nuevo mayordomo y se comportaba con amabilidad. Siempre soportaba las quejas de mi familia y mis caprichos de llevarme con mis amigas o cualquier otra cosa de esa. Siempre supe que él era especial,pues cada vez que me acercaba a él,una brisa removía mi rizado cabello. Una de las veces,mi mejor amiga Tatiana me hizo una apuesta. Tenía que besar a Marco. Y en cuanto rocé sus labios supe que él era mi hombre. Mi familia lo despidió después de seis meses al tirar por accidente una copa de champán en el vestido de mi madre. Siempre le guardé rencor a Julia por hacerle tropezar. Tatiana sabía que él y yo nos veíamos a escondidas así que consiguió que trabajara para ella. La noche en la que morí,había un baile en casa de Tatiana. Ella se disculpó para subir arriba y cambiarse de vestido y, al ver el tiempo que ella estaba tardando,subí a ver si estaba bien. Cuando abrí la puerta de su habitación,Marco estaba en su cama,o al menos eso me pareció. Salí corriendo escaleras abajo con mi brillante vestido azul blanquecino y salí corriendo. Al cruzar la carretera estaba tan empeñada en ignorar los gritos de Tatiana que no me di cuenta de que un coche de caballos venía por la carretera. El pobre hombre no tuvo tiempo de parar. Al despertar,me encontré aquí con mi hermana Esmeralda,que falleció al cumplir los siete años. Llevo aquí mucho tiempo pero soy feliz>>-Dijo Dollie.
-Vaya. ¿Por qué no regresaste?-Le pregunté. Ella se rio
-No todo el mundo puede regresar allí. Y además...¿por qué iba ha hacerlo?
-No sé. Quizás para vengarte de Tatiana.-Razoné.
-No me caía bien Tatiana pero jamás me vengaría de ella.-Ella se levantó y le dio al mando para que la música se encendiese. No tenía ni idea de qué grupo era pero decía algo así:Cuando mi hora llegué,olvida todo el daño que causé y ayúdame a olvidar las razones por las qué me enredé. Y no me resientas y cuándo tu estés sintiéndome en el vacío guárdame en tu memoria. Omite todo el descanso.
Vale,perfecto. Canciones deprimentes para una muerte aún más deprimente.
-¡Por cierto!-Gritó Dollie desde arriba.-¡Hay crepes para desayunar!
Eso me animó un poco y desayuné. Llevaba la misma ropa con la que fallecí(Uf,que cuesta hacerse la idea de que estoy muerto) así que subí arriba y descubrí una réplica exacta de mi habitación en uno de los cuartos. Me vestí y fui a la mesilla de noche a sacar los calcetines de las Converse cuando me di cuenta de que estaba vacío. Dunne, pensé. Su regalo habría tenido que ocupar este espacio. Supuse que habría encontrado la nota antes de tiempo. Me puse las Converse negras y busqué a Dollie. La encontré en la puerta,esperándome. Antes de cruzar el umbral, me imaginé un suelo de nubes pero no;era un suelo asfaltado como una ciudad normal. Dollie se rio ante mi expresión.
-¿Pensabas que iba a haber nubes o algo así?
-Sí-Confesé.
-En realidad es como un pequeño pueblo. Hay varios pueblos allí afuera. Este pueblo es joven. No es que haya grandes rascacielos o algo así. Aquí siempre es verano.
-Que chulada.-Respondí.
En nuestro camino me crucé con dos o tres chicas que saludaron a Dollie y una de ellas la llamó por su antiguo nombre
-¡Evangeline!
-¡Elizabeth!-Rubia,de ojos azules caribe y pelo rizado,parecía perfecta e indefensa. Me recordó bastante a Allyssa. Y eso hizo que me viniesen mariposas al estómago. Las chicas seguían hablando entretenidamente.
-¿Nos podemos ir?-Le pregunté en voz baja.
-Claro. Eliza,me tengo que ir. Tengo que llevar a Daniel hasta Ruby. Te veo luego.
-¿Ruby?-Le pregunté mientras nos alejábamos.
-Es la encargada de sellar las puertas divisorias. La de vuestro mundo se encuentra en un pueblo remoto llamado Kiterville. ¡Dios,que nombre!.
-¿Kiterville?-Pregunté.
-Sip.
-¡No es remoto!¡Vivía ahí!
-Imposible.
-Controlo....-Le dije.
-Oh...eso...lo cambia todo.-Dijo con dificultad, interrumpiéndome.
Continuamos caminando hasta que nos topamos con una calle sin salida.
-Entra.-Me dijo ella.
-¿Por donde?-Le pregunté extrañado.
-Por la pared
-¿Estás loca?-Le dije. Ella no me respondió y atravesó la pared.
Como fuese una broma se iba a tragar mi enorme chichón.
Por suerte,no me hice ni un rasguño. Había una sala de hermosa e imponente presencia. Había un trono al final de ella donde se sentaba una chica de pelo azabache,ojos de un dorado impresionante y ropajes rojo rubí.
-Bienvenida,Evangeline.-Le dijo ella con una gran sonrisa.
-Bienvenida,Ruby.-Le dijo ella. Me sonó un poco extraño,teniendo en cuenta que nosotros deberíamos responder gracias.
-Bienvenido,joven Daniel.
-Eh...Gracias.-Le respondí. Dollie me miró con una mal cara,como si la hubiese abofeteado en público.
-Tranquila,Evangeline. Es un novicio. Aprenderá. Además,su aura es limpia y pura. Es Aire.¿Verdad,querido?-Por alguna extraña razón,me recordó a Iris.
-En efecto.
-Yo soy Luz.-Me acordé de Danielle.
-Danielle¿eh?-Me dijo ella.-A lo mejor,algún día te dejaré visitarla. Y quizás ese día sea pronto.
-Por favor que lo sea.-Supliqué.
-La joven Duna debe de aprender de sus errores sin rechazar su magia. Pero eres libre para cruzar esta puerta,Daniel Kendrick. Eres libre como el Aire.
Y con esto,me invadió una sensación de euforia.
-Pero ahora no. Las fuerzas malignas los acechan. Solo serías una distracción. Partid felices,queridos hijos.-Nos dijo ella.
Nos marchamos de allí,sintiéndome cansado de repente. Esto era más extraño que una película de los Teletubbies.
-Quieres ver a esa Danielle ¿no?-Me preguntó Dollie después de bastante rato.
-Claro que quiero.
-Ven entonces conmigo.
Nos encaminamos ahora hacia un parque de luz insoportable. En el centro había un espejo enorme(más alto que yo)que estaba refulgiendo.
-Este es el Espejo del Alma. Te mostrará aquello que desees ver.-Me dijo ella.
Me sentí algo entumecido cuando di un paso adelante y dije:
-Danielle Rosemarie Drake,por favor.
El espejo me mostró que estaba en mi casa,sentada en el suelo con las piernas cruzadas,al lado de mis hermanas y enfrente del círculo. Estaba muy pálida y demacrada,con grandes ojeras y sin esa luz tan cautivadora de sus ojos esmeraldas.
-¡Si fuera Jenn quien estuviese allí,saldrías corriendo!-Gritó Danielle llorando.
-¡Pero no es Jenn!-Le respondió Claude.
-¡Sí,pero es Allyssa!-Gritó Zane.-¿¡La vas a dejar morir como a Dane?!
-¡¡No, pero hay que tomárselo con calma!!-Le rugió DJ.-¡¿Es que quieres que muramos tan joven como el idiota de Dane?!
Danielle se levantó y subió las escaleras con lágrimas cayendo por sus mejillas blancas.
-¡¡¡Os odio!!!¡No os importamos nada más que para tener poder!¿Y sabéis qué?¡Estoy harta de seguir viviendo así!¡Jamás os he visto!¡Desde ahora jamás os he conocido!-Les gritó con rabia. Subió las escaleras y cogió su ropa. Miró el cuadro de su cumpleaños-¡Bien,lo había encontrado!-y dijo para si misma.
-Una gran familia feliz solo si estuvieses aquí.
Cogió una bolsa y lo metió todo. Se puso sus Converse y salió corriendo,con los ojos rojos.
-¡Espera,Danielle!-Gritó Zane.
Danielle no le hizo caso y salió de casa llorando. Afuera caía algo de lluvia y ella ordenó que parase a gritos,tanto que empezó a diluviar. Se sentó en la acera y lloró desconsoladamente sin saber qué hacer. Deseé estar allí para abrazarla.
-Para-Dije. Ya había tenido bastante.
Sentí un gran vacío en mi pecho. Ella estaba allí,sin tener nadie ni nada y estaba también a punto de perder a su hermana. Zane no podía hacer nada salvo esperar y los otros se iban a quedar de brazos cruzados.
-¿Esa...esa era Danielle?¿Qué le pasa?-Preguntó Dollie.
-Verás,Dollie. Ella era mi corazón,así como yo para ella. Por lo que he visto,ella lo está pasando realmente mal. Zane es mi hermanastro y Allyssa es la hermana de Danielle. Supongo que ella está en manos de la Oscuridad. Las cosas pintan mal para los tres,pero si tuviera una oportunidad real de ayudarla...-Le dije.
-Lo siento.-Me susurró ella.
Vi que sentía dolor real. Y no podía ni ayudarla a calmar el suyo,ni podía suavizar el mío. Realmente el cielo apesta.












Episodio 26:Una ayuda realmente favorable. Danielle Drake.
Nunca me había sentido tan mal. Era como si me hubiesen abierto un agujero en el pecho que no podía sanar. Mis lágrimas caían con la fuerza atronadora de la lluvia y mi mente era un caos. Necesitaba realmente un ángel que me sanara de todas mis heridas y arreglara mi maltrecho corazón.
-¿Estás bien?
Miré al frente,sorprendida. Un chico rubio ceniza de ojos grises me miraba desde la otra esquina con preocupación. Sacudí la cabeza hacia delante y atrás.
-Sí,gracias.-Le dije yo con un susurro apenas audible. El chico se sentó a mi lado,en la acera y me tendió la mano.
-Me llamo Taylor.
-Danielle- Le dije.
-Bueno,Danielle.¿No te ha enseñado tu madre que no se sale lloviendo y en plena noche?
-Nunca le presté atención si me lo dijo-Le dije con una sonrisa sin humor.
-Ya,bueno. Créeme. Yo jamás lo hice.-Me dijo él.
-¿Taylor?-Le pregunté.
-¿Si?
-¿Podrías acompañarme a casa?-Le inquirí.
-Por supuesto,faltaría más. Sabes,sé que algo te pasa. En tus ojos no hay luz.
-Mis amigos no me apoyan y mi novio murió hace una semana.-Le dije.
-¿Tu novio era aquel que salió en la tele?¿El que ha desaparecido?¿Cómo era?¡Ah sí!¿Daniel Garrett?
-Efectivamente. No puedo hacerme la idea de que él está muerto.-Le dije desconsoladamente. Sonaba infantil pero realmente necesitaba hablar con alguien. Él parecía entender que yo lo hubiese dado por muerto.
-Lo siento.-Él me abrazó y yo me pegué a él. Me recordaba a los abrazos que me solía dar él.
Me acompañó a casa y me hizo repetir dos veces que no volvería a andar sola de noche. Le pedí su número de teléfono y le di el mío. Sabía a ciencia cierta que eso estaba mal porque ni si quiera lo conocía pero había algo que me decía que él era bueno.
Subí las escaleras y me encerré en mi cuarto hasta que llamaron al timbre. No podían ser mis padres porque habían ido a casa de mi abuelo Billy a Seattle y no podía ser Allyssa porque simplemente no estaba. Bajé las escaleras con mi pijama improvisado(una camiseta y unos pantalones de chándal)y abrí la puerta. Mi inesperado visitante se bajó la capucha.
-¿Zane?-Pregunté.
-¿Puedo hacerte compañía?-Preguntó.-Mi casa apesta.
-Claro.
Pasó y miró mi casa asombrado.
-No está nada mal la casa-Me dijo.
Subimos arriba del todo por las escaleras para llegar a los cuartos de invitados. Elegí para Zane la quinta habitación. Era grande,aunque más pequeña que mi dormitorio,y de aspecto imponente. Estaba decorada en tonos dorados y rojos y con mobiliario blanco. La cama era de dos plazas y tenía puestas las sábanas de invierno. Había una mesita en una esquina con dos sillas,un sillón de aspecto antiguo,una cómoda con cuatro cajones de tiradores de oro y una lámpara de araña en el techo.
-Va-ya.-Dijo Zane.-Por curiosidad¿Duerme el presidente aquí o duerme Hilary Duff?
-No,aquí duermes tú hasta cuando decidas largarte.
-En ese caso tendría que pasar la fecha hasta que me gradúe-Dijo él.
-Idiota. Bueno...¿Por qué has decidido mudarte?-Le pregunté.
-Varias opciones:
1-No me dejaban dormir
2-No quiero deprimirme cuando voy al cuarto de baño
3-Bianca y Eleanor no me dejan en paz.
4-Los odio a todos,especialmente a DJ.
¿Te valen esas?
-Más que suficiente-Le respondí.
Miré hacia el vacío,sintiendo un dolor insondable en el pecho. Hace poco utilizaba a Zane para darle celos a él. ¿Cómo podía haber sido tan estúpida y caprichosa? Ignorancia,comprendí. Yo vivía como una adolescente normal.
Miré sus bonitos ojos azules y sentí en ellos un dolor parecido al mío. Sólo que mucho menos profundo.
-Bueno,me piro. Tengo un sueño increíble.-Le dije. Bajé hasta mi habitación y la abrí. No reconocí ni siquiera la habitación. ¿Cómo apenas una persona puede cambiar en dos semanas? Me miré al espejo de mi tocador y no me reconocí tampoco. Aquella chica de ojos verdes tenía el pelo ondulado ahora y sus bonitos ojos estaban llenos de un dolor infinito. Parecía como si el dolor hubiese llegado a quebrar la luz de ellos.
Los ojos son el reflejo del alma,recordé.
Y mi alma estaba quebrada. Me tiré en la cama con la luz encendida y me puse a pensar. Le daba vueltas a todo. Un giro inesperado en mi vida lo había sacado todo a relucir. Iris,Dane,Adrian,Zane,Allyssa,Ethan,mis propios amigos. Sentí una experiencia extracorpórea. Era como si la persona que había vivido este último mes no fuese yo. Me dormí sumida en mis propios pensamientos.

Era como si me hubiese despertado pero aún seguía soñando y dormida.
En mi sueño,estaba en un brillante jardín,con un pequeño lago que lo alimentaba una pequeña cascada. Realmente parecía real la luz y el lugar. Me froté los ojos y me asomé al lago. Era yo la que estaba ahí. Mi pelo lucía tan liso como siempre y mis ojos seguían estando oscuros de dolor. Vi a alguien acercarse a mi lado y me volví. Ese alguien era una chica perfecta. Tenía un largo vestido rojo rubí de seda y su pelo negro estaba decorado con una diadema de piedras preciosas. Sus ojos eran de un bonito dorado reluciente y su piel era lisa e inmaculada. Ella me sonrió.
-Te estaba esperando-Me dijo ella.
-¿Quién eres?-Le pregunté
-Me llamo Ruby. Y estoy aquí para hacerte un favor especial.
La miré extrañada. Para ser un sueño era bastante real. Sentía como si esto fuese una realidad en otro sitio.
-¿Qué clase de favor?-Le pregunté. Ella rio con una voz melodiosa que me hizo sentir pequeña y fea. La misma clase de sentimientos que tuve cuando Iris me halló en el hospital,pero entonces descubrí que Iris no me llegaba ni a mis Converse.
-Oh,Danielle. Tú eres bellísima. Tu propio elemento te caracteriza así. Eres un rayo de luz,puro y radiante. No te sientas fea. Ni pequeña. Además,si quieres mi opinión tú eres bastante alta. Y creo que esos ojos sin luz se deben recuperar. Eres la actual encarnación de la Luz. Y tus ojos deberían deslumbrarme pero,sin embargo,me quitan luz.¿Por qué están así?
Otra igual que Iris. Uff...¿es que acaso las preguntas se escribían en mi frente o qué?
-Porque mi novio,Dane,murió hace dos semanas. Mis amigos circulares* están enfadados y no quieren rescatar a mi hermana Allyssa. Y odio a Iris por matar a Dane. Y Ethan está acechándolos.
-El joven Daniel tenía razón.-El agujero de mi corazón no sabía si expandirse o curarse.-De verdad estáis destrozados sin él. Y en cuanto a Elizabeth Allyssa...tranquila. Ella está a salvo. En el fondo,Iris siente que eso está mal pero ella es un títere maligno. Debéis tener cuidado con ella,pero también tenéis que apartarla de esa sobrecogedora maldad.
-Pero..pero nosotros no sabemos cómo hacer eso.-Balbuceé.
-Para todo eso hay una simple respuesta.
-¿Cuál?-Pregunté.
-La respuesta está en el corazón,Danielle,siempre en el corazón-Y a continuación dijo:
En sus labios debes buscar la respuesta
En su corazón debes hallar su debilidad.
Busca el espejo del alma y mira su reflejo
Ataca su punto débil y saca su verdadero corazón.
Pero siempre mira con ojos iluminados y no en la oscuridad.
Nadie es quien parece ser.
Todo el mundo tiene máscara excepto el elegido por ti.
Y todo se desvaneció. Me desperté jadeante y con los ojos abiertos. Me vestí con unas Converse negras,unos vaqueros,una camisa de manga larga de flores negras y una gabardina beige. Miré mi pelo y lo peiné rápido. Le dejé una nota a Zane en la nevera:
He salido fuera. No te preocupes. Tengo que ver a alguien(no conoces a ese “alguien”)Te he dejado café hecho y galletas. Por cierto he tenido un sueño raro en el que una chica me decía esto. No sé, pero parecía demasiado real. Mira esto:
En sus labios debes buscar la respuesta
En su corazón debes hallar su debilidad.
Busca el espejo del alma y mira su reflejo.
Ataca su punto débil y saca su verdadero corazón.
Pero siempre mira con ojos iluminados y no en la oscuridad.
Nadie es quien parece ser.
Todo el mundo tiene máscara excepto el elegido por ti.
Le dejé la nota imantada en el frigorífico y marqué el número correspondiente. Por suerte,me lo cogió. Salí de casa hablando por el teléfono.
-¿Taylor?soy Danielle. Tengo que hablar contigo.
























Episodio 27:Esmeraldas de diamantes.
Dane Garrett.
Miré decepcionado a mi nuevo dormitorio. Era todo lo que yo hubiese deseado si no la hubiera conocido. Tenía un televisor de 50 pulgadas apoyado sobre un mueble bastante chulo con todos los canales que desearía tener,una Play Station 3 con mogollón de juegos como Sing Star,Call of Duty, Fifa Soccer 2011,Dance Party,una Wii,una 3DS, un iPad y una PSP negra.
También había una impresionante cama grande y un armario gigante.
Un escritorio con una silla de oficina negra giratoria decoraba la pared oeste. Estaba pintado con unos colores chocolate,negro,grises y morados.
Daba la sensación de que esta casa estaba situada en el Upper East Side. No estaba decepcionado con la habitación, si no con el mundo.
Danielle estaba sola y mis hermanos también. Nunca había sentido esto. Era culpabilidad y agonía juntas.
Alguien llamó a mi puerta. Vi a Dollie entrar por la puerta y le sonreí tristemente. Ella me miró y luego cerró la puerta. No sé si pasaron horas o minutos pero, después de prometerme a mí mismo que iba a dar una vuelta,me levanté. Dollie no estaba en casa y me había dejado una nota garabateada sobre la mesa:
Dane,he ido a casa de mi hermana. Espero que no te importe. Si te decides a salir de la cama,te he dejado comida en la nevera. Creo que debería dar una vuelta por Eternidad e ir familiarizándote con el lugar. Creo que te gustaría conocer a alguien. Ve a la calle Morganville y dirígete a la mansión Brown. Pregunta por la señora Kendrick.
Xo Xo,Dollie.*

Vale,menos mal que mi libro de hechicería estaba escrito en griego,porque si no,no me enteraría de nada. Salí con la intriga de “La señora Kendrick”. Y entonces salí corriendo por el asfalto. Llegué jadeante y sin aliento a la calle Morganville. Era bastante normal,excepto porque había una imponente mansión al final del todo. En efecto,se trataba de la mansión Brown. Abrí la chirriante verja y me dirigí hacia la mansión. Llamé al timbre y me abrió una muchacha de pelo castaño burdeos y ojos avellanas.
-Esto...¿está la señora Kendrick en casa?-Pregunté.
-Sí-Me dijo ella. Subió por las escaleras y bajó en compañía de una joven muchacha de pelo castaño oscuro,ojos azules y rasgos exóticos y perfectos.
-Oh-Dijo ella al verme.-¿Qué haces aquí?
-Giselle,¿eres...?-Le pregunté.
-En efecto,Daniel. Soy yo.-Entonces me examinó con la mirada y crucé el umbral. La casa era bastante antigua y decorada como tal. Parecía sacada de un cuento de princesas,no me extrañaba que ella llevase un vestido como tal. El vestido rojo burdeos le llegaba hasta los pies y tenia unas mangas cortas pero bonitas;estaba decorado con algunas rosas,varias capas con encaje color crema al final de cada una. No sabría decir de qué material estaba hecho pero era una seda lustrosa. Realmente lo parecía. Ella se sentó en un sillón dorado de madera y yo la imité y me senté enfrente suya. Ambos nos quedamos sumidos en un silencio incómodo y ella habló entonces.
-¿Qué...qué pasó?-Me preguntó ella.
-<<Zane y yo nos encontramos en el desván las Escrituras mientras jugábamos al escondite con Eleanor y Iris Hale. Lo leímos todo. Fue un año después de tu fallecimiento. Intentamos ocultárselo a las demás pero Iris lo descubrió. Empezamos a practicar cuando la hija de los Wickerston,Hayley,encontró su libro de hechicería. Poco a poco fuimos encontrando a DJ Newton,Jennaryan Jade,Claude Valleynd,Clarisse Hastings,Ethan Kensington y Adam Fletcher.
Todos encontramos nuestro poder y nuestro elemento. Nunca sospechamos de las Fuerzas Oscuras hasta que dos meses después del compromiso de Valerie y mi padre,nos encontraron. Estábamos en la casa del bosque practicando remolinos y Iris nos lo demostraba a la perfección. Fue a recitar un hechizo para juntar los cuatro elementos cuando dijo una palabra mal. En vez de eso,aparecieron las Sombras. Todos escapamos asustados excepto ella. Nos escondimos detrás de un árbol y cuando salió ella todos nos dimos cuenta de que sus ojos azules ahora eran fríos y desprendían un brillo peligroso. Todos excepto Ethan. Nunca nos habíamos dado cuenta, pero él la quería. Iris,ya en su forma oscura,le arrebató su Luz. Ethan no nos volvió a dignar una palabra y nosotros no nos volvimos a cruzar con ella. Durante los siguientes nueve años se fueron creando vínculos amorosos y enemistades entre Zane y yo. No fue cuando de verdad nos enfrentamos hasta que descubrí a las
hermosas hermanas Kensington. Estaban en nuestro instituto y causaban cotilleos allí por donde pasaban. Estaba tan embelesado con su energía que ni siquiera me di cuenta de que choqué contra Danielle. Ella me sonrió y yo a ella. Zane se enfadó conmigo por eso y me intenté apartar de ella. Nicole era mi actual novia por ese entonces y no creía que le iba a hacer daño a Danielle hasta que se lo conté. Se enfureció conmigo y llegó hasta el bosque,donde encontramos por segunda vez a Iris. Danielle se desangró y la llevé al hospital. Iris puso el punto de mira en las dos hermanas y tuve que contárselo a Allyssa. Ella se lo tomó bastante bien...hasta que le dijimos que Adrian Drake,nuestro nuevo profesor de Literatura,era su padre. Después de salir del hospital,Iris la confundió,se la llevó al bosque y nosotros la salvamos. Se lo contamos todo pero Ethan Valleynd,su hermano,se vinculó a las fuerzas del Mal. Fuimos a la casa de Jennaryan,Agaville,a celebrarlo. Iris nos tendió una trampa. Danielle por poco no muere en el intento y yo...no podía dejarla morir. Cambié mi vida a cambio de su protección. Y por lo visto,ahora Iris tiene a Allyssa en su poder. Eleanor y Bianca tienen el poder de Iris y el mío y Danielle y Zane están destrozados. Fin>>
-¿Danielle Drake?¿Elizabeth Allyssa Kensington?-Preguntó ella.-Desde que nacieron están en el punto de mira de la Oscuridad. Por eso Hanna Marie se separó de Adrian. Mientras Hanna no tuviese su poder y estuviese con un humano, no se daría cuenta. Rosemarie y Elizabeth estarían a salvo. Pero la Oscuridad siempre busca más. Deduzco que si tu estás enamorado de Rosemarie...
-Danielle o Duna-La interrumpí.
...Danielle...entonces Zane...¿de Allyssa?
-Exacto.
-¡No pueden caer en manos de la Oscuridad!¡En especial Danielle! ¡He visto su futuro! Está claro qué es lo que ha pasado.-Replicó, más para ella misma que para mí.
Y entonces lo entendí. Este había sido el plan de Iris desde el principio.
-Si Allyssa y yo caemos, Danielle y Zane no tendrán a nadie. Y caerán ellos también,solo que de una forma peor.-Susurré horrorizado.
-Exacto. Nosotros tenemos que convencer a Ruby. Necesitamos buscar su punto débil.
Giselle me abrazó y llegué a casa
Dollie estaba allí pero ahora llevaba un vestido malva oscuro y rosa por todo su pelo también malvas. Sus ojos estaban perfectamente pintados con sombras grises y moradas y llevaba unos zapatos de tacón alto. Llevaba una cesta en la mano.
-¿Truco o trato?-Me dijo ella sonriéndome.
-¿Es Halloween?-Pregunté.
-Exacto.-Me tendió algo. Ella abrió la mano y me enseñó una piedra esmeralda pero que no era exactamente esmeralda. Era como un diamante pero como una esmeralda a la vez.
-Es una piedra que me tendrás que agradecer más tarde. Cada pareja de amor tiene uno que los identifica en una sola piedra. Esa piedra es muy especial. Permite conservar tu antigua magia. Y con esa magia vienen algunos caprichos.
La escruté, intentando encontrar una respuesta.
-Vi sus ojos esmeraldas y creo recordar que dijistes que tú eras Aire.-Se excusó- El aire y el diamante son los dos ligeros y puros. Su color de ojos esmeraldas dice que ella es una persona dispuesta a saltar sin saber si hay suelo debajo. Pero también se preocupa por las personas a las que le tiene afecto y también es una persona frágil y quebradiza, por eso quiere aparentar que ella puede consigo misma. Ella está sola ahí fuera y te necesita. Creo que le encantará mi regalo de cumpleaños.-Me dijo guiñándome un ojo. Y entonces le sonreí. Esta era una verdadera amiga.
-¡¿Pero a qué esperas?!¡Arréglate!-Me dijo ella. Salté las escaleras de tres en tres y entré en la habitación. Por suerte,el armario gigante estaba lleno de ropa. Encontré un suéter de lana de rombos gris y una camisa blanca. Encontré unos vaqueros oscuros y unas Converse negras. Me abroché la camisa rápidamente y y me puse el suéter por encima. Me coloqué los pantalones y me quité las Converse que tenía desgastadas por las negras nuevas. Y me saqué la camisa por fuera de los pantalones. Me peiné el pelo algo despeinado y me eché colonia de Calvin Klein(Me encantaba este lugar ahora sólo por las cosas caras que tenía)que desprendía un olor agradable. Bajé corriendo las escaleras y me miré en el reflejo de la barandilla. Mi aspecto era arreglado pero informal. Me encantaba. Corrí hasta la parte de atrás de la casa,donde me esperaba Dollie y...¡sorpresa!Giselle se había apuntado. Llevaba un vestido largo blanco de gasa con una corona de diamantes y oro. Llevaba unas manoletinas blancas abrochadas con un lazo a los pies y tenía la impresión de que iba disfrazada...
-De reina Blanca.-Me dijo ella riendo.
-Oh,bueno,pues yo voy...-Pensé en una broma y una bombilla se encendió-de novio de una chica guapa y adinerada.
-Oh,claro y esa chica se llama Danielle.-Dijo Dollie con exasperación. Repasé los disfraces. Novio arreglado pero informal,hada malvada y reina Blanca. La chica que me abrió la puerta esa misma mañana también estaba allí,vestida de...
-De Faye Chamberlain. De El círculo secreto.-Me dijo ella.-Me llamo Blair. Ammm...hola.
-Hola,Blair. Soy Daniel. Dane para los amigos.
-Bueno,¿listos?
-Sí.-Dijimos todos. Dollie sacó la esmeralda de diamantes,otra piedra que se asemejaba con el rubí y el ámbar juntos y otra que era como jaspe rojo y cuarzo blanco. El jaspe se la entregó a Giselle. Zane y Bianca, pensé. Ella quería ver a sus dos hijos. El rubí y el ámbar lo compartió junto con Blair y la esmeralda de diamantes me la entregó a mí. Ambos cerramos las manos con la piedra dentro de ellas y nos cogimos las manos formando un círculo. Dollie citó unas palabras que sonaban a antiguo. Cerramos los ojos con furia y olí el Viento envolviéndome de nuevo. También sentí el fuego de Giselle y...¿Agua? Miré de reojo a Dollie y vi que desprendía un azul caribe de su cuerpo. No sé cuanto tiempo pasó pero, de repente,caímos desde donde quiera que estuviésemos y me estampé contra el duro suelo. Miré a mi alrededor y no vi nada más que hierba,árboles y arbustos. Era de noche. Me levanté del suelo,al igual que los demás y me sorprendí de que no me hubiese manchado. Miré a todo el mundo y al bosque. Giselle me miró y yo asentí. Ambos salimos corriendo hacia el norte. Encontramos la salida poco después y fuimos a parar delante de la casa de Clarisse.
Y justamente ella estaba saliendo de su casa con...¡Danielle!. Las miré a las dos. Clarisse iba disfrazada de Lady Gaga con su pelo rubio claro,un rayo negro pintado en su ojo y una ropa bastante atrevida. Danielle,en cambio,iba vestida como una auténtica princesa. Su pelo castaño había sido ondulado en tirabuzones y con un peinado bastante bonito. Su vestido era de color plateado y azul que parecía de época realmente. Iba maquillada con una sombra de ojos plateada y azul,un lápiz de ojos negros y un corrector de ojeras que daba a su mirada un toque más cautivador y misterioso de lo que ya eran. Estaba claro por qué no llevaba máscara de pestaña. Sus pestañas eran suficientemente largas y abundantes. Sus labios perfectos estaban cubiertos por una capa de un gloss frambuesa que los hacían aún más irresistibles de lo que ya eran. Llevaba unas bailarinas blancas y el vestido de mangas cortas estaba acompañado por una pulsera de perlas blancas y otra de perlas negras y un collar largo con un búho dorado de esmeraldas. Ambas iban hablando cuando se toparon con nada más y nada menos que mi hermano. Se había disfrazado de vampiro y ahora iba igual que siempre,con una camisa blanca,unos pantalones negros,unas Converse negra y una capa larga. No iba maquillado ni con colmillos. Mejor. Zane abrazó a Danielle y luego le dio una vuelta para ver el vestido. Alguien gimoteó a mi lado.
-Que mayor está.-Susurró Giselle.
-Oh,sí. Está hecho todo un chaval.-Le respondí en el mismo tono.
-¿Quién es la rubia vestida de Lady G?-Preguntó Dollie.
-Se parece mucho a Lucy.-Dijo Giselle.
-Es que es su hija. Clarisse Alison Hastings.-Le respondí yo.
-Vaya, pues la morena parece una auténtica princesa. Es guapísima,salta a la vista. Supongo que será la novia de ese-Dijo Blair.
-Danielle no es la novia de mi hermano,créeme. Mataría a Zane si fuese así.
-¿Esa es Danielle?-Preguntó Giselle.-Vaya,pues sí que ha crecido. De pequeña era rubia.
-¿Danielle era rubia?-Exclamé
-Sí,al igual que su hermana. Se podría haber dicho que eran dos reflejos idénticos excepto por sus ojos.
-Oh,dios. No me podría imaginar a Danielle rubia y exactamente igual a Allyssa.
Y entonces apareció Eleanor. Iba vestida de vampiresa,con un largo vestido negro,una capa roja y unos labios rojos sangre. Danielle miró a Zane,este miro a Eleanor y todos asintieron.
-¿Donde está Adam?-Preguntó Eleanor.
-Por lo que yo sé,tardará tres minutos más.-Contestó Zane. ¿Pero que hacían ellos aquí?
-Bonito disfraz.-Le dijo Danielle.
-Lo mismo digo,su majestad.-Le respondió Eleanor. Había odio en la voz de Danielle, supongo que era porque ella era hermana de Iris.
-¿Y Bianca?-Inquirió Danielle.
-Ella viene en...-Miró atrás donde se erigía la figura de mi hermana disfrazada de algo.
-Ya estoy. Por si alguien no se ha dado cuenta,estoy disfrazada de Alicia.-Aclaró ella
-Oh,que...original-Comentó Adam. Iba vestido de...
-¿De quien se supone que vas?-Le preguntó Bianca.
-De Arturo
-Oh,el príncipe Arturo de Camelot -Acertó Danielle.
-Sí
Todos se miraron y a continuación juntaron las manos. Y un fuego se encendió a mi lado.



No hay comentarios:

Publicar un comentario