Bienvenidos al blog de la Saga Poder Peligroso

Es un honor para mí que usted ahora mismo esté leyendo esto.
Si le gusta o le interesa, pásele la dirección del blog a sus contactos. Se lo agradezco.
Espero que le guste y que lo siga.
Si desea ponerse en contacto conmigo, el tuenti del blog es Danielle Amber Sterling Halle y el gmail es aurynerforevermedianoche@gmail.com
Disfrute de la lectura¡¡

martes, 24 de julio de 2012

27...qe pasara??


Episodio 39:El peor dia solo para ti,Dany.
Danielle
Me desperté con un dolor de cabeza increíble. Fue como si tuviese una resaca pero sin haber ido a la fiesta. Vi a Taylor a mi lado y me dedicó una sonrisa.
-La bella durmiente despierta.
-Sí,bueno. Es normal¿no?
La puerta se abrió y vi aparecer a Iris. Mi cuerpo se tensó.
-Por lo visto no te ha dado tiempo a dar el telediario-Comentó ella. Luego sonrió, pero con una sonrisa de verdad-Os dejo.
Ella cerró la puerta y me sentí confusa.
-¿Telediario?-Pregunté
-Oh,sí. Conseguimos que dejase de ser una bruja.
-¿No se supone que se necesita alguien de la Luz?-Inquirí. Él sonrió otra vez y se señaló a sí mismo.
-Oh,bienvenido a mi mundo,Tay.
Él rió.
-Vamos. Necesitas una dosis de realidad.
Él cerró la puerta de mi habitación. Me levanté de mi cama y miré a la nada. Solté una bufido acompañado de una risa y abrí mi armario. Cogí unos pantalones vaqueros cortos y una Converse negras,una blusa sin mangas blancas(que me metí por debajo del pantalón)y una rebeca negra. Me vestí y me peiné mi pelo,tan suave y sedoso como siempre-Es increíble mi pelo. A pesar de crisis, dramas y batallas, siempre consigue lucir como el de las estrellas de Hollywood- Me observé por un momento en el espejo. Mis ojos habían recuperado un poco de su antigua luminosidad y lucían más alegres pero aún así,seguía habiendo pérdida y dolor en ellos. Decidí ignorarlo y bajé abajo-Qué absurdo decir,bajé abajo. No,hombre,voy a bajar arriba¡¡-
Todo el mundo me saludó. Y por todo el mundo,quiero decir todo el círculo. Al sentarme en la barra de la cocina,dónde estaba todo el mundo,vi que Iris salía de su conversación con Allyssa sobre:¿Quién es más guapo;Liam Hemsworth o Liam Payne?,y me dedicaba una débil sonrisa.
-¿Café?-Me preguntó Jenn
-Sí,claro. Lo que sea.
Rodeé la barra y abrí el armario de los dulces. Cogí un paquete de galletas cookies y lo abrí. Me senté a desayunar con todos. Resultó que todo el mundo estaba muy animado y conversando. Me concentré en la galleta y observé que Dane no estaba. ¡Mierda!...Espera...¿De dónde habrá salido ese pensamiento?. Taylor se acercó a mí.
-¿Qué?¿Está buena la galleta?
-Sí.-Le contesté sonriendo.-¿Dónde está Dane?
-Ah,bueno. Resulta que Ally sigue empeñada en que ellos dos aparezcan a la vida así que ha ido al cielo,o a la ciudad o lo que sea para prepararse.
-Y el día mejora.-Dije sarcásticamente. Soltó una risilla y Iris se levantó.
-Bueno,será mejor que me vaya. Después de todo,tengo que prepararme mi guión-Anunció. Sus ojos rodaron por un instante hacia las manos entrelazadas de Eleanor y Ethan,pero los volvió a colocar hacia el frente.
-¿Te acompaño?-Le pregunté. Todo el mundo me miró extrañado.
-Sí,claro. Si no te importa...
-Subo un momento y nos vamos.-Finalicé. Salí corriendo escaleras arriba y entré en mi habitación. Cogí mi iPhone y fui a marcharme cuando vi que debajo de mi agenda de Kukuxumuxu había una nota. La miré sorprendida y empecé a leerla. Las lágrimas se agolparon en mis ojos con cada línea tachada y empezaron a derramarse con las canciones. Me las sequé y sorbí los mocos. No,no otra vez, pensé.
La deposité debajo de mi almohada y salí corriendo escaleras abajo.
Ambas salimos por la puerta. Un silencio reinó entre nosotras.
-He visto tu vestido. Es precioso.-Comenzó.
-Sí,ya. Se lo debo a Allyssa.-Le contesté distraída.
-Danielle,lo siento. Sé que he hecho cosas que te han dolido y lo siento. De verdad.
-No. No lo sientas. Me has hecho darme cuenta de que yo no soy la chica de Dane y que jamás lo fui. Me has hecho comprender que el mundo puede ser cruel y a prepararme para este infierno.
-¿¡Tanto os cuesta reconocer que os amáis!?-Exasperó ella.
-¿Qué?
-Dane dijo exactamente eso el otro día. Que no era el chico adecuado para ti. Que jamás lo fue. No cuesta tanto reconocerlo. Lo siento en ti.
-No lo amo. Ya no.
-¿Estás intentando convencerte a ti o a mí?-Me preguntó ella.
-No lo sé.-Respondí rindiéndome.
-Es tu vida y tienes derecho a manejarla, pero sé que no hay más de un alma en sintonía con la tuya. Puedes querer, amar, pero sólo hay una persona, un alma gemela, con la que sentirse afortunada.-Finalizó ella.- Bueno...¿me ayudas?
-Claro.-Le respondí.
Entramos en casa de Dane. Todo estaba vacío,a excepción de Bianca,leyendo Monster High. Ella saludó. Esta chica era fuerte
Iris me condujo hacia el final del pasillo y abrió una puerta. Su cuarto no era como yo esperaba. Tenía ocho pósters:One Direction, Crepúsculo,Taylor Lautner, Demi Lovato, Big Time Rush, Vampire Academy, Los Simpson y de Gregg Sulkin. Las paredes eran de color pistacho y malva. Ella sonrió.
-No era como esperabas ¿eh?
Ella cogió un pañuelo y una piedra.
-¿Qué es eso?-Pregunté.
-Llama a la Tierra y aprieta esto. Dane sabrá que es la hora.-Hice lo que me dijo y sentí en mi cabeza que Dane había captado el mensaje.
-Lo ha pillado-Le dije.
-Bien. Ahora,pégame.-Debí de poner cara horrorizada por su mueca.-Vamos,no te voy a hacer nada y,además,una parte de ti lo está deseando.
-Cierto. Avísame si me paso.-Le pegué un puñetazo en la nariz y otro en la frente. Debió de ser fuerte porque empezó a sangrar. Ella cogió un cúter y se hizo varios cortes en todo el cuerpo.
-Bien. ¿Qué te parece? Solo nos falta el barro-Ella lucía como alguien que eso...acabase de escapar de un secuestro. Ella sonrió y se dirigió hacia el bosque.

Dane ya estaba allí.
Me dieron ganas de abrazarlo y acunarlo.
Tenía un corte profundo en la mejilla izquierda,varios golpes en todo el rostro,las muñecas quemadas y la ropa alborotada y manchada. Hice una mueca.
-¿No te gusta?-Me dijo con sarcasmo.
Hice caso omiso de su pregunta y escuché a Iris.
-Bien. Ahora tienes que actuar como si esto fuese real. Lo siento,Dane.
-¿Qué?-Preguntó Dane extrañado. Iris lo empujó contra un árbol y cayó al suelo inconsciente.
-Corre y llama a Zane,a Allyssa o a quien quiera que sea. Rápido.
Salí corriendo como alma que lleva el diablo y llegué lo más rápido posible. A la primera que me encontré fue a Nicole. Oh,que pena.
-¡Nicole!¡Ven,rápido!-Soné desesperada. Le tiré de la manga y la conduje hasta el lugar de los “hechos”. Ella se llevó la mano a la boca.
-Oh,dios mío.-Ella tecleó en su móvil a la ETS y vinieron en seguida. Después de eso,fue todo un caos.
Sentí que todo el mundo se agolpaba a mi alrededor. Sentí la mano de Zane en mi hombro y sentí a todo el mundo observándome. Vi que Valerie los abrazaba y que lloraba de felicidad. Fui a marcharme cuando noté a Valerie.
-Es...impresionante.
-Sí.-Musité.
-¿No estás feliz?-Me preguntó.
-No es eso,pero ahora Iris ha vuelto y todo esto va a cambiar. Quizás Dane haya dejado de amarme y...-Le mentí. Lo cierto es que ya lo había hecho.
-Oh,eso es imposible. Él te amará incluso después de haber sucumbido en las llamas.-Me aseguró.
Le dediqué una sonrisa y me marché de allí. Eché a correr y no paré hasta atravesar el bosque y llegar al acantilado. Me senté allí,a pensar. Noté el viento helado contra mi rebeca. Mis lágrimas empezaron a descender.
Sabía que pasaron horas, y probablemente esa era la razón por la que escuché a alguien venir.
Por supuesto,Dane estaba allí.
-Me has quitado el sitio para pensar-Me dijo él.
-Ya,bueno. No vi ningún nombre escrito en ningún árbol.-Le dije.
Él no dijo nada. Se sentó a mi lado y fijó su vista en el cielo.
-Mi madre está contenta a más no poder y mi padre,tres cuartos de lo mismo. Nicole me ha invitado el sábado al cine a ver Abduction.
-Pues ve-Fue mi única respuesta.
-Primero,no puedo,tengo tu cumpleaños;segundo,no me gusta Nicole y tercero,¿para que voy a ver una película como esa?¡Si ni siquiera me gusta Taylor Lautner!
Sacudí la cabeza,riéndome. Era extraño pensar en esto cuando todavía yo lo amaba. ¿Podríamos ser amigos?
-No sé,bueno...Está cachas y es guapísimo.-Le respondí.
-Mario Casas también y sí me gusta.-Me replicó. Sacudí la cabeza otra vez.
-¿Sabes bailar?-Le pregunté.
-Oh,dios. Tu hermana quiere que aprenda a bailar igual que en el siglo no sé cuanto. ¡Ni que fuese de la realeza!
La verdad es que perteneces”,pensé en mi fuero interno.
-Ya, es que Ally está en su estado loco.¡Un minué!¡Como si eso fuese posible!-Respondí.
-Oh,pues hubiese preferido no conocerlo jamás.
Yo reí y sonó mi móvil. Vi en la pantalla a Taylor.
-¿Quién es?-Me preguntó.
-Taylor.-Y ahí se esfumó todo avance que pudiésemos haber hecho.-¿Si?
-Hey,Danie. Ally dice que por qué diablos has secuestrado a Daniel.
-Ha venido por su propio pie,Tay. Yo no he tenido nada que ver.-Escuché una música como clásica de fondo.-¿Eh?¿Qué es esa música?
-Tu hermana haciéndonos tomar clases de baile. Claire ha venido a enseñarnos.
Mi cuerpo se tensó al oír Claire.
-Ah.-Fue mi respuesta.
-En serio,tienes una suerte de que sea familiar tuyo.
-Ya,sí. Totalmente afortunada.-Mascullé.
-¿Qué?
-No,que me tengo que ir,adiós.-Le colgué rápidamente.
Miré a mi alrededor unos segundos,considerando en partirle la cara a alguien.
-¿Qué tal Taylor?¿Besitos,besitos,besitos?-Me preguntó.
-No. Por lo visto dando clases con una zorra llamada Claire.-Le dije abruptamente.
Él no dijo nada.
-Me tengo que ir.-Finalicé al cabo de unos segundos.
-No,espera. Hay algo que quiero decirte. Sé que lo de la carta fue una tontería y deseo decírtelo a la cara.
-No hace falta,yo..-Me empecé a justificar.
-Claire no significó nada. Me recordaba a ti. Eres tú la que siempre estuvo aquí. Desde el primer día,cuando tú tenías cuatro años,me fijé en ti. Nunca he pensado en nadie más. Nunca. Sé que lo que hice no estuvo bien y me arrepiento; pero necesito que me mires a los ojos y que me digas que lo nuestro se acabó. Por favor. Ninguno sentimos nada por el otro. Necesito estar seguro.
Se me heló la sangre. Pestañeé y lo miré a los ojos,con lágrimas en sus comisuras.
-Lo nuestro se terminó. Fue un error desde la primera palabra.-Le dije. Él me miró y vi su dolor.
Estuve a punto de quebrarme,pero no lo hice. Salí corriendo y me perdí entre los árboles.
Llegué a casa y me sequé las lágrimas. Los vi a todos bailando al son de la música con sus trajes y salí corriendo,parando aquel elegante baile. Pegué un portazo con la puerta y me encerré en mi cuarto.
Tuve ganas de destrozar a mi oso a puñetazos y así lo hice. Las lágrimas salían con furia y escuché a Ally llamar a la puerta. Me levanté,sí;pero para cerrar mi ventana. Eché las cortinas abajo,de modo que nadie me pudiese ver. Éramos solo yo y la soledad de mi habitación. Cuando me cansé de golpear al peluche(y Allyssa a la puerta),cogí un libro. No tengo ni idea del nombre pero era algo sobre una chica vampira que se enamoraba de su profesor de combate y así su amor se volvía imposible. La chica estaba destrozada por eso cuando apareció otro chico de la realeza que era igual que su mejor amiga o yo que sé historia,y se enamoraba,pero ella jamás dejó de querer a Dimitri. Me sentí igual que ella. Rose y yo éramos iguales(Excepto por el hecho de que ella era una medio vampira y yo una bruja). Ambas teníamos el mismo genio,un chico por el que luchar,un padre que ni siquiera sabíamos quien era y una madre que pasaba casi de nosotras. Solo nos quedaba nuestra fortaleza y nosotras mismas. Su mejor amiga era el centro de atención(en este caso,mi propia hermana era la tal Lissa Dragomir)y su vida romántica era buena a más no poder. Sentí que el cansancio me vencía y me sumergí en la profundidad de mi sueño.
Yo estaba vestida de otra época,con ropajes muy elaborados y bonitos. Estaba como en una especie de palacio. Vi a mi padre,sentado sobre un trono con una corona. Vi a mi madre también,con una tiara y en un sillón. Vi que Dane y Taylor estaban allí. Ellos iban como unos auténticos caballeros,sin armaduras y espadas y todo ese rollo. Mi padre les decía que se batirían en duelo por mi mano.
Ellos luchaban duramente y,de improviso,las hojas afiladas estaban clavadas en ambos pechos. Ellos dos caían,con los ojos desenfocados. Fue como si me despertase dentro de otro sueño. Estaba otra vez en aquel singular jardín. Esta vez,Ruby estaba con un vestido anaranjado,sentada bajo un manzano. Ella se levantó al verme.
-Te estaba esperando. Veo que no piensas mucho en cuando venir aquí.
-¿Qué es este lugar?-Le pregunté
-Dane lo conoce. Son los jardines del Edén. Solo que no tiene nada que ver con la Biblia ni nada de eso. Simplemente,Bècquer los llamó así al fallecer.
-¿Qué quieres?-Le inquirí desconfiada
-Mostrarte lo que está ocurriendo a tus espaldas. Daniel y Taylor se han declarado la guerra por ti. Pensarás que es absurdo, pero ellos lo ven como una muestra de su amor. Ellos necesitan luchar por ti,aunque tú solo ames a uno. Ninguno se va a rendir.
-¿De verdad?-Le pregunté curiosa.
-¿Es que acaso yo te he mentido alguna vez,Danielle?-Me preguntó ella a su vez.
-No.
-Bien. De todos modos,vas a tener que luchar contra muchas cosas. Créeme,Iris ha sido la más fácil de ellas. Y por cierto,hay alguien que se ha puesto furiosa contigo.
-¿Conmigo?¿Quién?
-Evangeline. Para Daniel,Dollie. Está furiosa porque a él lo dejo salir y a ella no. Pero sabemos la razón. Ella está empezando a volar con el corazón.
-Es decir,que está enamorada.
-Exacto. Pero dejémonos de fanfarria. Necesito que me hagas un favor.
-¿Cuál?-Le pregunté.
-Por el mundo,hay varios seres que habitan desde tiempos inmemorables.
«Yo conocí a un chico que se transformó en inmortal poco después. Se llamaba Robian. Se supone que el primer inmortal vendió su alma a un ente enamorado de un humano,y este ente,a cambio,le dio la capacidad de ser inmortal. Un inmortal es muy fácil de reconocer cuando sabes buscar. Yo no lo sabía. El segundo inmortal,el hermano del rey Adam, transformó a Robian. Gabriel juntó su sangre con la de su primo cuando este estaba a punto de fallecer. Gabriel giró un reloj de arena y esperó a que pasasen trece minutos. Robian se despertó como un inmortal. Él era más bello y misterioso que nunca. Sus ojos eran profundos e insondables y llamaba la atención por donde pasaba. Podía hacer que la gente hiciese lo que él quisiese con su encanto irresistible. Pero sí había algo que lo diferenciaba de los demás mortales. Él tenía acceso a uno de los elementos y siempre llevaba un pequeño tatuaje con dos serpientes enroscadas en la espalda, siempre oculto. Su aura a veces lucía borrosa para unas personas,y totalmente desaparecida para otras. Él se casó con una muchacha humana llamada Genevieve y tuvieron tres varones y una hija. Daniella siempre tuvo una cualidad con el Aire y su hija,Marielle,exactamente igual. Paulette,que así se llamaba la hija de esta,tuvo una hija cuando la magia estaba a punto de perderse por causas genéticas. Ella se casó con un inmortal llamado Edward Daniel sin saberlo. Solo tres de sus seis hijos desarrollaron la capacidad. Uno de ellos,Edran,lo ignoró porque no supo reconocer los signos de su propio elemento,el Agua. Maritza y Jacob supieron encontrar señales y encontrar sus libros de la Orden Elemental. Ellos dos se casaron entre sí,pues eran hermanastros. Tuvieron dos hijas:Claire y Scarlet. Las dos tenían el poder pero Scarlet estaba demasiado ocupada con sus planes de boda. Claire lo encontró pero se saltó varias reglas del Códice Elemental y fue asesinada a manos de Serena,guardiana de la Orden Elemental. Pero Claire ya tenía una hija a escondidas de sus padres,de un año de edad. Erin era tan delicada y hermosa que fue capaz de enfrentar a dos inmortales por ella. Se casó a escondidas con uno,en público con otro. Tuvo dos hijos:Horan y Nathaniel. Nathaniel se convirtió en inmortal cuando su padre vino a buscarlo. Transformó a su amada y tuvo una niña especial. Ella era bellísima,con una tez nívea y labios carnosos,mejillas rosadas y ojos grises. Había nacido una niña inmortal. Creció hasta la edad de dieciséis años y su crecimiento se paró. Vosotras descendéis de la rama de Esmeralda;vosotras dos descendéis de los Innombrables.»
Necesito que lo encuentres. Robian sigue andando por ahí. Solo sé que su descendiente ahora se llama Adrian y él lo está tratando de buscar para convertirlo en inmortal. Tenemos que evitarlo. Y,de paso,localizar a
-¿Has dicho Adrian?-Palidecí.
-Sí,¿pasa algo?-Me preguntó.
-No,nada.
-Parte feliz,hija mía.
El sueño desapareció y me levanté. No,no era posible. Pero no había otra explicación. Me eché el pelo hacia atrás y solté un bufido. Me vestí con un vestido color canela sin escote y un abrigo azul oscuro largo. Me puse unas medias y unas manoletinas de un lazo grande. Cepillé mi pelo liso y no pensé ni en maquillarme.
Salí de casa lo más rápido posible. Y...casi me choco con Dane.
-Te estaba buscando.-Me dijo él abruptamente.
-¿Por qué?-Le pregunté.
-Ruby me ha dicho que Robian...y quiere a Adrian...y entonces tú y Allyssa...-Respondió contrariado. Era como si no encontrase las palabras necesarias para explicarme algo.
-Lo capto. Robian quiere convertir a Adrian en inmortal.-Solté como si nada. Él no se sorprendió.
-Bien. Ya sabes donde buscar.-Su voz sonó carente de sentimientos. El agujero en mi corazón dolió. Pero mi rostro estaba tan frío e impasible como el suyo. Él se dio la vuelta y se marchó. Tuve por un momento una visión.
Él se daba la vuelta y comenzaba a dar los primeros pasos y yo igual,pero me giré. Mi pelo se giró conmigo y me puse a observarlo. No lo dudé. Le sujeté la mano y besé a un sorprendido,pero enamorado Dane. Sus ojos verdes se clavaron en los suyos,llenos de amor. Su corazón parecía explotar.
-¿Por qué no me lo dijistes?
-Era imposible hacerlo. Tú parecías no sentir nada por mí...-Explicó Dane con lágrimas.
-¿Tú me quieres?-Le pregunté.
-No te quiero.-Lágrimas se asomaron a las comisuras de mis ojos. Me giré y entonces él se acercó y susurró con su aliento cálido en mi oreja.-Te amo. Ni siquiera esa palabra sirve para describir lo que siento por ti. Se empequeñece junto al sentimiento que alberga mi corazón sobre ti. Es como si un fuego que no quemase recorriese todo mi cuerpo cada vez que estás,cada vez que dices mi nombre,cada vez que me besas.
Lo besé en la boca con fuerza y entonces sentí la seguridad y el amor infinito.
Me giré para verlo bien y vi su pelo rubio y su chaqueta de cuero moverse con él. Las lágrimas se acercaron a las comisuras pero las retuve y mantuve la cabeza bien alta. Apreté los labios,como si estuviese resignada,pero dentro había una voz que me preguntaba:¿Contra quién estás resignada?¿Contra él o contra ti misma?
Seguí adelante,cuidadosa de mantenerme a distancia segura de Dane. Entreví a Taylor a la distancia y me lancé a sus brazos...con tan mala suerte de quedar justo enfrente de Dane. Para mi sorpresa,él asintió hacia Taylor y este le respondió con el mismo gesto.
-La princesa regresa a los brazos del humilde pastor.
-¿Te dibujas a ti mismo como la princesa?-Le pregunté juguetonamente.
-No,tú eres la princesa. Yo simplemente soy el pastor con suerte de tenerla atrapada entre mis redes.
-A veces pienso justamente lo contrario. Que soy yo la que tiene suerte de tenerte.
Él me sonrió con sus dientes impecables y me besó.
-¿Adonde ibas?-Me preguntó.
-Precisamente desde donde tú vienes.
-Oh,sorpresa. Tengo la oportunidad más maravillosa del mundo. Quiero enseñarte mi cuarto desde hace mucho. Y mañana es tu fiesta. Me has brindado el regalo cuando se supone que te lo tengo que dar yo.
Lo miré con una ceja alzada. Él pilló el interrogante a la primera.
-No. A no ser que mi doncella quiera convertirse en dama.
-Sigue soñando.-Le respondí.
Taylor me sujetó la mano y me guió hasta Fire Street. Abrió la puerta y me llevó escaleras arriba. Él entró en la última habitación y la abrió. Me quedé asombrada.
La cama estaba en el centro de la habitación,con un edredón negro y verde de terciopelo,rodeada por dos estanterías llenas de libros y una encima de la cama llena de CD's de música. Relient K, Muse, All American Rejects, Taylor Swift, Coldplay, Linkin Park...incluso One Direction tenía allí su puesto. Había un equipo de música que tenía pinta de ser caro,una Wii negra,una PSP y una Play 3,además de un televisor de pantalla plana colgado en la pared de enfrente de la cama.
-Vaya...One Direction. Es...sorprendente.-Le dije
-Bueno,no están tan mal. Pero cuando escuché What Makes You Beautiful,me quedé alucinado. ¿Por casualidad pasasteis por el mismo instituto y te conocieron? Porque da la sensación de que hablan de ti.
Me ruboricé y le sonreí. Cogí el mando y le di al play. En la habitación resonó Leave out all the rest, de Linkin Park.
When my times come,forget the wrong that I've done. Help me the behind some. Reason to be mess.
Don't resent me and when you feeling empty,keep me in your memory,leave out all the rest,leave out all the rest.
Quedé sorprendida de la canción.
-¿Con que Linkin Park?-Le pregunté.
-Tengo el disco.-Se encogió de hombros.-¿Una partida de Play?
-Aviso que soy muy buena con los botones.-Le avisé


Media hora más tarde,allí estábamos los dos,tumbados en su cama,tecleando los botones de los mandos de la Play. Apareció que el juego había finalizado y reí.
-¡Te gané!¡Soy mejor que tú!
-¡Hicistes trampa!¡No es justo!¡Quiero la revancha!-Pero no lo decía en serio. Había un tono en su voz que me hacía pensarlo. Él se acercó a besarme y yo enganché mis brazos en su cuello. Sus labios suaves y húmedos parecían hambrientos y los míos no se resistieron. Y el beso fue a más. Caímos sobre la cama y Taylor luchó contra mi abrigo intentando no romper el beso. Un impulso me llevó a quitarle la camisa y cayó sobre el suelo de parqué.
Admiré su pecho perfecto,que dejaba al descubierto sus impresionantes músculos. Yo sabía donde iba a terminar esto pero,en vez de sentirme nerviosa,me sentí libre y feliz. Los labios de Taylor se posaron sobre mi cuello y cerré mis ojos.
Cuando me giré para que no le estorbara mi pelo, descubrí a Dane con una mirada envenenada posada sobre nosotros. Taylor se dio cuenta pocos segundos después y ambos nos incorporamos. Taylor cogió su camisa y se la colocó. Yo revisé que toda mi ropa estuviese en su sitio.
Taylor me tendió mi abrigo. Le sonreí,algo cohibida. Me encaré con Dane ,pero Taylor me tocó el hombro y dio un paso hacia delante.
-¿Qué haces aquí?-Le preguntó,viéndose amenazador.
-Pues se supone que salvar una vida,pero ya veo que estáis ocupados.-Seguía sin entender porque estaba tan enfadado.
-¿La vida de quien?
-Ella lo sabe.¿Es que no te lo ha contado?-Me dirigió una mirada acusatoria. Miré a Taylor.
-¡Se me olvidó!¡De verdad,Taylor!-Le supliqué.
-Ya veo. Por eso querías mantenerlo ocupado¿no? Que mentirosa eres.-Una sonrisa que parecía decir:He ganado,tú has perdido,reconócelo;cruzaba su cara. Me solté de la mano de Taylor y me dirigí hacia él,furiosa.
-No te metas en mi vida. No me conoces; ni a él tampoco. Se llama amor,cosa que tú jamás has sentido. Deja de arruinar mi vida.-Le grité.
-Oh,créeme. Te conozco mejor que nadie. Y no tienes ni idea de lo que yo siento. Le estás mintiendo. Con cada paso que das,te hundes más en una relación que nunca existió. Te estás mintiendo a ti misma. Porque no lo amas,Danielle. Jamás lo has amado. Nunca fue para ti nada más que un amigo. Y ahora lo estás engañando. Estás haciendo justamente lo que más te dolió a ti. Eres una hipócrita. Me dices que te he hecho daño y te engañado, y ahora haces exactamente lo mismo-Y esa fue la gota que colmó el vaso. Alcé el puño,y antes de que Taylor me pudiese parar,le golpeé el labio. Empezó a brotar sangre de él,pero no se enfadó.
-Si de verdad quieres hacerme daño,da más fuerte la próxima vez.
Se marchó con una sonrisa arrogante de allí. Agarré con fuerza un peluche y lo tiré a la cama,a la vez que soltaba un chillido de furia.
-Tranquila.
-¡¿Tranquila?!-Bufé.-¡Este es mi estado más tranquilo en este momento,porque si no,me van a acusar de asesinato!
Él rió.
-Y yo seré tu cómplice.
Le devolví la sonrisa.
-Bueno...¿que es eso que me tenías que contar?







No hay comentarios:

Publicar un comentario