Bienvenidos al blog de la Saga Poder Peligroso

Es un honor para mí que usted ahora mismo esté leyendo esto.
Si le gusta o le interesa, pásele la dirección del blog a sus contactos. Se lo agradezco.
Espero que le guste y que lo siga.
Si desea ponerse en contacto conmigo, el tuenti del blog es Danielle Amber Sterling Halle y el gmail es aurynerforevermedianoche@gmail.com
Disfrute de la lectura¡¡

martes, 24 de julio de 2012

36¡¡¡ estad atentas a este capítulo, porque influye mucho en el segundo libro


Episodio 54:Renacer.
-James.-Advirtió la mujer de pelo anaranjado
-Hayl,déjalo,es un niño.-Lo calmó la chica de pelo oscuro.
-Es verdad. Mira a Lucy. No deja de salpicar agua también.-Corroboró la mujer rubia.
Las tres estaban sentadas en un banco de madera muy ornamentado frente a un jardín extenso hermoso y florido,con una fuente de piedra muy bonita. Los seis niños jugaban allí. Las tres niñas iban vestidas con vestidos de vuelo y sus pelos muy bien peinados,adornados con lazos o diademas. Los chicos iban con pantalones largos y camisas,más informales y despeinados. Incluso uno de ellos,Nathan,llevaba unas pequeñas deportivas Converse verdes. Los niños apenas tenían 4 y5años-Nathan,el mayor,le faltaban tres meses para cumplir los 9 años.-y todos parecían felices. La pequeña rubia miraba con interés una mariposa de intensos colores que revoloteaba junto a ella. Parecía completamente fascinada.
-Se llama mariposa.-Le dijo Nathan. El chico parecía ser el más maduro de los seis. Sí,en realidad lo era.
-Que nombre más bonito. Mariposa. Me recuerda a un rayo de luz.-Le contestó la niña con voz aguda.
-Tu nombre también es bonito.-Le respondió el niño sonrojándose.
-¿Tú crees?Mi mamá dice que a ella le recuerdo a una reina. Dice que es por eso por lo que me llamó así. Porque yo soy una reina.
El niño sonrió.
-Pues yo no sé por qué mi madre me puso mi nombre.
La niña lo cogió de la mano y atravesó todo el jardín corriendo,sin parar de sonreír con esa sonrisa llena de luz.
La joven de pelo castaño estaba observando el paisaje,que parecía irreal y encantador. Su vestido de color azul turquesa y sus bailarinas la hacían parecer una joven de 19 años. No sin razón.
-Tía Danielle. ¿Por qué Nathan se llama así?-Le preguntó la niña.
La chica se removió inquieta. Nunca se lo había preguntado a su amiga.
-No lo sé. Supongo que fue al azar.
A los niños la respuesta les pareció extraña.
-Venga,Elizabeth,corre a jugar.
-No es Elizabeth Yo quiero llamarme Diana. Ni Elizabeth,ni Lilly. Diana
-Bien,Diana. A jugar.
La chica miró al niño con su sonrisa resplandeciente,y esté se sonrojó. Ya se notaba principios de un amor puro que ellos creerían imposible...hasta que se enterasen de la triste verdad.
-Otra igual que su madre. Siempre su segundo nombre. Ni el primero,ni el tercero.-Dijo la mujer de cabellos rubio anaranjado a la mujer rubia.
-Por algo soy su madre. Me gusta su nombre. Elizabeth Diana Lillian.
-Sí. Un nombre precioso.
-Mejor que Elizabeth Allyssa Gabrielle...sí,lo es.
-Pesada.-La reprendió la chica morena.
-Tú.
Un chico apareció en ese instante. Las saludó a las tres y una sonrisa se extendió por su rostro. Pero sus ojos delataban que todavía seguía acordándose. Nathan abrazó a su padre,mientras la misma preocupación rondaba la cabeza de su padre:¿Cómo va a ser feliz ese chico si los que piensan que son sus padres no lo son?Ni Danielle es su madre,ni él su padre. Aunque aceptara su condición en su día.
-Adiós,Allyssa. Hayley. Danielle.
-Adiós,Claude.
-¿Mamá?-Preguntó James-¿Por qué Nathan no se parece a sus papis?
-Porque...eres muy pequeño para saberlo.-Zanjó ella. James y Nathan tenían mucho parentesco. Ambos tenían la tez clara,sin llegar a ser pálida y bella como la de las hermanas Kensington. Ambos tenían el pelo liso con alguna que otra ondulación. Ambos tenían los ojos grises y los mismos labios finos y rosados. Pero uno era moreno,con nariz fina y recta como su madre,rostro redondeado y ojos grandes de abundantes pestañas; mientras que otro era rubio,de nariz algo más gruesa y respingona, de ojos pequeños y rostro ovalado. Pero el parecido era obvio si observabas con atención. Y era normal. Porque eran medio hermanos.
Lucy y Amber hablaban en susurros incomprensibles señalando a Diana,y James y Daniel jugaban con el agua de la fuente. En cuanto Daniel tocó el agua,ésta pareció volverse mansa al contacto. Poco después,el agua de la fuente salpicó a las dos niñas que recogían flores. Estas,al mojarse,fueron corriendo e iniciaron una loca carrera en pos de la víctima a la que empapar.
-¡Danielle,haz algo!¡Lucy está empapada!-Le suplicó Hayley
-Si estuviese aquí los demás niños,seguro que lo calmaban.
-Sabemos que Scarlet y Cedric serían capaz de provocar tormentas en vez de calmarlas. Los hermanos Fletcher son un desastre.
-Reza porque no se entere Clarisse.
-Estoy en ello. Por cierto...¿dónde están Alice y Peter?
-En casa. Están intentando hacer un puzzle de 500 piezas.
-Te lo había dicho. Tus hijos están medio locos. Casi tanto como Cedric y Scarlet.
-No están locos. Simplemente poseen más nivel intelectual. -Los defendió Allyssa.
-Bueno. Tienes razón. Superan al menos a mis hijos.-Suspiro Hayley
-Lucy es una cotilla y James es muy travieso.-Criticó Danielle.
-Sí. La verdad es que lo son. No sé cómo puedes soportar tres hijos en la casa. ¡Ya estoy empezando a comprender a mis padres cuando no querían que utilizaran magia!
-No. Hayley. Mira en todo el lío que nos metimos sólo porque nuestros padres nos lo ocultaron.-Advirtió Allyssa.
-Sé que son pequeños pero necesitan crecer al lado de la magia. No soportaría que Esmeralda, Daniel o Amber creciesen sin magia. No. Jamás. Los pondría en peligro.-Le respondió Danielle
-Te olvidas de Nathan.-Observó Hayley.
-Es asunto de Claude,no mío.-Le respondió Danielle.
-Sí. Tienes razón.
El silencio se hizo entre ellas. Un chico acompañado de dos niños de cuatro y siete años aparecieron tras ellas.
-Hola,mi amor.-El chico besó a Allyssa,mientras Danielle sentía en su corazón un sobresalto. ¿Dónde estaba Dane?
-Mamá. Papá nos ha enseñado a montar el puzzle. Tigger es un tigre muy monito.-Le dijo Alice.
-Se dice “bonito”,cariño.-La corrigió.
-Es verdad. ¡Y le he dibujado bigote a Winnie,mamá!-Dijo el chico con entusiasmo.
-Seguro que sí,Peter.-Le respondió ella.
Él la cogió por sorpresa y la besó en el cuello.
-Buenos días,princesa.
-Hola,cariño.-Le respondió Danielle
-¿Qué tal Claude?-Me preguntó.
-Sigue sin querer vivir. ¡Han pasado 8 años ya!
-Todavía le sigue doliendo.
-Sí. ¡Amber,Esmeralda,Daniel!-Gritó ella.-¡Vamos!
-¿Mamá?-Preguntó el chico tímidamente.-¿Puedo irme a casa de James a comer?
Miré a Hayley y esta asintió.
-Por supuesto.
Besé a Daniel en la mejilla y lo saludé con la mano cuando se montó en el Mercedes de Hayley.


Desperté jadeante. El sueño había sido extraño. ¿Yo con 3 hijos?¿Claude solo?¿Quéee?
Cuatro pares de ojos me miraron.
-Buenos días.-Me saludó tímidamente...¿Hayley?
-Hola.-Tenía un dolor de cabeza muy fuerte y tenía los huesos entumecidos.
-¿Qué quieres desayunar?-Me preguntó Allyssa.
-¿Qué?-Le pregunté extrañada.
-Zane. Dime que los analgésicos no fueron tan fuertes.-Le suplicó ella
-Eso creo.
Fui a incorporarme cuando noté un dolor de cuello terrible. Hice una mueca de dolor.
-Ten cuidado.-Me advirtió Zane Y los sucesos de la noche anterior pasaron por mi cabeza.
-No te preocupes. Estarás bien. Es sólo que necesitas descansar. Estuviste a esto de irte al otro barrio.-Me dijo Taylor con una sonrisa.
-Vale. ¿Pero por qué estoy tan cansada?-Les pregunté. Allyssa y Zane se miraron.
-Yo salgo afuera. De todas formas,tengo que ver a D.J.-Hayley salió. Bien,esto significaba problemas.
-No te alarmes. No ha estallado la guerra mundial en esta semana.-Me tranquilizó Allyssa.
-¿Semana?-Le pregunté.
-Y da gracias a somos las Supernenas segunda parte que si no...-Bromeó ella.
-Bien...¿Qué pasa aquí?
-Danielle. Entiende que esto que te vamos a decir no tiene que afectarte.-Comenzó Zane.
-Al grano,superhombre.-Lo instó Taylor.
-Verás...gracias a nuestra magia conseguimos salvar a Dane.
-¿Y eso quiere decir que...?
-Que es un humano. Ya no tiene ligaduras a la muerte. Es como si nada hubiese pasado.-Explicó Allyssa.
-¿De verdad?-Dije eufórica.-¡Quiero verlo!¡Ally,ayúdame!
-Danielle. Ese es el problema.-Todo pareció detenerse.-Que él no quiere verte a ti.
-¿Qué?
-Ha ordenado expresamente no verte.
Mis ojos se llenaron de lágrimas.
-Lo siento-Susurró ella.
-¡Vete!-Le grité-¡Vete!
Ellos salieron de la habitación de la residencia,dejándome sola. Me incorporé y me estiré. El cuello me seguía doliendo,pero casi no tenía importancia ahora mismo junto a mi corazón. No. No podía ser. Esto era un pesadilla. Me pellizqué y no:No era una pesadilla. Era la cruda realidad.
Abrí el armario que había en la habitación y cogí la poca ropa que había:Unos vaqueros,una chaqueta vaquera corta,una camiseta larga,un pañuelo gris y unas Converse verdes. Escuché Back to December, de Taylor Swift. Leí el mensaje
Espero que hayas encontrado la ropa.=) Avísame cuando quieras comer para encargar la pizza. No te vayas muy lejos. Lo siento de verdad. Sé que no es justo :(
Ally.
Al menos,mi hermana me conocía. Cogí mi mp4 y salí de la habitación. Al caminar por los pasillos,vi a Allyssa fuera de una de las habitaciones. Aligeré el paso mientras mi estómago se revolvía.
Salí y caminé bajo un cielo nublado. Las calles estaban desiertas. Sería por que era domingo.
Mi mp4 sonó al ritmo de I want,de 1D. Mientras caminaba,sentía que alguien me seguía. Vi a Iris detrás mía.
-Lo siento. Te vi salir y...
-No. Da igual.-Le dije quitándome los cascos. ¡Ah, que dolor de cuello!
-Pensé que te sentirías mal y...decidí hacerte una sugerencia. Si quieres escuchar música,escucha The All-American Rejects o algo parecido. Nada de Taylor Swift,One Direction o Demi Lovato. Mmm...Britney Spears o Katy Perry. Y Beyoncé.
-Gracias.-Le dije.
-Dale tiempo. Es sólo que ahora se siente culpable por casi haberte matado. Hablé con él. Piensa que si vuelve contigo te hará daño o algo parecido. Le he intentado convencer de que el daño te lo hará si permanece alejado de ti,pero no me quiere escuchar.
-No. No puedo darle tiempo. Siempre ha habido algo que no nos permitía avanzar. Siento que lo nuestro es un error. Por mucho que me cueste reconocerlo. Siento que ha sido sin sentido desde la primera palabra. Y me duele saberlo. Pero es la verdad.-Le dije.
-Siempre pienso que la mejor forma de hacer daño a una persona es con la verdad. Y creo estar en lo correcto.
-Lo estás.
-Es difícil saber que la persona a la que amas no es la indicada.-Me dijo ella.
-Sí. Lo es.-Admití.
-Pero no te rindas. Por favor. Hazlo por las dos. Intenta vivir la vida que yo nunca pude. Por favor.
-Lo intentaré. Te lo prometo,Iris. Y lo siento.
-No. No lo sientas. Nuestros hermanos son felices. Ya está. Es sólo que...tendré que ponerme gafas de sol el 23 de Agosto..
-¿Por qué?-Le pregunté.
-Porque es la fecha en la que se casan.
-¿Qué?-Le pregunté.
-Tú hermano ya se ha graduado debido a su adelanto y mi hermana lo hace este año. Los dos se aman. Mi hermana está embarazada. Es perfecto. Incluso nuestros padres lo han aceptado.
-Lo siento. O sea,que un sobrino.-Le dije.
-Sí. Son gemelos. Eleanor piensa en llamarlos Cedric y Edward si son niños;Zeus y Danielle si son niño y niña; y Danielle y Adriana si son niñas.
-La única pareja feliz en todo esto.-Suspiré tristemente.
-Sí. Ojalá...-Ella dejó la frase en el aire pero entendí el resto.
-¿Dama de honor?-Le pregunté.
-Sí. Y tengo que fingir ser feliz con eso.
-Explícaselo a Eleanor- Sugerí.
-No. Prefiero sufrir toda la vida a fastidiarle su felices para siempre.
-Eres una buena hermana.
-Es mi deber. Bueno,te dejo. Que pases un buen día en la cantidad que puedas.
-Lo mismo te digo.
Seguí caminando hasta internarme en el bosque que semanas antes me había enseñado Marlene.
Shut the door/
Turn the light off/
I wanna be with you/
I wanna feel your love/
I wanna lay beside you/
I cannot hide this even thought I try/...

If we could only have this life for one more day/
If we can only turn back time/
Your know I'll be/
Your life,your voice,your reason to be/
My love,my heart/
Is breathing for this/
Moment in time/
I'll find the words to say
Before you leave me today/

Apreté los labios y los puños y me negué a llorar. Aunque tuviese razón la canción. En realidad,no sé cómo siento que One Direction ya es una parte de mi vida. Porque parecen que sus canciones van dirigidas a mí.
Me senté en las raíces de un árbol y escuché toda mi música hasta que anocheció. Recibí otro mensaje.
Dicen los chicos que quieren despedirse de ti. Mueve tu bonito culo hasta aquí y despídete. Te espero. No me defraudes o...¡¡¡
Ciao,hermana.☻☺☻
Suspiré. No sé cómo me iba a despedir de ellos. Iba a ser muy incómodo. Para mí,claro.
Llegué al instituto y entré. Poco después,llegué a la residencia y...sí...estaban todos excepto él.
-¡Me debes 20 pavos,cariño!-Gritó eufórica Jenna-¿Has visto como Danie sí iba a aparecer?
-Vale,vale.-Suspiró Claude. Les dediqué mi sonrisa de reina de la belleza. Los fui abrazando uno a uno y ellos me prometían que volverían,que me llamarían o cosas así. Sólo una me dijo: Ten paciencia. Tú puedes.
Le sonreí. Jenna me devolvió la sonrisa.

Resultó que mi hermana y Zane se quedaban aquí.
-Bien. Vamos a casa.
-Ally,yo...bien...prefiero...quedarme...aquí.-Le dijo él.
-Por supuesto,mi amor. Nos vemos el lunes.-Ellos dos se besaron mientras yo miraba incómoda a otro sitio.
Allyssa y yo caminamos hasta la casa que teníamos en Ocean Springs. No había entrado en las otras habitaciones mucho pero supe que seguramente mamá había echo modelar una al gusto de Allyssa. En efecto,la puerta 4 daba a una habitación en tonos rojos y dorados de esos con flores que relucen. Había una cama de rosas de hierro forjado,una estantería de madera de nogal rodeando la cama,una cómoda,un tocador y un escritorio. Allyssa tenía,como siempre,la habitación más amplia.
-Bien. ¿Has subido al desván?-Me preguntó ella.
-No. No he investigado mucho la casa.
-¡Vamos!. Ella cogió mi mano y subimos al desván.

Resultó ser más amplio de lo que yo esperaba. Estaba dividido en dos partes.
La primera daba lugar a una sala muy acogedora con librerías,puffs,una televisión,una Wii y una mesita en el centro. Había una alfombra de un tono rojo que hacía que la madera resaltase,viéndose la habitación rústica y confortable. Había una ventana redonda,que una vez que saliese el sol dorado,seguramente daría al desván un aspecto aún más confortable. La segunda parte era una sala muy grande pintada en tonos rosas y morados,con alguna que otra mariposa blanca dibujada en la pared. Había cinco camas de esas que son dos en una,un frigorífico de esos grandes,dos ordenadores,otra tele,una Play,un escritorio,un armario grandísimo,un sofá,dos puffs y una Xbox 360 con Kinect. Parecía estar habilitada para dar una fiesta de pijamas o algo así.
-¡Esto es genial!-Dijo Allyssa emocionada.
-Sí,ya. Vamos a dormir
-¿Dónde está la Duna a la que siempre le gustaba estrenar cosas nuevas,quedarse hasta el alba viendo películas y comiendo palomitas,a la que le gustaba montar fiestas y que no tenía límite para nada?¿Dónde está la Duna rebelde que odiaba los tacones y las gafas XXL y que siempre se quejaba por no tener una casa para ella sola?¿Dónde está la chica indómita y extrema que yo conocía?¿La que siempre se saltaba las clases y tenía a sus pies a todos los chicos?¿La que era una rompecorazones que salía a escondidas con Ethan a las 2 de la mañana,eh?¿Dónde está esa hermana que era la que siempre me infundía el afán de superación y la seguridad de que ella acabaría con cualquiera que me tocase? Cómo cuando Sally Ravenclaw me pegó con la cuerda y tú la arrinconaste y le dijiste que si volvía a tocarme se iba a comer la comba.
-Allyssa. Las personas pueden cambiar drásticamente cuando sucesos dejan su huella en su historia para siempre. He cambiado mucho desde ese entonces. No lo comprendes.
-Sí. Es como querer borrar para siempre la persona que fuiste porque sabes que ese reflejo no es el que te corresponde en estos momentos.
-¿Cómo...cómo lo sabes?-Le pregunté
-Siempre he sido una superficial pero luego....cuando descubrí el Círculo...no sé...era cómo si mi imagen fuese una mentira,un espejismo. Me hizo querer cambiar.
-En el fondo sigues siendo la misma.-Bromeé.
-Lo sé. Todavía sigo teniendo preferencia por Stella McCartney
Las dos reímos,sin saber que estas risas iban a quedar muy ocultas en el futuro.



No hay comentarios:

Publicar un comentario