Bienvenidos al blog de la Saga Poder Peligroso

Es un honor para mí que usted ahora mismo esté leyendo esto.
Si le gusta o le interesa, pásele la dirección del blog a sus contactos. Se lo agradezco.
Espero que le guste y que lo siga.
Si desea ponerse en contacto conmigo, el tuenti del blog es Danielle Amber Sterling Halle y el gmail es aurynerforevermedianoche@gmail.com
Disfrute de la lectura¡¡

martes, 24 de julio de 2012

37...ya me he cansado de los signos de exclamacion jeje


Episodio 55:Lluvia. Dane Garrett.
Me sentí febril. Era como si un mar de sentimientos se arremolinasen en torno a mí. Y había dos que destacaban:Dolor y culpabilidad.
Todavía no me creía que le hubiese hecho esa herida a Jenna en la espalda. Fue una suerte que Claude no me descuartizase. Por otra parte,todavía podía seguir recordando a D.J lanzándome miradas desconfiadas y de repugnancia,como si todavía fuese un asqueroso Inmortal.
Luego,estaba Danielle. No. No podía ser cierto. Pero las imágenes se seguían viendo con absoluta claridad en mi mente. Mis labios contra su cuerpo medio desnudo,mis manos contra sus senos,mis dientes contra su cuello...no.
Primero,me había aprovechado de ella de una forma que me daba asco;y segundo,casi la había matado. Incluso mi hermano tuvo que reconocer que cuando me trajeron,el Espíritu que había en ella no era sólo de la primera vez que ella estuvo a punto de morir. Pero en esa ocasión,yo no estaba allí para poder salvarla del mundo del los muertos. Es más,yo la estaba empujando allí de vuelta. Y yo sabía otra cosa. Si Taylor no le hubiese dado parte de su magia,ella todavía seguiría muerta. Porque había una cosa más por la que Taylor me odiaba:Yo la maté.
Sólo que él fue lo bastante perspicaz como para darse cuenta de que su corazón no latía y de que su palidez era la característica de un muerto. Era por eso por lo que la magia no fluía en ella.
Pero consiguió salvarla con magia. Consiguió traerla de vuelta...entregando parte de su propia magia-que constituía parte de su alma-a Blair,quién ahora mismo podría ser de nuevo una humana feliz. O tal vez fue Giselle la que consiguió esa magia. O quizás Claire. No,no.-rehusé- Claire no.
Aunque lo que me estaba matando era mi propia decisión. Mantenerme apartada de Danielle, significaría que ella estaría a salvo. Aunque eso supondría que yo me consumiese por dentro. Además,ella me odiaría en este instante.
Pero si lo mirabas desde otro punto,le estaba haciendo un favor:Sería una gran suerte para Danielle no tener que vivir conmigo,pues tenía antecedentes en mi historial por los que probablemente la Orden Elemental me consideraría un peligro. Por otra parte,ella sería más feliz junto a Taylor,quién nunca la había herido-Excepto cuando se tuvo que ir por obligación de su madre-,a diferencia de mí,quién había perdido ya la cuenta de cuantas veces la había dañado.
Mis hermanas no habían dejado de gimotear acerca de cuanto se alegraban y cuanto me querían. Incluso me había enterado del embarazo de Eleanor,quien se iba a casar con el hermano de las mellizas en verano...Ugh,aún así,tendría que verla el día de la boda.
Me vestí y salí afuera. Mi hermano estaba con Allyssa,así que no iba a tener que soportarlo. Parecía haberse convertido en mi guardián personal.
Caminé por los pasillos,viendo que un montón de adolescentes estaban allí con sus mochilas. Primer día de clase igual a sufrimiento.
Encontré mi taquilla,viendo mi horario. Me fijé en una clase en especial.
-3ª clase:Geografía. Aula 145. Profesor Kyle Knight.
¿Kyle Knight?¿De verdad? Mamá nunca me lo contó. O quizá es que no tuvo tiempo,pensé tristemente.
Caminé hasta Biología,para presentarme al profesor. Y las vi. Cerca del aula había un grupito de chicas-5 rubias y 3 morenas-conversaban en susurro,soltando de vez en cuando una risita. Me escondí detrás de una columna mientras la veía pasar la mano por su pelo. La campana sonó.
-Marlie,dime que tienes Biología. El profesor Monroe es un cansino. Decidme alguna que sí. Jess. Claire. Han. Em. Gwen. Di.
-Tranquila,Da. Tenemos casi todas la mismas clases excepto Diana,que tiene un montón más. Le encantan los retos.-Le dijo la que parecía ser Han. Creo que era Hannah o algo así. La interpelada se sonrojo.
-Es que me gusta que mis padres se fijen en mí al menos.-Se defendió.
-No. Di la verdad. Que Doña Perfecta,tu hermana,es una capulla que eclipsa a tus padres con su aparente aureola celestial y no te deja vivir en paz. Y que en realidad es una zorra vestida de Gucci-Aclaró la que parecía ser Emily.
-Bueno,Em. ¿Y qué tal con Tú-Ya-Sabes-Quién?-Le guiñó el ojo Gwen.
-Me ha pedido una cita para este sábado. Pero ya conocéis el lema de mi padre. Si juega al fútbol,no te quiere.
-Tranqui, Em. Nosotras te cubrimos. Ya sabes que soy un ángel.-Bromeó una de ellas.
-Sí. Y a veces también una capulla,Marlie. ¿Cómo se te ocurre desafiar a Cassandra?Como le cuente a George lo de Taylor...-Le advirtió otra de ellas.
-Claire. No se va a enterar. Cassandra no será capaz. Dice mucho pero hace poco. Además,aquí hay otras más avanzadas con Taylor...-Dijo Marlene codeando a Danielle.
-¿Qué?¡Pero si me odia!-Se defendió.
-Pues no parecía eso el sábado. Te comía con la mirada.-Rió Jessica.
-Ya ves. Vas a tener que ir al oculista.
Todas rieron y entraron en clase.
Entré segundos después y cogí mi libro. Vi al grupito en la última fila,riéndose y señalándome. La única que no parecía feliz era Danielle. Por desgracia,el único asiento libre era el de al lado de las chicas. Taylor pareció fulminarme con la mirada.
-Señor Monroe,prefiero cederle mi asiento al señor Garrett para que pueda ver mejor.-Le dijo Taylor.
-No,señor Halle. Es en orden de llegada y el señor Garrett se sienta allí.
Taylor se hundió en su asiento. Pasé por detrás de las chicas para sentarme en el último asiento,no si antes escuchar:Es un buen partido. Y encima está como un tren.
Escuché la respuesta de Danielle mientras sacaba mis cosas de la mochila.
Realmente lo es
La que parecía ser Jessica me sonrió.
-Hola,soy Jessica.
-Hola-Le contesté.
-Yo soy Marlene. Capitana del equipo de hockey.
-¿No hay animadoras?-Le pregunté extrañado.
-Aquí se juega al soccer,Dane. Recuerdo que Taylor lo mencionó en una ocasión.-Me respondió Danielle.
-Bueno. Nadie mejor para recordar todas sus palabras que tú¿no?-Le respondí frío. Sé que soné borde,pero era mi intención alejarla de mí.
Vi a Allyssa saludarme.
-¿Quién es esa?¿De qué se conocen? No son hermanos,o no lo parecen.-Murmuró Gwen.
-Y no lo son. Es Allyssa.-Le respondió Danielle.
-Eh...¿qué sabrás tú? Pareces conocerlos a todos los nuevos-Le dijo juguetonamente Marlene.
-Es mi hermana. Y Dane...bueno. Es una historia diferente.
-Oh,eso suena a romance.-Rió Emily.
-Sí. Sólo que eso se acabo hace mucho tiempo. Si ni siquiera es un buen partido. Es demasiado niña. Es virgen.-Le respondí. Bien. Iba irritando a Danielle. Me dolió verla humillada pero seguí tocando la llaga.
-No lo soy. Y no es tu asunto. Que pena que te marchases tan pronto. Quizás hubieses podido averiguar que Taylor y yo pasamos la noche juntos.-Me respondió ella. Eso me dolió pero no lo dejé ver. La ignoré.
-¿Taylor Halle?-Susurró alguna de ellas.
La campana sonó.





Las clases pasaron rápidamente. Sin embargo,Taylor quería hablar conmigo en el almuerzo. Ufff,esto me olía a chamusquina.
En efecto,cuando estábamos en uno de los pasillos desiertos me dijo:
-Bien. Veo que la ignoras. Eso me gusta. Porque si la vuelves a tocar...
-Yo no la amo.-Le mentí-No puedo amar. Todo sentimiento se ha ido.
-Me da igual. Sé que ahora mismo lo único que estás haciendo es dañándola pero repararé el daño que he hecho. Volverá a confiar en mí y se olvidará de ti. Porque eso es lo correcto.
-Sí. Lo correcto.-Mascullé.
-Si yo no hubiese estado allí,posiblemente ahora ella estaría bajo tierra. Es más,ella lo estuvo. ¡La mataste!¡Y ni siquiera te importó!¡Ni ahora, ni antes!¡Nunca te ha importado!¡Sería capaz ahora mismo de arrancarte la cabeza y bailar felizmente con ella!¡La mataste!-Rugió él. Un cristal de un aula estalló..
La ventana volvió a su lugar,cómo si nada hubiese ocurrido. Uff, menos mal que sé controlarme.
Suerte que tuviese el poder necesario.
-Estoy harto de que lo único que haces es causarle daño. No sabes lo mucho que duele. Cuando noté su corazón parado,quise morirme yo también. Quise hundirme bajo tierra y no volver jamás. Y,sin embargo,la salvé. Di parte de mi magia. La recuperaré pero me costará conseguirla.
-¿El qué?¿La magia o Danielle? Porque nada más llevarla a la cama, la abandonaste. En realidad tú y yo no somos tan diferentes.
-Sí que lo somos. Yo no iba buscando llevarla a la cama. Yo iba buscando amarla y hacerla feliz.
-Y de paso,desnudarla y meterle la...-Él me golpeó. Supe que me lo había partido, aunque no me dolió. Le sonreí. Todo el mundo me daba en el labio. Ya estaba prácticamente inmunizado.
-La próxima vez,intenta mejorar el golpe.
Me marché,aparentemente bien. Pero por dentro estaba destrozado. Aunque pensé:Está bien. Ella está bien sin mí. Ya lo has visto.
Me encerré en mi habitación de la residencia de estudiantes. Lo necesitaba. Me quedé dormido. Y soñé.

Inmediatamente reconocí el jardín en el que había pasado mucho tiempo. Era el jardín en donde mi madre siempre me llevaba a jugar con otros niños mientras ella hablaba con sus madres.
Y a lo lejos vi a mi madre.
-¡Cuánto has crecido,mi pequeño D!-Ella me abrazó. Este sueño parecía tan real. Ella parecía real.
-Mamá.-Susurré. La abracé muy fuerte.
-Tenía tantas ganas de verte. Pero cuando me enteré de que...Bueno dejemos de pensar en cosas deprimentes. Sólo he venido porque quiero ser yo la que te lo muestre.
-¿Mostrarme qué,mamá?-Le pregunté.
-Verás,Dane...tu amiga,la hija de Adrian y Hanna,bueno...tiene capacidad para la clarividencia de un modo completamente anormal. Pero,sin embargo,ella ve a veces en sueños modalidades del futuro o advertencias.
-¿Qué?
-T e estoy diciendo que la hija de Adrian y Hanna tiene aptitud suficiente para vislumbrar a veces en sueños un posible futuro. Pero hay opciones aparte de esa. Y la que yo vi hace poco en el Espejo no me gustó nada.
-¿Qué vio ella?-Le pregunté.
-Se vio a sí misma,junto con Hayley Marie y su encantadora hermana Allyssa en este mismo jardín,rodeadas de sus niños. Vio que mi sobrina,Jenna,había fallecido. Y vio también que tú permanecías a su lado. Por desgracia,lo de Jenna aparece en las dos modalidades. Me temo que esa niña tiene muy poco tiempo disponible para seguir saboreando la vida.
-¿Jenna va a morir?-Inquirí.
-Pero no es eso por lo que estoy aquí. Si obras mal,acabarás haciendo daño a muchas personas. A tu hija,a Danielle,a Nathan,a Allyssa,a tu propio hermano,incluso al joven Valleynd,Claude. Y a Alexandre. Piénsalo. No te puedo desvelar la otra opción,pero está en tus manos. Decide cómo actuar.
El sueño se empezó a volver neblinoso.
-Mamá. Te quiero.-Grité.
Desperté jadeante,confuso,asustado. Pero también feliz.
Había visto a mi madre. Después de 9 años la había visto. Pero también tenía miedo de perder a mi prima. ¿Y quién era Alexandre? ¿Se referiría a Sterling, el príncipe? ¿El sumamente engreído Alexandre Sterling? ¿Debería decírselo a Jenn? No,decidí. Porque eso influiría en el destino.
Me levanté de la cama y salí afuera.

Recorrí todo el largo pasillo,pero me detuve en el salón de actos al escuchar una música clásica. Me metí entre los bastidores y observé la figura que se movía con destreza y elegancia. Casi parecía estar volando suavemente,meciéndose con el viento. Su pelo moreno giraba con ella. Me quedé anonadado. Sus pies,cubierto con zapatillas de ballet,realizaban complicadas posiciones. El maillot negro y la pequeña falda de este,fue parándose poco a poco,hasta quedar la chica con los pies cruzados y los brazos extendidos en una elegante posición. Sabía descifrar algunas poses, puesto que yo había dado clase cuando era pequeño. Taylor salió de detrás de la cortina.
-En realidad,sólo nos queda hacerlo juntos.
-Haces que suene muy mal.-Le respondió la chica.
Y me extrañé al reconocer la voz. Me asomé y vi a la preciosa bailarina. Rehusé mirar sus verdes ojos.
-Bien. ¿Serás capaz de elevarte bien?-Le preguntó el chico.
-Sólo si tú me sujetas bien.-Le respondió sonriente. El joven pulsó la tecla del play del aparato y la música comenzó a sonar. Era el lago de los cisnes. Ellos empezaron a moverse con ligereza,en sintonía. Envidié cuando Taylor la sujetaba de la cintura y la alzaba. Y lo envidié más cuando,al final de la pieza,este giró un poco la cara y la besó. Danielle se agarró a su cuello y el beso fue a más.
-Que sepáis que este es un lugar público.-Les dije yo apareciendo.
-Dane...¿pero que coño...?-Protestó Danielle,levantándose del escenario.
-Iba a venir a ensayar cuando os pillo aquí dándoos el lote. ¿Sabéis que existe una cosa llamada habitación?
-¿Sabes que existe una cosa que se llama ser amable? No, espera; creo que la desconoces.-Contraatacó Danielle. Ella se puso bien las mangas del maillot,que resaltaba cada curva irresistible de su cuerpo.
-Y...¿ensayar para qué?-Preguntó Taylor.
-Ehhh...-Pensé desesperado en una solución y la encontré.-El concurso de canto de Houston. Compiten todos los colegios.
-¿Es que acaso no te han dicho que no se les permite el participar a personas que canten mal?-Se burló Danielle.
-Pues mira,ya sabes que no tienes que entrar.
Esto la hizo enfurecer,ya que apretó los puños. Que bien la conocía.
-Pues sabes...¡Voy a participar!-Dijo inesperadamente. Ella recogió la chaqueta y salió de la sala.
Regresó a los pocos minutos,vestida con unos vaqueros,una camiseta,unas Converse y su pelo suelto,tan bella como siempre. Evité mirarla a los ojos de nuevo,porque sabía que nada más mirarlos,me sumergiría en ellos.
-Las pruebas son mañana. Espero que vengas.
-Aquí estaré-Le respondí. Ella se retiró,con Taylor cogido de su mano. Parecía furiosa,pero mantenía su orgullo bien alto. Y yo también sabía que era obstinada a veces. Me dieron ganas de comérmela a besos,pero,sin embargo,no podía hacerlo.
No te quiere,es lo mejor,sí,sí. Es lo mejor.
Me grabé la frase en mi cabeza y salí de la sala.
Fui a la sala de ordenadores y cogí uno. Por suerte,parecía que no iba a haber problemas de conexión.
Busqué en Google hechizos. Casi todos eran una tontería pero había una página que me interesó. El rincón del mago tenía hechizos del tipo:pluma de fénix,raíz de bulbo y,una vez mezclados,aplicar mientras se recita el conjuro...
Vi el hechizo que buscaba:Implorem. Era fácil,si supiese estar concentrado. Anoté dos o tres hechizos más y borré el historial.
Salí del instituto y fui al bosque. El hechizo Implorem servía de ataque y defensa. Con él,podías descubrir los puntos débiles de tu oponente,dándote ventaja. Pero también se podía usar como arma casi letal en un combate. Empecé a practicar.


Recordad a Alexandre Sterling, porque influye mucho a lo largo de la trilogía. Además, en el siguiente capítulo ya se menciona, y va a ocasionar muchos problemas, pero estad atentos a cada detalle. Yo no digo más nada, jeje








1 comentario: