Bienvenidos al blog de la Saga Poder Peligroso

Es un honor para mí que usted ahora mismo esté leyendo esto.
Si le gusta o le interesa, pásele la dirección del blog a sus contactos. Se lo agradezco.
Espero que le guste y que lo siga.
Si desea ponerse en contacto conmigo, el tuenti del blog es Danielle Amber Sterling Halle y el gmail es aurynerforevermedianoche@gmail.com
Disfrute de la lectura¡¡

martes, 24 de julio de 2012

21, serpenteando en el peligro


Episodio34:Tumba y aniversario. Danielle
Me desperté con dolor de cabeza. Cogí mi reloj y lo apagué. De repente recordé que era domingo.
Salí corriendo escaleras abajo y me preparé una taza de café rápida. Me lo tomé quemándome y subí las escaleras en tiempo récord. Me desvestí y me puse el vestido negro de vuelo y los tacones negros.
Me ricé el pelo en ondas bonitas y me maquillé en sombras negras y grises. Me miré al espejo y cogí el monedero negro y me coloqué una diadema con un lazo negro de organza. Salí de mi habitación y vi a Allyssa enfundada en un vestido negro muy elegante y unos tacones negros de tiras. Su pelo rubio ahora estaba liso como la seda,con una diadema hecha con su mismo pelo trenzado. Traía dos rebecas en la mano. Me tendió una y la miré agradecida. Abajo sonó el timbre. Ambas nos precipitamos hacia la puerta,dónde nos esperaba Adrian y...¡Sorpresa!Taylor estaba allí,con un elegante traje totalmente negro. Nos condujo a su flamante Audi A4 rojo y entramos. El viaje se me hizo eterno.
-Que...elegante.-Me elogió Taylor.
-Bueno,tampoco es que yo te vea en traje y corbata todos los días.-Repliqué con una sonrisa forzada.
La conversación cesó en cuanto llegamos al Sweet Death(menudo nombre para un cementerio,dulce muerte)Jenn y Claude estaban allí,formales y agarrados de la mano. Al bajarnos del coche,ella me abrazó y me observó atentamente. Una mirada de comprensión pasó por su cara. Me estaba olvidando de que era su prima. Zane se precipitó a nuestro lado al ver a Allyssa y la abrazó. Su mirada estaba llena de pérdida y soledad. Él me miró con comprensión y me abrazó sin decir nada. Se tensó al ver detrás de mí y descubrir a Taylor.
-No te consiento que traigas a un desconocido al funeral de mi hermanastro,Danielle.
-No lo he traído yo. Mi padre se tiene que hacer cargo de él.
-¿El profesor Drake ha venido?-Preguntó perplejo
-Era su profesor y más de una vez lo había puesto en evidencia;además,era su suegro.
-¿Tu padre es Adrian?-preguntó Taylor
Hice caso omiso de la pregunta y me volví para descubrir a Ethan acompañado de mi madre. Todos nos tensamos,esperando un ataque. En vez de eso,él me abrazó.
-Lo siento,lo siento. Tenías razón. Fui un idiota al pensar que Iris me seguía amando. Lo siento,lo siento Dunne.-Suplicó él. MI madre se acercó.
-Deberías investigar más en el Grimorio de la familia,Danielle. Quizás veas hechizos muy interesantes.-Me aconsejó mi madre guiñando en dirección a Ethan. Ellos dos se fueron a sus asientos.
Hayley y DJ estaban detrás espiando. Vi por el rabillo del ojo que Claude se tensó en su presencia y apretó los puños. Clarisse llegó poco después. Iba enfundada en un vestido negro por encima de la rodilla y una chaqueta de vestir negra. Llevaba unas manoletinas negras. Lucía muy elegante.
-Irina a veces se pasa con la etiqueta.
Todos nos fuimos a darle el pésame a la señora Halle y al señor Garrett. Al llegar allí,abracé a la señora Halle y ella me respondió:
-Os he sentado a Jenna,Bianca,Eleanor,Zane y a ti en la primera fila. Dane lo habría querido.
Fuimos al primer banco y nos sentamos allí. La sensación de vacío recorrió mi pecho,quemándome.
Algo llegó a mis manos. Era una botella pequeña de metal llena de ron. Miré a Jenna y a Zane.
-No podría...-Comencé.
-Hoy lo necesitas más que nadie.-Me susurró Eleanor.
Me bebí el contenido de la botella y se la devolví a Jenna. La misa empezó. No capté mucho,sumida en mi propio dolor. Al meter el ataúd en el agujero,volví la vista y me apoyé en el hombro de Jenn,con las lágrimas goteando. Jenn se acercó y echó un puñado de tierra y escondió un pequeño juguete de madera en el interior de este. Eleanor solo tiró tierra. Zane echó el reloj de plata suyo también a escondidas. Cuando llegó mi turno,me quité el colgante que él me regaló y lo escondí en el puñado de tierra. Cayó sin hacer ningún ruido. El enterrador empezó a echar paladas de tierra y todo el mundo empezó a irse. Allyssa me abrazó cuando me vio.
-Lo siento.-Me susurró. Adrian vino y nos saludó a todos.
-Déjame adivinar,tú eres hija de...Irina Jade,la hermanastra de la madre de Dane.-Se dirigió hacia Jenna.
-Y tú eres...hijo de Javier.-Continuó. Completó todos los nombres correctamente. Nos hizo una seña para que nos acercásemos más y nos dijo:
-Mirad,chicos. Acabo de encontrar el hechizo para dejar fuera de combate a Iris. Pero necesito vuestra ayuda. La magia de mi esmeralda no es suficiente.
Nos enseñó una piedra esmeralda que refulgía como el sol con un brillo extraño.
-¿Cómo?-Pregunté.
-Se necesita dos elementos al menos de cada clase. Contra más elementos,más fácil será de hacer. Se juntan todos los elementos físicos en un círculo y los elementos de poder tienen que estar actuando sobre el cuerpo de Iris juntos formados en luz. Se precisa que su sangre se derrame sobre cada uno de los elementos y luego,llenar de luz el círculo. Recitas un conjuro de memoria y haces tres juramentos en nombre de la persona. En el momento en el que la Oscuridad salga del cuerpo,se debe rellenar con Luz y encerrarlo en un jarrón de arcilla con un tapón de cristal.
Nadie hizo preguntas.
Nos retiramos y caminamos juntos.
Nadie habló. Poco a poco nos fuimos separando cada uno hasta llegar a nuestro destino.
Allyssa y yo entramos en casa. Vi a Ethan comer una galleta cookie y lo saludé. Él me miró con una mirada culpable. Luego,se le borró del rostro y me sonrió. Subí a mi habitación y eché el pestillo. Me tiré en mi cama y el agujero de mi pecho volvió a agrandarse. Me quedé dormida.
Al día siguiente,me vestí para ir al instituto. Cogí mi vestido granate corto,mi chaqueta negra con cuatro grandes botones,mi diadema granate con un lacito,mis manoletinas negras y mis calzas granate. Me vestí y me eché la cantidad adecuada de maquillaje para darle un aspecto joven y algo infantil. Cogí la mochila y esperé a Allyssa. Entonces vi su caligrafía en una hoja de papel.
Me he ido con Zane al instituto. No me esperes.
Cogí las llaves del Ferrari rojo de Ethan y me monté en él.
Nunca me había sentido tan rara. Lancé un suspiro y arranqué el motor.
Llegué al instituto puntual y vi a Allyssa agitada entregando algo;eran unas invitaciones de cumpleaños,mejor dicho,de súper dieciséis cumpleaños. Me llevé la mano a la cara. Ella me descubrió y se acercó con sus pasos de bailarina hacia mi sitio.
-¿Qué tal,hermanita?
-Déjate de rollos,Allyss,y dime qué está ocurriendo.
-Nuestro súper atrasado dieciséis cumpleaños. Llevo esperando este momento casi ocho años. No voy a cancelarlo por nada del mundo.-Me explicó agitada.
-¿Ni por tu dulce y simpática hermana?-Le dije con voz dulce.
-Ni por mi rebelde y hermosa hermana.-Juró ella.
Sacudí la cabeza exasperada y me dirigí hacia la entrada cuando alguien me detuvo. Taylor estaba allí,haciendo acto de presencia junto a...Nicole.
-Hola,Danielle- Me saludó él.
-Hola,Tay. Nicole.-Respondí yo.
-Un placer verte de nuevo como amiga a seguir.-Dijo ella con una sonrisa. Aunque ninguna tenía una verdadera sonrisa.
Bianca se acercó a nosotros.
-¿Puedo hablar contigo un segundo,Danielle?-Me preguntó ella. Miré a Taylor y Nicole a modo de disculpas.
-Perdonadme,ahora vuelvo.-Les dije.
Ella me llevó hacia uno de los árboles más frondosos y se relajó:
-¿Qué pasaría si el destino uniese a Eleanor y Ethan?
-Que el infierno se desataría otra vez. Imáginate que eres una sádica bruja y ves a tu benévola hermana con tu sexy ex-novio.¿Tú que piensas?
-Que podría salir alguien herido.-Reconoció ella.-Bueno,vale,gracias.
Puse los ojos en blanco e intenté buscar a Jenna,pero fue en vano. Encontré a Claude apoyado en su Volkswagen y le pregunté. Me di cuenta de que tenía el pelo alborotado y unas ojeras marcadas.
-¿No te has enterado?-Me preguntó
-¿De qué no me he...?-Temí por un instante que algo le hubiese pasado a Jenn.-¿Qué le pasa a Jenn?
-Tuvo un accidente ayer con el coche. Está en coma. Los médicos no saben si se va a recuperar. Pero todos sabemos la respuesta. No
-No seas pesimista.-Le animé.
-Tienes razón.-Me dijo con una sonrisa.-Vive como si este fuese tu último día. Lo sé.

Las clases se pasaron rápidas. El sábado que viene,íbamos a celebrar nuestro decimosexto cumpleaños en la mansión de los Tanner(Lillian Tanner nos la prestó con gusto). A Ally se le ocurrió la loca idea de ir hasta Nueva York a por nuestros vestidos. Encontré una tienda llamada Glitter Dress. Vi un vestido monísimo...hasta que Ally me paró
-Ah,no,no,no. Nuestra fiesta va sobre la realeza. Tenemos que ir vestidas como auténticas reinas.
Entramos en una tienda donde una mujer no muy alta,nos acogió. Nos estuvo enseñando varias telas para diseñar el vestido,las medidas de amplias que podían ser las faldas,la delantera,el corte...
Allyssa se decantó por una tela verde con reflejos de flores de lis doradas,un corte cuello bandeja y alrededor una fina seda blanca con los bordes en oro. Su delantera tenía la parte central blanca y los lados con la tela principal del vestido. La ampliación de la falda era la justa y su corona redonda estaba echa de oro blanco y esmeraldas. Eligió otra de satén rosa fucsia y gris perla. Era muy bonita. Ella me entregó el primer vestido.
-Cógelo. Es para ti.-Me dijo ella.
-¿De verdad?-Le pregunté. Me miró irónicamente. No dudé ni un segundo y lo cogí. Me lo probé y me di cuenta de que me sentaba fenomenal. El vestido de Allyssa también era muy bonito. Llevaba una corona con tres arcos de diamantes. Ella me miró decidida y me sonrió.
-Eres la reina más guapa del universo.
-Y tú eres exactamente igual que Viana en la portada de Dónde Los Árboles Cantan.
-Lo sé. Siempre he sido como su hermana gemela.-Reconoció. Entramos en el vestuario y nos cambiamos a nuestra ropa del siglo XXI. Allyssa pagó los vestidos y los complementos y se dirigió a Carolina Box. Encontró unos zapatos de tacón de plataforma gris perla y yo elegí unos dorados de encaje verde. Pagamos y seguí a Ally hasta una tienda. Ella le dijo algo a la dependienta,que sacó varias bolsas grandes y se las entregó. Cuándo salimos le pregunté:
-¿Qué es eso?
-Todas las reinas tienen su séquito. Hayl,Aryanne,Ruby,Eleanor,Clarisse,Jenn si se recupera,Taylor,Zane,Claude y DJ.
-Vale,está bien. Vamos a casa
***************
Ally me mostró los vestidos de nuestro “séquito”. El de mi séquito era un vestido de satén dorado con rayas verdes oscuras en la falda y una diadema de rosas en la cabeza. El suyo era un simple vestido de satén rosa ajustado al cuerpo con plumas alrededor del escote y del terminar de las mangas,con un pequeño y fino cinturón plateado de purpurina con un lacito en la cintura.
El de los chicos era una chaqueta y unos pantalones pesqueros gris de satén,con unos calcetines rosa malva y unos zapatos negros de hebilla dorada,con una boina de satén gris adornada con una pluma rosa fucsia para sus chicos. Para mis acompañantes eran una chaqueta dorada y verde,con unos pantalones pesqueros verdes con reflejos dorados,unos zapatos de hebilla con unos calcetines largos verdes y una boina de tela dorada con una pluma verde. Realmente íbamos a tener una fiesta en condiciones. Estuvimos planeando la decoración para el local y,cuando fuimos a ver como había quedado el salón de baile decorado,nos quedamos pasmadas. El salón estaba muy bien decorado,había una fuente decorada con flores en el centro,un pequeño escenario,la parte de arriba estaba decorada como si fuese el salón del trono de dos reinas jóvenes. Había dos tronos con diseños diferentes,pero igual de regios. Ocho sillas de aspecto regio,cuatro a cada lado del trono,daban la sensación de un verdadero palacio. Las escaleras grandes habían sido decoradas con una alfombra roja con bordes dorados,que descendía suave.
-¿Qué os parece?-Nos preguntó la señora Tanner
-Es magnífico,tiene un aspecto tan antiguo y regio como un verdadero palacio.-Elogié.
-Era de vuestra tataratatarabuela Claire. Antes de morir,Claire se lo cedió a Olivia Tanner. Desde entonces,pertenece a nuestra riqueza cultural. Pero es medio vuestro. No me podía haber negado bajo ninguna circunstancia, y menos sabiendo que vais a rememorar los viejos tiempos.
Me fijé que uno de los encargados estaba quitando el cuadro de una chica de pelo castaño con unos bonitos rizos,ojos verdes y algunas pecas por la nariz y por sus mejillas. No aparentaba tener más de quince años. La vestimenta de la chica era antigua. Llevaba un bonito vestido azul añil y plateado.
-¿Quién es?-Le pregunté a la señora Tanner
-Era la dueña de esta mansión,Claire. «Su familia era de un porte exquisito. Era una hija de la realeza. Su tatarabuela,Ruby,estaba casada con un rey. Desgraciadamente,ella murió. Claire era de la familia de los Draken,los Dragones como la gente los llamaba. Siempre fue reconocida por todos y era una buena muchacha. Según se cuenta,una tarde de abril,ella decía que podía sentir que la muerte la acechaba. Escribió su testamento,dejándole a su mejor amiga Olivia, la mansión de sus padres;a su hermano ilegítimo,su oro; y a su querido Damien,su más preciada posesión,su corazón. En efecto,al día siguiente se escuchó la desaparición de la joven y dos días más tarde,la encontraron muerta a los pies de un barranco. Su final no fue un felices para siempre pero siempre fue coronada como La reina Blanca,por su sabiduría y su pureza»-Relató.
Nos despedimos y llegamos a casa agotadas. Mañana era el baile de Invierno e iba a ser un día muy estresante.

Me desperté tarde,como de costumbre. Salí corriendo y llegué hasta el cuarto de Ally. Le cogí de su armario una camiseta de mangas cortas azul añil con un hombro al descubierto que rezaba:I'm your pretty princess. Me la puse y me coloqué unos shorts blancos,unas calzas azules hasta la rodilla con el borde en encaje blanco con unas manoletinas negras de un lazo. Cogí un manzana cuando me di cuenta de que Ethan estaba apoyado sobre el frigorífico.
-Supuse que te levantarías tarde. ¿Te llevo?
LO miré sorprendida y lancé una risa exasperante con la manzana en la mano. Ethan sonrió y cogió las llaves de su Ferrari.
Llegamos al instituto justo a tiempo. Salí corriendo dándole las gracias.
Llegué a Español tarde. Me encontré con que había una nueva profesora. Tenía los ojos de un verde claro y su pelo caoba/miel tenía unos reflejos muy bonitos. Ella me sonrió cálidamente.
-Tú debes de ser la señorita Kensington.
-Sí. Soy yo.
-Allyssa.-Aclaró ella. La miré extrañada.
-No...soy..Danielle. ¿No está aquí Allyssa?
Vi que Zane sacudía la cabeza. Si Allyssa no estaba allí y no estaba con Zane,entonces estaba...
Alguien interrumpió el hilo de mis pensamientos.
-Siento llegar tarde.-Dijo Allyssa jadeando en español
-Vale,esto es muy extraño.-Dije mientras me dirigía a mi sitio.
-Bueno,pues como iba diciendo,me llamo Jackie Ness y estoy aquí para enseñaros español todo lo que pueda meter en vuestras cabezas.-Todos rieron.
La hora pasó rápida. Era el día del baile,después de todo. Al llegar a mi clase de Literatura,vi otro pelo rojizo/miel. Esta era una chica mucho más joven,diecinueve años. No me fijé en su rostro,ya que estaba de espaldas a mí.
Me senté en mi pupitre habitual y le pregunté a Claude
-¿Y Jenn?
-Está bien. Se ha despertado. Le darán el alta esta tarde. Tiene el móvil.-Me dijo con un guiño. Puse los ojos en blanco y escribí en mi iPhone:
Me alegro de que estés bien. ¿Qué tal el hospital?¿Aburrido?
La profe de Español es más o menos guay y creo que...no,eso es todo. Te veo esta tarde campeona(Y nada de conducir coches,no quiero tirarme por un barranco XD)
Cerré el móvil cuando la profesora se giró. Tres estudiantes de la clase nos levantamos sorprendidos.
-¿Hayl?-Preguntó Zane.
-Hola,señor Kendrick. Un placer verle de nuevo.
Claude se empezó a reír.
-Vale,ahora Hayl es la amabilidad personificada. Esto no puede ir peor.
Yo,en cambio,tenía otros motivos para estar sorprendida.
-¿Dónde está Adrian?-Le exigí a la directora Jefferson
-¿No lo sabe? Ha tenido un accidente en coche.
-¿Él está bien?-Pregunté desesperada.
-No. Está en coma. Pensaba decírtelo esta tarde de forma más apropiada. Pensé que te ibas a ir con Zane a...otro lugar.-Me respondió Hayley.
Mi mundo se derrumbó otra vez. Salí por la puerta en dirección al hospital. Corrí hasta llegar al hospital y pregunté precipitada por el señor Drake. Planta 134,me respondió la señora atónita. Llegué precipitadamente. Había un médico.
-¿Eres de la familia?-Me interrogó.
-Sí. Soy su hija.
-En su historial no pone nada de descendientes.-Me miró con una ceja alzada.
-Sí,bueno es una historia muy larga. Sabe,da igual. Ya tengo visitas de hospital para años.
-¿Eres Danielle?-Me dijo él.
-Sí.-Lo miré perpleja.
-Soy el padre de Hayley. Sabía lo de tu padre.
-Oh,bueno. La acabo de ver hace un segundo,señor Wickerston.-Dije señalando atrás.
-Pasa.-Me invitó.-Por el momento,no sabemos si se va a recuperar. Es duro.
Entré en la estéril habitación. Papá estaba sobre una camilla,con la cabeza vendada y varios golpes en todo el rostro. Lo miré y las lágrimas se asomaron por mi rostro. Me acerqué y me senté al borde de la cama.
-Hola,papá. Es un rollo que no estés en clase. Solo quiero que te recuperes. No quiero que otro muera otra vez. Por favor,hazlo por mí. Mi regalo de cumpleaños. A veces pienso que podrías ser el padre ideal. Y no solo lo pienso. Yo sé que tú lo eres. Tu eres mi padre personalizado. El mejor del mundo. A veces tenemos nuestras diferencias. Creo que muy pocas. Tú y yo somos muy parecidos. Los dos somos guapos,a los dos nos encanta la literatura,a los dos nos gusta Be my escape y Times stand still. Y los dos perdimos a quien más amábamos.
Lo miré por última vez y me marché.
Al llegar a casa,fui a prepararme para el baile. Me duché y me lavé el pelo. Fui a coger mi vestido cuando me encontré el vestido negro de la tienda colgado en mi armario.
-Feliz cumpleaños,Dany.-Me dijo Allyssa mientras se despegaba de la esquina sobre la que estaba reclinada.
-Es...es...eres la mejor hermana melliza rubia del Universo.-Conseguí decir
-No digas mentiras y arréglate.
Cogí los tacones y me los puse. Eran muy altos pero no me importó. Me coloqué el despampanante vestido negro y me ricé mi pelo. Allyssa me ayudó a peinarlo de forma bonita y me coloqué un bolero de lentejuelas negro. En la cintura,me puse una cinta plateada algo ancha y me puse la diadema. Unos pendientes largos adornaban mis orejas. Me dejé en manos de Allyssa. Ella me maquilló con eyerline negro en el párpado móvil,lápiz de ojos plateado abajo,sombra de ojos negra y plateada brillante,algo de polvos y lápiz de labios rojo intenso con gloss transparente por encima. Estaba sumamente irresistible cuando me miré en el espejo.

Eran las ocho cuando terminamos de vestirnos. Allyssa llevaba un vestido color crema corto de vuelo con un lazo en la cintura,unos tacones cafés y una rebeca marrón. Su pelo rubio estaba recogido en un moño bajo con algunos mechones sueltos,de forma muy elegante. Abajo sonó el timbre. Por una vez,bajamos las escaleras sin correr. Mamá nos hizo una foto.
Una limusina nos esperaba fuera. Cogí la cámara y le indiqué a Ally y a Hayl que se pusiesen delante de ella. Les hice una foto genial. Esta iba para Facebook.
Al entrar,vi a Claude, Jenn- con la muñeca vendada-,DJ y Zane. Todos reían y yo me uní a la fiesta. No sabía que dentro de cuatro cortas horas mi mundo se derrumbaría.

******************
Al volver del baile,Allyssa me obligó a no desvestirme.
-Ven,se lo quiero enseñar a papá. Los médicos me han dicho que está mejor. Ha despertado.
-¿Cómo demonios...?
-En Facebook se publican muchas cosas-Dijo ella enigmáticamente.
Salí a la calle sin saber que esta acción aparentemente inofensiva me podía costar la vida.



No hay comentarios:

Publicar un comentario