Bienvenidos al blog de la Saga Poder Peligroso

Es un honor para mí que usted ahora mismo esté leyendo esto.
Si le gusta o le interesa, pásele la dirección del blog a sus contactos. Se lo agradezco.
Espero que le guste y que lo siga.
Si desea ponerse en contacto conmigo, el tuenti del blog es Danielle Amber Sterling Halle y el gmail es aurynerforevermedianoche@gmail.com
Disfrute de la lectura¡¡

martes, 24 de julio de 2012

38¡¡


Episodio 56: Palacio. Danielle.
Al llegar a casa,vi una carta en el buzón. La cogí y entré. Allí ya estaban los chicos, que, gracias a mi madre, había podido acudir a un reunión organizada por Jenna.
-Bueno,Jenn. ¿Qué era eso tan importante?-Le pregunté,sentándome en el suelo del desván.
-Bien,ya sabéis todos que en estas fechas se celebra el baile de....¡Oh Dios mío!-Gritó de repente-¿Es eso lo que creo que es?
Ella me arrebató la carta de las manos y la abrió. Hayley la observó también.
-¿Cómo lo has conseguido?-Me preguntaron.
-¿El qué?
-Esto.-Jenna me mostró la carta.

Señorita Kensington
,ha sido invitada el 28 de Febrero al
Real Baile de Máscaras por petición de Alexandre Sterling,
príncipe de la Orden Elemental.
Se le ruega acudir con una máscara.
Acuda el 15 de Febrero a la real escuela de Ellysberon para las pruebas.
La esperamos.
13-2-11, Caleb Sterling,miembro real de la Nobilísima Orden Elemental

-¿Baile de máscaras?-Pregunté horrorizada. Oh, no. No quería ningún baile más en mi vida, y menos de máscaras.
-Ya no es sólo el baile de máscaras. ¡Ha sido el príncipe quien te ha invitado!-Dijo Hayley con emoción
-¿El príncipe?¿Alexandre Sterling?-Preguntó Claude incrédulo.
-El mismo.-Le contestó Jenna.
-¿Y por qué me iba a invitar? Ni siquiera lo conozco.-Repliqué.
-No. Pero él sí conoce nuestra historia y nuestros nombres. Por algo te habrá elegido.-Me contestó DJ.
-No quiero ir-Protesté-¿Y Taylor?
-Yo estaré bien. Mira esto.-Taylor sacó otra carta,igual que la mía,sólo que en vez de Alexandre Sterling ponía Scarlet Sterling.
-Oh,dios. Uno con Scarlet y otra con Alexandre. ¿Quién va a ir con Perseus?¿Allyssa?-Ironizó Jenna.
-Estás celosa.-Se burló Allyssa.
-¡Pues claro!¡Llevo desde los ocho deseando que el pequeño en ese tiempo de los Sterling me invitase!
-¿El pequeño?-Le pregunté.
-Sí,son 5 hermanos. Perseus,Alexandre,James, Stella y Scarlet. Y sus edades son 24, 18, 13,9 y 17 respectivamente.-Explicó Hayley.-Una vez tuve que ir a la academia Flynndeene para entregar mi solicitud en la clase de Artes Eslavas, pero allí sólo eligen a los más exclusivos para la enseñanza.
-¿Qué?¿Academia?¿Exclusivos?¿Es que hay más de un círculo? ¡Esto parece sacado de Harry Potter!-Les grité.
-Es...parecido. Y a la vez muy diferente. Hay 6 academias en todo el mundo: Ellysberon, Slyther, Flynndeene,Hallyrmousse,Nakethyn y Greenfleur. Suelen elegir sólo a los verdaderos magos,por así decirlo. Y sí. Hay millones de círculos.. A veces,incluso hay más gente de lo inusual. Pero una vez en el colegio...los círculos no significan nada. Es...como si te liberases de algo. Mi hermana mayor, Courtney, acabó el año pasado en la academia Nakethyn y conoció a la prima de los Sterling, Erina Knight. Dicen que es muy bella porque en su familia hay sangre feérica. Ojalá hubiese podido asistir a alguna academia. Además,eso de las túnicas está guay. Me parece,no sé,elegante.
-Hayl, tú sueñas. Ir a una de esas academias significa estudiar,aprobar y aprender.-Le replicó Clarisse.
-Mi hermano Percy fue el año pasado a esa que se llama como la de Harry Potter,sí esa,mmm, dónde está tu hermano, Dane, mmm...-Añadió Adam.
-Slyther. En Harry Potter es Slytherin. Y...por si te interesa,odio a Harry Potter.-Le contrarrestó Dane.
-En todo caso,tienes que asistir.-Me dijo Clarisse.-Tiene que ser súper chulo. Tuve una amiga en Cornualles,Cindy. Me dijo que ese baile es lo mejor de lo mejor. Y es muy elegante. Además,te acompañaremos hasta el castillo. Sólo escribe a Caleb preguntando y ya está. No creo que se niegue.
Accedí y Hayley escribió por mí.
Le agradezco mucho la invitación,señor Sterling. Iré encantada. Puesto que mi incursión en esta vida es muy reciente,no entiendo el sistema mágico y le ruego que me disculpe si cometo algún fallo. ¿La academia de Ellysberon es la que está en Inglaterra,verdad señor? ¿Y exactamente pruebas para qué? También hay una cosa que quería pedirle. Sé que es un atrevimiento por mi parte pero...¿Podrían ir varios componentes de mi Círculo a acompañarme en vuestra residencia?
Me disculpo de nuevo por mi ignorancia. Un amistoso saludo,
Danielle Rosemarie Drake Kensington.
-Está bastante bien la carta.-La alabé.
-Sí,bueno. Se llama elegancia. Expletus,Regālis Castillum,-Dijo ella. La carta se desvaneció como por arte de magia. Me corrijo:Se desvaneció gracias a la magia.
-Yo creo que deberíamos echar a suerte quién la acompañará.-Propuso Zane.
-Sí. Zane,please.-No entendí que quería decir Hayley con eso. Zane hizo aparecer una pequeña llama de color verde.
-Bien. Quieres hacer trampas.-Replicó sarcásticamente Dane.
-No. Si nunca has salido tú,será por algo. Incluso tu propio elemento lo corrobora.-Rió Jenna.
-Eh,atención.-Pidió Zane. Él colocó la llama sobre una pequeña copa dorada. Vertió vino y el cáliz fue pasando de mano en mano. Todo el mundo contuvo el aliento.
-Uno...dos...-Contó Zane. Todo el mundo pareció abrasarse con el vino y lo escupieron. El vino se esfumo en el aire. Aún parecía estar ahogándose...excepto tres personas,que guardaban serenidad. Iris,Daniel y Taylor.
-Bien. Iris,Dane y Taylor;la acompañaréis.-Dijo Zane.
-¿¡Qué!?¡Se supone que soy yo la que tiene que elegir y él-Dije señalando a Dane- no va a ir de ninguna manera!
-Danielle. Esto se lleva haciendo desde hace mucho tiempo. Incluso algunas reinas se han elegido así. La reina Briana fue elegida así de entre sus hermanas. Y ella es la madre de Caleb Sterling, por si no lo sabes. Mi hermano te va a acompañar, te guste o no. Ha sido la copa decisoria la que ha elegido. Y nunca ha fallado. Siempre elige a los más indicados en cada situación.
Suspiré y crucé los brazos,resignada. En ese momento,una pequeña águila cruzó la sala,soltó algo y se quedó en el alféizar,con porte orgulloso. Desenrollé el pergamino.
-Bien.-Ironicé.-Esto se va pareciendo más a Harry Potter. La semana que viene me cambiaré el apellido a Granger.






En el Ferrari se podía palpar la tensión. Iris conducía,y,por desgracia,Dane estaba a mi lado.
-Mmm...¿Pongo música?-Preguntó Taylor.
Taylor y yo al final habíamos quedado como amigos, buenos amigos. No había suficiente pasión entre los dos para que funcionase.
-No
-Sí.
Dane y yo lo dijimos a la vez.
-Es mi coche así que...sí. Ponla.-Le ordené. Al instante,Moments empezó a sonar.
-Cambia la canción.-Volví a pedir. Por suerte,sonó Till I forget about you de Big Time Rush.
-Vaya. Buena música.-Replicó sarcástico Dane.
-O te callas...o te tiro por la ventana. Créeme,tengo ganas de hacerlo.
-No creo que pensaras eso cuando me besaste fuera.-Contrarrestó. Todo se paró. Abrí los ojos.
-¡El que me besastes fuistes tú!¡Si no,no me habría entregado a Taylor esa misma noche!-Le grité.
Finalmente,él enmudeció;y pude ver que Taylor sonreía. Le devolví la sonrisa.
-Y eso lo puedo corroborar yo.-Finalizó con una gran sonrisa Taylor.
-No quiero oír nada más de vuestra vida sexual. Soy capaz de mataros a los dos.-Agregó Dane.
Enrojecí ante la palabra sexual.
Fingí estar muy interesada en el paisaje de Inglaterra. El verde me recordó a la capa que me había mostrado Jenna de su primo, el hermano de Dane.
Era verde árbol,con los filos dorados. No se abrochaba,simplemente se ataba o metías las manos por las mangas,depende de la época del año. Por supuesto,yo no estaba invitada a asistir a ninguna academia pero me habían dicho que era obligatorio llevarlas.
-Bien. Llegamos.-Anunció Iris.
Era hermoso. Había un gran bosque,y,al final de este,se divisaban torreones. Iris tendió las capas. Los chicos llevaban las mangas,mientras que nosotras vestíamos dos vestidos de color violeta para ella y blanco para mí; y una capa negra con los filos dorados. Iris llevaba su pelo recogido en una hermosa coleta,con un lazo dorado apagado. Yo,en cambio,llevaba mi pelo suelto,con dos trenzas haciendo la función de diadema. No me puse ninguna capa. Una capa con un trench blanco beis no pegaba.
En el claro había un lago enorme,y,en el centro,se posaba el castillo. Era imponente,de piedras grisáceas,con varios torreones y muy alto. Me fijé en que,arriba del todo, había un chico mirando el paisaje. En cuanto él miró abajo,aparté la vista.

Entramos en el castillo,guiados por una chica rubia que llevaba ropajes similares a una armadura,pero algo más femeninos y más ligeros. Su pelo estaba recogido en una trenza muy bien entretejida,que se hacía cada vez más fina,hasta que finalizaba en la cintura. Sus rasgos eran bonitos-Unos ojos almendrados,labios finos y nariz respingona. -pero no los potenciaba y su cara era de completa serenidad. No hablaba,ni sonreía,ni parecía enfada...Lo único a lo que se podía asemejar era a una estatua impasible.
Nos condujo hasta una sala.
Una vez que habló con el guardia en lo que supuse que era latín,abrieron las puertas. Una impresionante sala en forma de óvalo se extendía ante nuestros ojos. El suelo era de mármol calcáreo,pero tenía una belleza imposible. Había pequeños círculos de azabache negro,uniendo varios rombos entre sí. Había columnas en la sala también.
Las paredes tenían un tono blanco y dorado y había una inscripción en una de las paredes:
Semper Invictus.
El techo estaba abovedado y había una lámpara de araña muy hermosa con miles de velas, que hacían parecer a las trece estatuas allí situadas aún más hermosas. Al final de la bella sala,había un pequeño levantamiento. Los cinco escalones que había que subir hasta el estrado,tenían cinco estrellas incrustadas de diferentes materiales:Cristal,Zafiro,Esmeralda,Rubí y Ámbar. Adiviné al instante que simbolizaban los 5 elementos:Aire,Agua,Tierra,Fuego y Luz respectivamente.
Y, encima de ese pequeño desnivel, había dos tronos grandes y cuatro más pequeños. Sobre ellos estaban sentados un hombre de aspecto joven, de pelo largo rubio y vestido de blanco. Llevaba una corona de oro con los cinco minerales y,en el centro,llevaba una gran amatista. La reina,por su parte,llevaba un traje largo y suelto,de color azul y dorado,y una tiara. Parecía bastante joven,sobre todo por los bucles negros que enmarcaban su rostro. Era mona,pero no era bellísima.
Tres de los cuatro sillones estaban ocupados. Cada uno llevaba una piedra. Había una chica que estaba leyendo un libro. Era muy bonita,de ojos azules y pelo moreno ondulado,recogido en una coleta alta. Llevaba un jersey de color rojo con un escudo en el que figuraba un águila y una falda a cuadros. En los pies llevaba unas bailarinas negras y unos calcetines rojo carmesí largos. Lo que destacaba era que llevaba una túnica negra con filos rojizos,en la que figuraba el mismo escudo,pero resaltado en dorado. Y digo túnica,porque tenía las mangas también. Esa debía de ser Scarlet. Luego había otro chico de pelo dorado con flequillo,con el mismo uniforme, que poseía una tablet y parecía estar pasándoselo bomba. James,supuse. También estaba el mayor de los Sterling, Perseus, que estaba leyendo un grueso libro.
Este simplemente llevaba una camisa blanca,unos pantalones oscuros,unas deportivas negras,una capa negra con los bordes azules y rubíes y un suéter sin mangas de color verde oscuro con un escudo en el que figuraba un grifo,un cáliz y un árbol. Y abajo,como en un pergamino ponía una inscripción en latín. Semper Invictus.
También había una niña morena de pelo con bucles y ojos azules hielo. Ella sonreía abiertamente hacia Iris.
-Bienvenidos,amigos míos.-Dijo por fin Caleb levantándose.-Llevo deseando conoceros desde hace milenios. Usted debe de ser sin duda la señorita Drake. Un placer,Danielle.
-Lo mismo puedo decir,señor.-Le respondí amablemente.
-Oh,y bien educada. Tal y como tu abuela. Hermosa y con buenos modales. Un buen modelo de una de las familias más importantes para esta Orden. Una pena que Fleur nos tuviese que dejar de ese modo. ¡Un cazador de sombras,nada más y nada menos!
No entendí la mitad de las palabras que había dicho,pero hice ver que sí.
-No estás entendiendo nada,¿verdad,pequeña?-Me preguntó la reina.
-La verdad es que no,su majestad.-Me sinceré. Vaya,así que esta era mi yo educada. Encantada de conocerte, versión educada de Danielle.
-Oh,por favor. Llamadme Claudine.-Me respondió ella.-Caleb siempre preocupado por familias de la alta sociedad. Aunque una pena lo de Fleur,sí. Una trágica historia.
-¿Puedo preguntar que demonios pasa?-Protestó Dane. Iris,Taylor y yo lo miramos alucinado. Le fulminé con la mirada,al igual que los otros dos.
-Oh,y tú debes de ser el joven Daniel Garrett. Siempre tan temperamental como su padre. Aunque cuando Ghoul me lo contó, esperé que tu familia te hubiese enseñado modales. Veo que no.
Él resopló.
-Usted debe de ser la señorita Hale. La menor,si no me equivoco. Igual de callada y serena que su hermana. Fue un lujo tenerla en el primer curso de la escuela Greenfleur. Era tan intelectual...Al igual que usted,me imagino. Me han llegado noticias de que va a contraer matrimonio con el mayor de los Kensington.
-Exactamente,señor.-Le respondió ella.
-Oh,y usted es...
-Taylor Halle,señor.-Le respondió él. Al oír Taylor Halle,Scarlet pegó un brinco de su asiento. Sus ojos parecían llenarse de felicidad por momentos. No había amor entre ellos, pero Scarlet parecía como una de esas chicas a las que le gusta tener alguien para presumir.
-Sin duda un ejemplo a seguir. Me alegro de que llegue tan puntual. Los buenos caballeros todavía existen.
Él se sonrojó.
En ese momento,las puertas se volvieron a abrir. Un chaval joven, de pelo castaño claro y ojos azules entró en la sala. Llevaba una capa con el mismo escudo y diseño que el de Perseus,sólo que esta era una capa. Por lo demás, iba vestido con un jersey de color amarillo,con una camisa blanca y corbata negra,por dentro del jersey; unos pantalones negros y unas Converse negras. Parecía enfadado. Sin embargo,su rostro angelical estaba en calma.
Mi corazón se lleno de cosquillas, y empezó a acelerarse. Extrañamente me sonrojé. ¿Qué era esto? ¿Amor a primera vista?
-James...¿dónde está mi espada?-Le preguntó al chico.
-La tiene Scarlet.-Le respondió este
-Fui con Eleazar a entrenar. Él mismo lo puede asegurar-Se excusó ella. Su voz era melodiosa y suave. Y la expresión de alucinación total de Taylor lo demostraba. Pero,en cambio,a Dane parecía no afectarle.
-Exacto,señor. Le puedo afirmar que la señorita Sterling estuvo ayer antes de caer el alba conmigo en el campo con Excalibur.
-¿Pero tú no tienes a Stollyum?-Volvió a preguntar el muchacho.
-¡Pero Excalibur es mejor!¡Mi espada parece más bien una daga!-Volvió a protestar.
-Vale. Está bien. Pero no quiero que me la cojas sin más. Al menos,pídeme permiso.-Se rindió.
-Te lo prometo.-Prometió Scarlet con una sonrisa. Entonces el chico se volvió y nos vio. Pareció reconocer a alguien.
-Oh,disculpen nuestra pequeña discusión.-Dijo él con voz cortés. Se acercó a nosotros.
-No pasa nada.-Dijo Iris.
-Sí que pasa. La realeza no es tan perfecta y armoniosa como todos piensan. Resulta que se pelean hasta por unas espadas inútiles.-Protestó Dane. Ahora mismo podría pegarle un guantazo delante de ellos. Sin embargo,Iris pareció tener la misma idea que yo y le pisó el pie.
-Daniel...Garrett.-Dijo él con algo de escepticismo.
-Oh,si el presumido se acuerda de mí. ¿Debo pensar que es un honor que me recuerdes,como esa guardia tuya tan servil?
-No hace falta.-Le cortó él.-Oh,la señorita Drake. Es un placer. He estado esperando día y noche a poder conocerla en persona. Me han dicho que es una dama encantadora, además de bella.
Enrojecí.
-El placer es mío.-Él se arrodilló y me besó la mano,como buen caballero. Sonreí, y noté mis mejillas encendidas.
-Su belleza me deja anonadado. Es usted más hermosa de como me la han descrito. Y sus modales están a la altura de su sangre real. Una verdadera dama. Casi imposible encontrarlas hoy en día. Pero es el ejemplo de que todavía existen damas de verdad.-Sus palabras sonaban aterciopeladas y mi corazón parecía haber enloquecido. El rubor tiñó de nuevo mis mejillas y tuve la tentación de sumergirme en sus bellos ojos.
-Parece mentira que me esté alabando a mí y no considere su propia belleza. Sé que puede parecer un tanto atrevido,pero sus ojos son los más bonitos que he visto nunca.
Y era verdad. Eran tan hermosos, que por poco no me pierdo en ellos. Dane tosió.
-Tutéame,por favor. Y,si me permite,sus ojos también son hermosos.
-Sí,Dany. Le ha llevado un siglo buscar por internet su discurso¿Sabes?-Interrumpió Dane.
Alexandre tosió y añadió:
-Supongo que no habrán visto las habitaciones. Les enseñaré sus habitaciones.
Scarlet se levantó y me cogió de la mano.
-La vuestra la he elegido yo,y quiero ser la que te la muestre.
-Bien,pues.-Le contesté.
Ella cogió mi mano y añadió:
-Tienes unas uñas muy bien cuidadas.
-Gracias.
-Serena,¿podrías venir luego a mi habitación?-Le preguntó a la muchacha rubia.
-Por supuesto,señorita Scarlet.-Le respondió ella.
Dane pareció tensarse al oír Serena. Yo también la reconocí.
La joven parecía no tener poco más de 20 años,y,si no me equivocaba,tendría que tener 25,puesto que su madre falleció con él teniendo 9 y Serena teniendo 17. Serena era la poca familia directa que le quedaba con tantos hermanastros.
Scarlet abrió las puertas y fue guiándome a través de largos y bellos pasillos. Llegamos a una zona especialmente acogedora y ella me hizo entrar en una habitación.
Era increíble. Había una cama grande con dosel de seda en el centro. Había una alfombra rectangular muy bonita en tonos rojos y dorados. Una cómoda de madera de nogal con tiradores de ónice negro estaba pegada a la pared,y un poco más allá,un tocador blanco. Un armario de madera también estaba allí. Y una pequeña mesilla de noche con una lámpara en forma de vela. Y la lámpara del techo era muy bonita.
-He comprado ropa de tu talla.
-No deberías haberlo hecho.
-Sí. Necesitaba una distracción. La vida aquí,a veces es aburrida cuando vienen visitas oficiales y todo eso. Y también necesitaba a alguien como tú de amiga. Mis amigas sólo se acercan a mí porque soy de la realeza y los chicos igual. Y mis hermanos...bueno. Percy no se preocupa de casi nada más que de los deportes,la escuela y la coronación. Alexandre es buen chico,pero suele estar casi siempre o entrenando con la espada,o escribiendo,o pintando,o montando a caballo o meditando. James no deja de jugar con sus cachivaches. Siempre está inventando algún trasto o si no,viendo la televisión. Stella todavía está preocupada por sus Barbies y sus Draculauras y Clawdeenes. Y padre y madre siempre están o viajando o ocupados. Los guardias son demasiados aburridos. Eleazar es el único que parece dispuesto a ayudarme a divertirme. Esta vida tiene ventajas e inconvenientes. Y este es el mayor.
-Bueno. Me alegro ser de ayuda.-Le respondí.
-¿Te puedo pedir un favor?-Me preguntó ella.
-¿Tú a mí?-Reí.-Adelante,alteza.
-Idiota. ¿Podrías venir conmigo a la academia? Te prometo que le pediré permiso a mi padre y que mis amigas se comportarán bien contigo. ¿Qué elemento eres?
-Ammm...Luz.
-¡Eso es genial!Yo soy fuego y mi hermano es aire. Perseus es Luz;Stella,agua y James,tierra.
-Vaya,cada hermano tiene un elemento.-Observé.
-Sí. Exactamente. Y el único que nos puede ayudar a todos es Perseus. Por desgracia,es muy extraño porque,como él dice:Tengo cosas mejores que hacer que ayudar a unos críos que no comprenden la importancia de mi deber.
Es patético.
-Sí. Sé lo que es eso.-Suspiré.
-Oye...¿Es...verdad que el chico que te acompañaba era Dane Garrett?-Me preguntó deliberadamente
-Sí...¿Por qué?
-Oh,por nada. Pero creo que juntarlos a él y a Alexandre en una misma habitación no sería buena idea. ¡Y Taylor es tan guapo como me lo imaginaba! ¡Casi parece el hijo de una alee!
-¿De una qué?
-Una alee. Es una criatura feérica de una belleza imposible. Lo malo es que una alee es capaz de convertirse en el objeto de tus pesadillas,y por eso antiguamente se las mataba. Mi prima Erina es bisnieta de una alee y por eso es tan bella. Aunque por suerte,no se puede convertir en el objeto de mis miedos. Y ella es tan vanidosa cuando se regodea de su belleza...pero...a ti se te podría confundir con una directamente. Eres tan bella...
-Eh,no es para tanto.-Me defendí.
-Sí que lo es. Fui yo quien te descubrió buscando entre los archivos. Y Alec te vio también. No sé,pero creo que está enamorado de ti un poco demasiado. Dice que eres la única chica con unos ojos tan limpios y puros. Aunque en cuanto James se lo contó a padre,dio su visto bueno. Al parecer,tienes vía libre.
-Bueno,y tu con Taylor...?-Mi afirmativa se acabó convirtiendo en una pregunta. Parecía que la pasión entre nosotros dos se había esfumado.
-No creo. Teniéndote a ti al lado. He leído mucho sobre ti,¿sabes? Había poca información pero en los registros arcánicos de la biblioteca decía que al parecer el pequeño Halle estaba enamorado de una de las mellizas Kensington. Y...he visto como te mira. Parece como si un pintor viese el cielo por primera vez. Está completamente enamorado.
-No te rindas,camarada.-Le dije yo.-Eres una princesa. Y se supone que estas hacen trampa.
-Has visto demasiadas películas.-Me dijo riendo. Ella parecía extremadamente feliz en ese momento. Me sacudí el pelo.
-¿No molesta un poco la túnica?-Le pregunté.
-Algo. Pero la prefiero a la capa. A veces me tira del cuello. Y no hablemos del gorro.-Reconoció.
Ella salió de la habitación.
-¿No vienes?-Me preguntó sacudiendo la cabeza. Me encogí de hombros sonriendo y la seguí.
Dimos un montón de vueltas y subiendo una escalera,me avisó:
-No pises ese escalón. Es dónde guarda James las bromas para Perseus. Yo que tú no investigaría siquiera.
-No pensaba hacerlo.-Defendí.
Recorrimos varios pasillos encantadores,dando la impresión de que había retrocedido varios siglos. Ella entró en una de las habitaciones. Era su habitación. Imponente y lujosa.
Ella se quitó la túnica y encendió su mp4.
-Ni se te ocurra decirle a mi padre que lo tengo. Si se llega a enterar...
-No lo iba a hacer.
-Nunca pensé que lo fueras a hacer, sólo era por precaución. Es que no soporta que esté escuchando música todo el rato. Piensa que debería aprender a tocar el piano.-Admitió ella.
Abrió el armario y guardó su túnica.
Ella cogió un vestido largo,parecido a los del Renacimiento,y se lo puso. Ella se colocó esta vez una capa dorada.
-Coge este vestido.-Me indicó ella. Era un vestido en tonos azules y dorados,muy bonito.
-¡Póntelo!-Me instó. Me desnudé y me puse el vestido.
En realidad,era más cómodo de lo que pensaba. Las mangas cortas lo corroboraban. Ella anudó una capa verde oscura de terciopelo con un símbolo. Era un dragón con las alas extendidas y una estrella de doce puntas,con un círculo en medio de esta. Era nuestro símbolo.
-Me la dio Perseus cuando estaba en primer curso Elemental estudiando a las trece familias poderosas. Supongo que te pertenece. Originariamente las capas tenían otro color,pero creo que el verde es el más bonito hasta ahora.
-Gracias.
-¿Me dejas peinarte?-Me preguntó.
-Por supuesto.
Ella me sentó en su tocador y manoseó mi pelo. Al mirarme en el espejo,vi mi pelo suelto,excepto por dos finas trenzas agarradas con dos horquillas.
-¿Qué talla tienes? De zapatos,digo-Se excusó
-Un 36.-Le respondí. Ella me tendió unos zapatos azules oscuros de cuero con un lacito. Tenía tiras para atárselos al tobillo.
-Me los regaló Eleazar por mi cumpleaños,pero no he sido capaz todavía de decirle que me quedaban pequeños.
-Te los devolveré intactos.-Le prometí.
-No hace falta. Quédatelos.
-Gracias. De verdad.
-No. No tienes por qué dármelas. Sólo estando aquí ya me lo estás pagando.
-¿No quieres investigar el castillo?-Me preguntó.
-¿No me castigará tu padre?-Le pregunté ingenua
-No se atreverá.
-Nos vemos,entonces.
-Sí.
Salí de la habitación y vagué por los largos pasillos. Encontré varios rincones interesantes,como una sala llena de pinturas o la biblioteca,que eran paredes llenas de libros. Estaba dispuesta a subir a uno de los torreones cuando vi que estaba cerrado. Con una cancela. Fui a volverme,cuando noté que el candado estaba abierto.
Por suerte,la cancela estaba engrasada y no chirriaba. Subí las escaleras estrechas en forma de espiral,oscura excepto por una luz que entraba desde arriba. Llegué a un lugar sin decoración ninguna,excepto el suelo rojo y algunos árboles que había allí. Vi a un chico luchar contra alguien.
Eran Alexandre y Serena. Ambos luchaban espada con espada. Los dos se movían con ligereza, Serena teniendo cuidado de no herir a Alexandre. Sin embargo,los movimientos que ejecutaba el príncipe era algo insólito:Se movía con gracia y ligereza, pero no dejaba de ser peligroso.
La espada parecía aire en sus manos. Parecía un auténtico guerrero. Su capa estaba tirada en el suelo,en un rincón.
Los vi alucinada. Él hizo un último movimiento y tumbó a Serena,y un instante después,la espada estaba posada sobre su pecho. Él le tendió la mano a Serena y esta se levantó. Ambos se inclinaron. Entonces Alexandre se fijó en que yo estaba allí. Hice ademán de irme,pero me detuvo.
-No te vayas. Por favor.
-Si me disculpan,me retiro. Príncipe Alexandre. Señorita Drake.
Ella se marchó y yo apoyé mi codo en el saliente que había. Estaba demasiado impresionada como para hablar. Miré hacia el paisaje que se extendía ante mis ojos. Era hermoso. El bosque se extendía debajo y las aguas del lago reflejaban el precioso paisaje,aunque no hiciese sol. Se observaba una inmensa altura entre el suelo y la parte alta del castillo,y cuidé de no fiarme mucho.
-¿Es hermoso,verdad?-Me preguntó
-Lo es. Sí que lo es.
-Suelo venir aquí cuando tengo que pensar o cuando me irrito. Es mi escape,aparte del bosque.
-¿Has ido al bosque?-Inquirí.-Parece tan frondoso...
-No lo es si lo miras desde dentro. Sólo hay que tener cuidado con algunas criaturas feéricas,como las hadas. Pueden ser muy traicioneras a veces. Lo mejor son las lechuzas o las águilas. Conozco a dos o tres,gracias a Berliquè.
-¿Tienes un águila?
-Sí. Es pequeña,por supuesto. Me sirve para enviar mensajes a mis amigos en vacaciones o algo así. Es mi más fiel compañero.
-Seguro.-Sonreí.
-¿Nunca has tenido ningún ave?-Preguntó incrédulo.
-No. Mi madre nunca me ha dejado tener animales.
-Ven.-Me dijo.-Acompáñame.
Cuando Alexandre tocó mi mano, casi me desmayo. Era tan cálida, y además, nuestras energías se conectaban de modo irremediable.
Él salió escaleras abajo y yo lo seguí. Recorrimos infinidad de pasillos,hasta llegar al portón.
-¿Adónde vamos?-Le pregunté.
-Ya lo verás.-Me dijo él.
Mi pelo me azotó en la cara al salir.
-¿Vas a alguna academia?-Interrogué.
-Sí. A Ellysberon. Me encanta el color negro y rojo de sus capas.
-Eres muy bueno con la espada.
-Tengo que serlo. En las academias se celebran concursos entre los de quinto y último curso. Tienes que manejar la espada muy bien. También es verdad que mi padre prefiere que juegue al gwelloff.
-¿Al qué?-Pregunté. Él rió. Y su risa era tan bonita y melódica...
-Al gwelloff. Es un juego que consiste en meter tres bolas pequeñas distintas en una canasta. La gwell es la más importante. Da 400 puntos al equipo que la consiga,pero es difícil verla,porque adopta el color del sitio en el que se encuentra;como una especie de pelota-camaleón,además de que no se deja atrapar fácilmente. Cuando se deja ver,tiene un color,depende del elemento que e tenga que utilizar para atraparla. Y a veces,cuando no utiliza el aire,tiene unas alas de color grisáceo.
También está la fell,que es la que hay que meter en un agujero que cambia constantemente de lugar:De eso se encargan las personas que juegan de marcadores;y también está la offle,que es la que engaña y hace perder 190 puntos al equipo que la confunda con la gwell,porque resulta que,de vez en cuando,la gwell se deja ver, y es entonces ahí donde interviene la offle,apareciendo junto a esta para confundir a los jugadores. Adopta el mismo color. Simplemente que la offle tiene algo característico que permite poder diferenciarla:Tiene alas negras. Y a veces también los ataca con distintos hechizos. Es bastante interesante,pero es muy tedioso,al menos para mí.
-Debes de ser bueno jugando.-Le dije
-Algo- Respondió él. El bosque era en verdad poco frondoso desde dentro. Y vi una caseta de madera a pocos metros.
-Ya hemos llegado.-Él tocó el pomo,y la puerta se abrió sola.
-Siento llegar tan tarde,Berliquè. He estado ocupado.-El águila voló sobre su cabeza y le dio un picotazo amistoso.-¿Dónde está Legerus?.
Un águila de color blanco y dorado vino volando. Supuse que era Legerus.
-Danielle,esta es Legerus.-Ella me dio un pequeño picotazo en el hombro y parecía estar complacida conmigo.
-No le cambies el nombre.-Me dijo.
-¿Qué?-Le pregunté-¡Si no es mía!
-De ahora en adelante,sí. Dijiste que no tenías ninguna,y toda hechicera que se precie debe tenerla.
-¿En serio?-Le pregunté.-¡Gracias!
Tuve el impulso de abrazarlo,y lo seguí. Al principio,Alexandre parecía sorprendido;luego posó sus brazos alrededor de mi espalda.
-Me alegro de que te guste.
-¿Bromeas?¡Es perfecta!
Salimos de la cabaña.



En los cinco días siguientes,nos dedicamos a pasear por los alrededores y a aprender el uno del otro. Alexandre era realmente alucinante, muy simpático, amable y caballeroso, además de atento y divertido. Cada día que pasaba, más segura estaba de que me gustaba.
En cada paseo, Berliquè y Legerus nos seguían de cerca.
Estábamos a la entrada del castillo,cuando paramos. El cielo ahora estaba cubierto por un manto de estrellas.
-¿Quieres ver algo?-Me preguntó.
-Claro.
Él me cogió de la mano y rodeamos el castillo. Detrás de este,había una inmensa pradera llena de flores violetas,amarillas,azules y rojas; y también un lago que chocaba de bruces con el muro de atrás. Él se tumbó en la hierba y yo lo imité.
-Cuando era pequeño,solía escaparme del castillo y enseñarle a James las estrellas. Por desgracia,a él no le gustaban las estrellas. Pero a mí me apasionaban. Madre decía que cada estrella tenía una historia hermosa. Por desgracia,tampoco ella quiere tumbarse a mi lado de nuevo y contármelas. Pero yo me aprendí las historias de memoria.
-Desearía escucharlas-Le dije.
-¿En serio?-Me preguntó.
-Completamente.
-Bien...¿Ves aquella estrella?-Alexandre señaló una estrella que brillaba.-Es la pluma mayor de la constelación del cisne. Cuenta la historia de que una joven muchacha que vivía con su padre y su hermana,vio un día un unicornio,al que decidió perseguir.
»El unicornio la llevó hasta el bosque prohibido,donde se encontró con un poderoso hechicero que la convirtió en un cisne,y juraba que sólo podía ser de nuevo la joven que era por la noche. Los demás animales,jóvenes y niños,sufrían la misma maldición. La reina de las hadas tampoco podía hacer nada,puesto que el hechicero malvado era su hermano,y le había arrebatado sus poderes. Cierto día,mientras la joven volaba bajo la apariencia de un cisne,vio una flecha y el joven que la disparaba. Voló y voló,hasta que llegó el anochecer,y volvió a convertirse en una bella muchacha. El joven,que en realidad era el príncipe del pueblo,se quedó prendado de ella. Pero la hija del hechicero también estaba enamorada de él.
Cierto día,el príncipe organizó un baile para elegir esposa,y decidió invitar a la chica. Pero,por desgracia,el hechicero encerró a la joven en una jaula y dio a su hija la apariencia de la chica. Los dos acudieron al baile. La joven pudo liberarse,y aunque el baile ya estuviese casi finalizado,la chica voló y voló,hasta llegar al castillo. El príncipe,creyendo que era la muchacha de la que estaba enamorado,le dijo a la horrible hija del hechicero que la amaba. Entonces el hechizo se deshizo y el joven contempló horrorizado a quien le había declarado su amor. Escapó del castillo y entonces vio a la muchacha,tirada en el suelo. Esa escena le había causado tanto dolor,que se había desvanecido. El príncipe luchó contra el hechicero,y cuando este fue a matar a la chica, no pudo. El príncipe estaba allí, espada en mano, junto la chica. El hechicero acabó derrotado por el verdadero amor. La joven y el príncipe se casaron esa misma noche,en los jardines de palacio. Y el chico le dijo:Quiero regalarte algo que nunca he regalado a nadie. Y le regaló una estrella,que desde entonces se convirtió en la pluma mayor. Y cuando la pareja murió,ambos se refugiaron en la constelación,juntos para siempre»
-Guau.-Murmuré al cabo de un rato.-Es preciosa la historia.
-Gracias por haberla escuchado.-Me dijo él mientras miraba al cielo.
-Gracias a ti por habérmela contado. Habría sido un desperdicio no haberla relatado.
Ambos nos levantamos y nos acercamos a la orilla del lago. La belleza de la noche realzaba los rasgos perfectos de Alexandre,haciéndolo aún más bello de lo que ya era. Y tenía miedo de que pudiese escuchar los latidos de mi corazón, porque parecían haber enloquecido cuando él me cogió la mano. Y sabía lo que había pasado:Me había enamorado,otra vez. Pero no era como con Taylor. Era...como si volviese a renacer,como si cada palabra que el dijese fuese música,como si sus encantos fuesen aún más encantadores,como si sus ojos guardasen todo el Universo en su interior. Como si sus palabras tuviesen un hechizo. Como si su rostro fuese luz...Como cuando conocí a Dane. Pero yo no amaba a Dane. No se podía estar enamorada de dos personas a la vez...¿o sí?
-Es perfecta la noche-Comenté.
-Sí. Y si me permites, te hace aún más bella. Y no sólo me has demostrado que eres bella por fuera, sino también por dentro.
-Ojalá fuese verdad. He sido la chica mala también.-Le confesé.
-No eres la única, por desgracia.
-No. Tú no has podido ser nunca el chico malo. Tú...eres perfecto. Eres atento, caballeroso, amable, divertido...Eres la perfección en todo su esplendor.
Ambos callamos. ¿Para qué habré dicho nada?
-¿Puedo hacer algo?-Le pregunté al cabo de un rato.
-Adelante.
Y lo besé. Fui cuando descubrí que de verdad lo amaba. El beso no era un beso como los que habíamos compartido Taylor y yo. Sí,él era un chico y un amigo maravilloso y todo eso...pero no eran igual.
Este era dulce, apasionado y hacía temblar cada parte de mi cuerpo. Y lo que más me alegraba era que él no había roto el beso,sino que lo continuaba. Mi corazón se aceleró y deseaba estar por siempre en aquella felicidad infinita. Lo que yo no sabía es que en aquel momento acababa de romper un corazón por la mitad.




Ya he puesto bastantes capítulos, ahora qiero qe os planteeis lo que pasará entre Danielle, Dane y Alexandre, si Scarlet puede verdaderamente ser un lobo con piel de cordero y si Alexandre es tan bueno como pensamos. Espero vuestras respuestas, porque de vuestra opinión depende esta historia y este sueño, y sus vidas claro.




No hay comentarios:

Publicar un comentario