Bienvenidos al blog de la Saga Poder Peligroso

Es un honor para mí que usted ahora mismo esté leyendo esto.
Si le gusta o le interesa, pásele la dirección del blog a sus contactos. Se lo agradezco.
Espero que le guste y que lo siga.
Si desea ponerse en contacto conmigo, el tuenti del blog es Danielle Amber Sterling Halle y el gmail es aurynerforevermedianoche@gmail.com
Disfrute de la lectura¡¡

domingo, 29 de julio de 2012

39 y40


Episodio 57:Dolor. Dane Garrett.
El agua del lago estaba templada y limpia,justo como yo esperaba. La noche era maravillosa,teniendo en cuenta que estábamos en invierno,y hacía 25 º. Escuché a alguien hablar sobre las estrellas. Me moví silenciosamente por el agua y vislumbré a dos personas tiradas sobre la hierba,y una de ellas iba vestida como una princesa.
Supuse que eran Scarlet y Taylor,puesto que el chico moreno parecía algo más mayor,e iba vestido con una camisa blanca y un jersey negro,ambas mangas remangadas.
No le di importancia. Es más,un rival menos para mí. Salí del lago silenciosamente minutos después. Me sequé y me escondí tras un árbol mientras la pareja se acercaba a la orilla del lago para dejarles algo de intimidad. Y entonces reconocí la voz perfectamente. Era el odioso príncipe Alexandre. Realmente lo odiaba.
Cuando yo tenía nueve años,mi hermano mayor,Christian,entró en la academia Slyther. Y allí conocí a Alexandre. Para él era su primer curso,y aún así,ya estaba rodeado de chicas. Yo le pedí al príncipe un autógrafo,pero no me lo dio. Me apartó como si yo fuese un leproso. Y eso hizo estallar toda mi furia,que inconscientemente fue a estallar un jarrón que había al lado suya,dejando en su espalda un cicatriz en forma de un grifo.
¿Con quién estaba Alexandre?¿Acaso engañaba a Danielle?, me preguntaba. No pude evitar curiosear, no sin antes vestirme. Miré a la pareja en el lago. Y justo cuando vi su belleza,reconocí su voz.
-¿Puedo hacer algo?-Le preguntó ella. Parecían estar en otra época,a pesar de que Alexandre sí iba vestido de forma normal.
-Adelante-Le contestó él.
Y ella lo besó. Mi cabeza tardó en asimilar lo que estaba ocurriendo. Ella le había pedido besarle. La parte cruel de mí deseó que el príncipe rompiera el beso;pero no fue así. Es más,este sujetó el bello rostro de la muchacha y continuó besándola. Y casi pude oír el chasquido que produjo mi corazón al romperse. Esta vez,las lágrimas se arremolinaron contra mi cara y sentí furia, ira....pero sobre todo,allí,en aquel hueco donde albergó alguna vez mi corazón, había dolor.
Pero mis pies parecían de plomo:no querían moverse, ni yo quería pronunciar palabra. Me recordó al beso entre Claire y yo, sólo que esta vez ocupaba yo el lugar de Danielle. Recogí la estúpida capa y anduve, lo que me recordó a que yo ahora mismo parecía estar en funcionamiento automático.
Entré en el castillo. La luz de las antorchas le daba a la noche un toque teatral. Corrí hasta el ala este,donde estaban nuestras habitaciones. Me crucé con Taylor.
-¿Estás bien?-Me preguntó. Me sorprendí de que su pregunta no fuese acompañada de sarcasmo o burla,si no de sinceridad.
-No.-Le respondí. Mi voz sonó fría y dolorosa.
-¿Quieres...quieres hablarlo?
-¿De verdad?-Le pregunté.
-Sí. Vamos a mi habitación.
Él me condujo hasta su habitación y me invitó a entrar. Me senté en el sofá.
-No debería contártelo. Me odiarás.-Le dije.
-¿Más de lo que ahora?-Bromeó con una risa nerviosa-Imposible.
Y le relaté lo sucedido. Sus ojos parecían distraídos,vagando por todos los lugares.
-Creo que los dos hemos perdido. No podemos hacer nada frente a la sangre azul. Nos degollarían.
-¿Estás diciendo que sólo se ha fijado en su estatus?-Le pregunté.
-No. Estoy diciendo que no podemos pegarle un puñetazo porque lo considerarían como intento de asesinato.-Me dijo él con una sonrisa.
-Sí. Que pena no poder partirle su real cara.
-Oye...amm...tu puedes hacer lo que quieras,pero yo no me voy a enfadar ni a mostrar triste o distante con ella. Si ahora es feliz,bueno...¿para qué estropeársela? La última vez que fue feliz...instantes después,ella perdió lo que más quería.-Reflexionó. Sí,y lo peor de todo es que tenía razón.
-Sí,tienes razón.
-Unidos frente al enemigo.-Bromeó él.
-Lo juro.-Contesté muy serio. Y me sentí cambiar. Era como si el chico que había habitado toda su vida en este cuerpo se esfumase,reemplazándose por una versión mejorada y más madura de este. Y ahora sólo tenía un objetivo poco definido:Vivir mi propia vida. Yo tomando decisiones,no ellas tomándome a mí. Y sabía que lo primero que yo buscaba era desahogarme.







El terreno era llano y verde,perfecto. Las gradas estaban llenas,pues todo el mundo quería ver luchar al famoso príncipe Alexandre Sterling. El combate entre un plebeyo y un príncipe. Enfrentándonos de cara a la muerte,posiblemente. A pesar de que yo era bueno,noté nerviosismo. Ahí delante iba a estar la chica a la que pertenecía mi corazón y que,por desgracia,estaba enamorada de mi contrincante.
-Recuerda:No te detengas a hacer muchas florituras,porque ya sabes que él las hará. Atácalo. Sé una promesa de la lucha. Y piensa que es una lucha a vida o muerte. No le des muy fuerte con la espada e intenta que él tampoco te asesine. Confío en ti. Eres el mejor.
-Taylor,sabemos quien va a ganar.
-Pesimista.-Se quejó él.
-Puede ser.
Notamos que el torneo estaba a punto de empezar.
-¡Eres el mejor esgrimidor del mundo!¡Recuérdalo!-Me gritó él mientras yo salía al terreno. Nos hallábamos en el campo de esgrima de palacio, casi como una especie de estadio. Los estudiantes de varias escuelas y diversos personajes de la Orden ocupaban allí su lugar.
En cuanto salió Alexandre,todo el mundo aplaudió y vitoreó. Iba con una especie de armadura,pero mucho más ligera y moderna. Yo igual. Pero su capa era roja y la mía,amarilla,símbolos de nuestras respectivas ramas. Entreví a mi primo Paul aplaudirme. Y a Cynthia,la hermana de mamá.
Nunca había pensado que podrían formar parte de esto.
También vi a Taylor y a Scarlet conversando y señalándonos, en la primera fila de asientos,reservada para los Sterling. Vi a Danielle,ataviada con un vestido verde y dorado característico del siglo XVIII, conversando con la reina.
Ellas dos se trataban como si fuesen amigas, aunque siempre existía el respeto. Ella lucía una capa morada de terciopelo con el escudo de su familia. También vi a Zane y a Allyssa allí arriba,dándose la mano. Zane vestía muy elegante-con jersey azul,camisa blanca y corbata-,y Allyssa era casi igual que todas las chicas allí presentes,con un vestido en tonos dorados y blancos,con un moño acompañado de mechones sueltos.
También vi a Eleanor, saludándome,con una capa azul clara,una falda azul de rayas rojas y negras ,una chaqueta azul ,camisa blanca,calcetines largos y zapatos negros. ¡Mi hermana había conseguido entrar en Hallyrmousse!
Iris también iba vestida tipo princesa,con un vestido púrpura y plateado.
Ambos tensamos las espadas y rozamos la punta contra el suelo. El silencio se hizo presente. Empezamos a dar vueltas,hasta que se cansó y movió la espada. Yo evité el golpe con mi espada,que al entrechocar,soltaron chispas.
El Aire con su mismo elemento no se llevaba muy bien.
Empezamos a atacarnos,entrechocando las espadas una y otra vez, esquivando y lanzando golpes. La espada de él estuvo a punto de rozarme en más de una ocasión, pero la evité y tire la espada sobre él, aunque solo le rocé el costado. Él era demasiado bueno. Alexandre tenía tiempo de hacer alguna que otra floritura, moverse con gracia y garbo y ganar ventaja.
Cada vez estaba más cansado.
Y él también.
He de decir a su favor que de vez en cuando me dejaba darle algún arañazo con el filo a propósito, porque él sabía que estaba más aventajado que yo.
Pasó un tiempo allí,cada vez yo más cansado. Las espadas seguían como antes,sin ningún ganador todavía,y ninguna herida salvo algún arañazo sangrante. Y entonces vi su espada.
Él lo hizo sin querer, pensando que yo lo iba a evitar, pero la espada se clavó en mi cintura. Caí al suelo. En realidad, estaba preparado para esto, no importaba el dolor. Escuché el grito ahogado de la multitud,y a Alexandre sacando la espada, arrodillado ante mí. Y parecía preocupado, a pesar de que había ganado. Se suponía que esto pasaba en los combates ¿no?
Vi una figura correr,con su capa ondeando al viento. Mi visión estaba desenfocada, pero podía ver que su expresión era horrorizada. La reconocí. Danielle.
-¡Dane!¿Estás bien?-Gritó ella desesperada.
-Lo-lo siento,no pretendía...-Se disculpó el príncipe.
-Alexandre,no ha sido culpa tuya,todo el mundo lo ha visto:La espada se ha ido por sí sola.
Ella se arrodilló. También había sangre en el suelo,y no sólo era la mía. Un chillido por parte de Danielle lo corroboró.
-¡Estás sangrando!
-Es sólo una pequeña herida-Le dijo quitándole importancia.
-No. Está abierta. Tu costado está sangrando.-Dijo seriamente ella. ¡Eh,chicos!¡El que se estaba desangrando vivo era yo!
-¡Hermano!¿Estás bien?-Gritó frenéticamente Zane.
-Llévalo a la enfermería.-Le respondió Scarlet.-Yo os acompaño. ¡Serena!¡Te necesito!
La mujer vino y me cogió. Ambos corrieron,llevándome en brazos.
Me notaba cada vez más débil,pero al menos yo lo había herido también. Una mujer rolliza apareció allí
-¡Oh!-Exclamó ella.-¡Depositadlo en aquella camilla! A ver...menuda herida. Ni siquiera ha dañado ningún órgano. Con un poco de germen de babosa bastará. Serena,querida. Cógemela del mueble.
¿Germen de babosa?
-Por supuesto,señora Fieldwork.-Respondió obedientemente ella.
-Jovencito,ocúpate de que no se duerma.
-¿Serena?-Me susurró Zane-¿De verdad?
-Sí. Ojalá hubiese podido matarla.-Me costaba mucho respirar. Y hablar era casi imposible.
-No. Ella sólo se encargaba de cumplir órdenes. Son otros los culpables.
Serena apareció en ese momento. Ella untó alguna especie de crema sobre mi costado que,poco a poco,dejó de doler.
-Debe descansar para recuperarse. Por cierto,bien jugado. No puedo creer que un chico sin experiencia en el campo de batalla como usted haya durado tanto. Mis felicitaciones.-Me dijo ella. Luego, bajando la voz,añadió:-Ojalá su madre hubiese estado aquí para verlo. Seguro que se enorgullecería. Mi pobre hermana.
Y,diciendo esto,se fue. ¿Hermana? ¿Serena había dicho hermana?¿Mi madre y Serena eran hermanas?¿Alice y Serena Knight? No. Rotundamente no. Ellas no eran hermanas. A lo mejor,ella lo había dicho en referencia a que habían pertenecido las dos por un tiempo a la Orden pero...no. Mi mente se negaba a creerlo. Cerré los ojos,dejándome llevar






Desperté poco después.
-No quería molestarte-Dijo una voz femenina.
-No lo has hecho. Nunca lo haces.
-Hablas por hablar.-Rió ella
-No. Lo digo en serio. No molestas.
-¿Qué tal va tu herida?-Me preguntó.
-De maravilla. Casi no duele.
-Me alegro. Sangrabas mucho ahí fuera.
-Y a ti parecía que te iba a dar un infarto por momentos.-Le respondí juguetonamente.
-La sangre no es precisamente algo que me deleite. Y parecía que habías muerto. Me mirabas como un tonto.
-Sí. El desangrarse tiene ese efecto-Bromeé.
-Alexandre me ha dicho que te pida disculpas en su nombre. Parece muy consternado. No lo hizo queriendo.
-Quería borrarme del mapa.-Le dije.
-¿Por qué diantres iba a querer hacerlo?-Preguntó.
-Porque sabe que puedo ser un rival muy fuerte.
-Sí. Sobre todo por la marca del grifo de su espalda.
Mi rostro se tornó sombrío. Así que ya la había visto. ¿No era demasiado pronto para...?
-Oh,vamos.-Exclamó interrumpiendo el hilo de mis pensamientos- No pienses mal. Simplemente hemos ido a tomar un baño en el lago. Apenas lo conozco.
-No había pensado eso.
-Ya,seguro.-Dijo irónica.
-¿Qué tal su herida?-Le pregunté,cambiando de tema.
-Bien. Entre Perseus,Taylor y yo se la curamos. ¿He dicho alguna vez que Perseus es un tío muy legal? Me enseñó dos o tres hechizos de defensa y ofensa,además de jugar al deporte ese raro,el gwelloff. Soy muy buena.
-Seguro que sí.-Le dije con una sonrisa.
-Tus hermanos se marcharon ayer por la tarde. No querían molestar.
-Espera...¿que día es hoy?
-16 de Febrero. Faltan todavía semanas para el baile. Caleb es muy amable. Es el mejor rey que existe. Es súper cariñoso,simpático,justo,amistoso,...Es casi como mi segundo padre. Claudine es muy amable y me trata como si fuera su hija favorita. Ella es realmente muy buena persona y muy buena soberana. Stella me ve como una amiga. El otro día estuvimos las dos jugando a tomar el té con el señor Grumbling...¡con té de verdad! James parece ser un buen chico,y muy inteligente. Incluso me ha enseñado uno de sus inventos. Aunque lo que más le apasiona es la lucha y montar a caballo. Es Alexandre quien le enseña. Y Alexandre dice que le caigo bien a todos. ¡Es casi un sueño! Pensaba que ellos iban a pensar que sólo me gusta por su estatus, pero realmente piensan que estoy enamorada de él. Y él...Alexandre es el mejor chico del Universo. Es amable, fiero, mortífero, bello, carismático, atento, justo, romántico,...He tenido mucha suerte. Es maravillosamente perfecto. Estoy tan enamorada que a veces pienso que alguien me va a pellizcar y me daré cuenta de la cruda realidad. Y encima, no es como otros chicos, que sólo van a lo que van;él no. Él es diferente.-Eh,Dany,pensé. Te olvidas de mí.-... Todo un caballero. Parece como si la perfección hubiese querido superarse y esa superación albergara en él. Y Scarlet...ella es maravillosa. Pensaba que sería frívola y superficial,pero no. Es como mi segunda hermana. Nos peinamos,nos contamos secretos,nos reímos. Incluso me ha pedido que la acompañe a la escuela. Por supuesto,está claro que no voy a poder,puesto que:Primero:No soy apta para ninguna de esas academias y Segundo:el rey Sterling seguramente no me dejaría. Y lo comprendo,yo en esa academia no pinto nada.
Ella parecía fascinada y enamorada. Estaba realmente entusiasmada.
-Realmente te fascinamos. Es un deleite que nos consideres como tu segunda familia y que hables tan bien de nosotros.-Danielle enrojeció-Y sobre Alexandre...a ninguno nos cabe duda. Hablas de él cómo si fueses un Da Vinci que contemplase un nuevo sol. Y mi hijo a encontrado a su princesa en ti. Eres una chica extremadamente amable con nosotros. Y,sobre la academia...bueno. Precisamente te estaba buscando. Cuando varios profesores de academias os vieron curar a mi hijo con magia,pensaron que tenías un talento maravilloso. Y he pensado que tal vez te gustaría cursar tus estudios allí.-Le dijo Caleb, haciendo acto de presencia allí.
-¿En serio?-Preguntó ella excitada.-Pero...mamá no me dejará. Están muy lejos de casa.
-Es que habíamos pensado en que te quedaras aquí. Por supuesto, podrías ir a visitar a tus familiares, como ellos a ti.
-No, sería una molestia.-Negó ella.
-¡Que diantres!¿Usted molestia?¡Pero si es la muchacha más encantadora que hemos tenido nunca!
-Gracias. De verdad
-No, gracias a ti. Nos has hecho muy feliz, Danielle.
-¿Puedo retirarme?-Preguntó ella tímidamente.
-Por supuesto.-Asintió él.-No me debes de pedir permiso.
-Hasta luego, Dane. Señor Sterling.-Ella se despidió y salió corriendo,sujetándose el vestido y con la capa ondeando, exultante de felicidad. Hacía meses que no la veía así de radiante.
-Bien. Así que veo que usted todavía no ha cambiado. No se conforma con insultarnos y burlarse,si no que además pretende hacerse la víctima. Y casi hundes contigo la reputación de mi hijo
-¿Qué?-Le pregunté fingiendo no entender nada.
-Creo que lo comprendes bastante bien-Si,de hecho así era. Él se levantó e hizo ademán de marcharse,pero se giró cuando abrió la puerta y me dijo:
-Y esa muchacha le pertenece a mi hijo. No te atreverás a quitársela o sufrirás las consecuencias.
El rey Sterling se marchó,dejándome solo en la habitación,con mis pensamientos dando un vertiginoso vuelco a mi maltrecho corazón. Y pensé:Bien,ya tengo a media familia real en mi contra.
Episodio 59:Realeza. Danielle.
Era tan increíble.
-Sí. Es una gran oportunidad.
-Lo sé.-Le respondí.
-¿Me llamarás a diario?-Me preguntó ella.
-Por supuesto. Ally,es increíble. ¡Voy a ir a una academia!¡Y con los mismísimos Sterling!¡Es impresionante!
-Es increíble. ¿Desde cuando te hace tanta ilusión ir al colegio?
-Estás celosa.-Me burlé.
-Sí. ¡Cómo para no estarlo! Vas a ir a una academia donde no tendrás que ocultarte y,además,tienes a un príncipe azul literalmente. Y no soy la única. Hayley está que se sube por las paredes.
-Eh,que tú tienes a Zane.
Scarlet entró en la habitación.
-Bueno,te dejo. Mándale recuerdos a Adrian.
-Lo haré. Te quiero.
-Yo a ti también.
Colgué el teléfono.
-No hacía falta que colgases por mí.-Me dijo ella.
-No. No pasa nada.
-Oye, no hace falta que te comportes como si estuvieras en deuda con nosotros. Simplemente hemos hecho lo que debíamos de hacer.
-¿Darme la mejor familia del mundo y entrada a una prestigiosa academia de magia es lo que todo el mundo haría?-Le dije incrédula.
-En nuestro caso, sí.-Rió.-Bueno,¿vienes?
-Oye,¿de verdad es necesario?
-Eres la novia del príncipe. Claro que es necesario,su alteza.
-No creo que lo sea. Es decir, mírame.
-Vamos antes de que se me ocurra llamar a Eleazar. ¡Estás loca! ¡Te ama tanto...!
-¡Eh!
Ambas salimos escaleras abajo. Dos caballos nos esperaban fuera. Alexandre me saludó mientras sostenía las riendas del caballo. Él me ayudó a subir. Menos mal que hoy era un simple vestido corto de color azul turquesa con vuelo,si no...
-Buenos días.-Me saludó él.
-Buenos días,Alexandre.-Le respondí,mientras mi corazón se aceleraba. Uff,esperaba que no hubiese puesto una sonrisa tonta.
Me agarré a su cintura mientras él manejaba el caballo. Su chaqueta azul marina y su camisa amarilla lo hacían parecer más joven aún si cabía.
Cerré los ojos cuando el caballo empezó a elevarse en el aire.
Mi capa, esta vez de algodón, ondeaba, al igual que su capa roja oscura. Tenía los bordes en dorado y azul,colores de la familia Sterling.
-Agárrate fuerte. Hay una altura considerable desde aquí hasta el suelo.-Me dijo él.
-Me lo imagino.
-Chispa es un buen caballo. Créeme,no nos caeremos.
-No desconfío del caballo. Si tu has dicho que él puede con nosotros,yo te creo.
-Eres demasiado maravillosa para ser real.-Me dijo él.
-Lo mismo se puede decir de ti. Pero sé que eres real.
Y tanto. Mi corazón se moría por un beso suyo,pero sólo había habido uno.
-Con tanto ajetreo,se me olvidó darte esto.-Abrí los ojos.
Alexandre sujetaba una pulsera con eslabones de plata,en el que había un dije en forma de corazón. Era rojo,trazando diamantes la silueta.
-Es...es preciosa.-Le dije.
-No más que tú. Así que...Danielle Drake...¿Quieres ser mi novia?
Y sus labios me besaron. Mis brazos rodearon su cuello,y él agarró mi cintura. Noté una risa ahogada perteneciente a Scarlet detrás. Pero yo no le di importancia.
Era sólo Alexandre mi centro de atención. Ya no me daba miedo el vacío,porque con él ahora mismo sentía que estaba flotando en una nube, que podía tocar el cielo.
Ahora mismo no me daría miedo saltar sin saber si hay suelo debajo.
Por desgracia,el beso finalizó. Mis ojos se fijaron en los suyos. Era perfecto. Él sonrió. Yo sonreí. Lo abracé con tanta fuerza como pude.
-Eres lo mejor que nunca he conocido.-Me susurró.-Eres la única que has hecho que mi corazón lata desbocado,que me sienta capaz de hacer cualquier cosa.
Lágrimas se derramaron por mis mejillas,pero lágrimas de felicidad. Porque yo ahora estaba en la felicidad absoluta.
-No me creo que seas humano. Eres tan perfecto...Eres todo lo que alguna vez deseé tener. No eres perfecto,eres la perfección. No comprendo por qué me merezco tenerte. Pero no importa ignorarlo.. Porque ahora mismo me basta con ser tuya.
Sonaba estúpido,pero era como me sentía.
-Sí. Yo tampoco sé por qué soy merecedor de tu amor,pero las razones me dan igual. Eres tú lo que me interesa en estos momentos.
-¡Eh,parejita!¡Si no queréis terminar espachurrados en el suelo como moscas,mejor será que os agarréis!-Gritó Scarlet
Él sujetó las riendas del caballo,y yo me sujeté a su cintura. Y mi móvil sonó. Alexandre enarcó una ceja.
-¿No vas a cogerlo?-Me preguntó.
Hice un sonido gutural,indicando que no lo iba a coger.
-Como desees.-Me respondió él.
Poco después tocamos suelo. La escuela era imponente. Era un edificio antiguo muy grande,similar a un castillo. Estaba rodeado de llanuras verdes. Él me ayudó a bajar del caballo y me sostuvo entre sus brazos. Nuestras miradas se encontraron en un segundo muy largo. Scarlet estaba radiante de felicidad.
La escuela resultó estar ocupada por miles de estudiantes. De vez en cuando,Scarlet saludaba a algunas chicas o chicos con complicidad. Y ellos me miraban a mí con perplejidad. Intenté ignorarlos.
-Es difícil vivir así ¿eh?-Me susurró Alexandre con una sonrisa.
-No tengo ni idea de cómo lo soportas.-Confesé.
-Años y años de práctica.-Puntualizó él-No tiene nada más. Aunque hay veces que te dan ganas de estrangularlos.
-No lo sabes bien.-Corroboré.
-En realidad,sí lo sé.
Scarlet salió corriendo por las escaleras. No sé cómo podía correr tan veloz con el vestido y la capa. Pero lo vi. Un chico de pelo moreno saludó a Scarlet con una gran sonrisa-Sonrisa tipo:Llevamos siendo amigos miles de años-y esta le devolvió el saludo. Pero sus mejillas estaban encendidas y su mano temblaba. Así que esta película se llama Ceniciento,pensé con algo de ironía. La princesa y el plebeyo.
-No sé cómo ni siquiera Scarlet puede saludarlo. Es un estúpido.-Masculló.
-¿Por qué?
-Porque sus padre mataron a nuestra tía Violet. Estudió con los padres de ese imbécil. Los padres de Nicholas- Lissa y Hector- empujaron “accidentalmente” a Violet en el lago. Violet no sabía nadar y murió ahogada. Sus padre,por supuesto,fueron ejecutados,pero dejaron con vida a su pequeño Nicholas. Sé que él no tiene la culpa de nada,pero es cómo si cada vez que lo mirase,me recordase todavía a Violet.
-Lo siento.-Le susurré.
-No. No lo sientas.
Pobre Scarlet. Si su familia se llegase a enterar...
-Oye. ¿Qué pasaría si,no sé,Stella se enamorase del hermano pequeño imaginario de Nicholas o algo así?-Inquirí.
-Que mis padres se encargarían personalmente. No podrían imaginar que a alguien de mi familia le gustase Nicholas o alguien de su línea de sangre. Si al menos fuese un primo tercero...Yo lo aceptaría,desde luego,porque de amor no hay nada escrito. Pero no sé si se lo podría perdonar.
Uff,Scarlet lo tenía muy crudo.



Llegamos a una sala pequeña muy acogedora. Una señora regordeta de mirada amable estaba sentada en una mesa llena de telas e instrumentos de costura.
-Danielle,esta es Madame Bluè.
-Oh,bienvenida querida.-Me dijo ella con un tono muy alegre.
-Gracias. Encantada de conocerla.-¿Desde cuándo yo sabía comportarme con tanta soltura y respeto?
-Venga por aquí. Señor Sterling,ahora necesito que...
-Sí,ya lo sé.-Le respondió. Luego se volvió a mí-Estaré en el comedor principal. Le diré a Scarlet que venga.
Asentí. Una vez que se fue,Madame Bluè empezó a toquetear y examinar todas las telas de las que disponía,-Y creedme,eran montones de todos los diseños y colores- desenrollándolas y combinándolas.
-Bien,querida. El rojo y el dorado te sentaran de maravilla,¿no crees?
-Por supuesto. Confío en usted.
-Menos mal que eres una jovencita poco exigente. He conocido a hijas de la realeza a menudo y,cŕeame,no se conforman con ir elegantes y perfectas. Ellas quieren vestidos de diamantes,de perlas. Son Muy Muy exigentes.
-Bueno,me alegro de no serlo.
Ella empezó a medir el contorno de mi cintura,de mis pechos y de mí misma.
-Créame,señorita cuando le digo que usted será la bella entre las bellas. Incluso la máscara más pobremente creada haría maravillas en usted. Pero su máscara será la más bella,os lo puedo asegurar.
Empezó a tejer con diferentes telas en tonos carmesíes y dorados. Al cabo de un rato,había allí tejidos dos hermosos vestidos largos,nada comparado con el que yo llevaba ahora. El primero era de color rojo sangre-con flores de 1 tono más oscuro-y el centro del vestido era de un dorado-que también tenía las flores de un tono dorado refulgente.-Tenía un escote de cuello bandeja,con los bordes de una tela casi transparente,y donde comenzaba desde arriba la zona dorada,había una pequeña rosa roja. Las mangas llegaban hasta mis codos,donde finalizaban con una tela transparente muy bonita. El vestido se pegaba a mi figura por arriba,pero,al llegar a la cintura,la falda se extendía.
El segundo era de color blanco. Tenía un escote de palabra de honor sin mangas y el borde del escote tenía encaje. La falda era amplia y llegaba hasta los pies. Iba acompañada de un cinturón plateado con un gran lazo negro por debajo de la zona de los pechos. El corpiño era de seda pero la falda era de gasa blanca o de organza. Me había encantado el segundo vestido.
Madame Bluè pareció ver mi elección.
-Buena elección,querida. Te puedo asegurar que nadie llevará este diseño. Siempre suelen ir tipo Cenicienta.
Yo reí levemente. Ella sacó unos guantes blancos de satén largos y me los probó. Pero lo que más me llamó la atención fue la máscara. Era preciosa. Cubría sólo mis ojos y mi nariz. Era semi translúcida, con algo de dorado y negro. Se asemejaba algo a una mariposa,sólo que las “alas” no eran seguidas,si no que se separaban y hacían florituras en forma de espiral o ondulada. En el centro parecía distinguirse un corazón dorado,que luego ascendía de forma muy bonita. Se ataba a la cabeza con unas tira de tela negra. En fin,una cosa hermosa e incapaz de describirse.
-Espero verte en el baile.-Me dijo ella después de todas las pruebas.
-¿Usted va a ir?-Le pregunté.
-Oh,por supuesto,querida.-Rió ella.
Salí de la habitación una vez vestida.
El vestido me molestaba,no sé por qué.
-Eh...Scarlet...¿No tendrás por casualidad unos vaqueros o algo así,no?-Le pregunté cuando la vi.
-Ven. Vamos a mi habitación. Seguro que algo tendremos.
Me acompañó hasta su habitación en la escuela.
Me sorprendió que hubiese dos camas. En una de ellas,había una chica de pelo pelirrojo leyendo Cumbres Borrascosas.
-Hola,Lizzy.-Saludó Scarlet.
-Hola,Scarlet.
-Mmm...Esta es Danielle.
-Oh,supongo que la misteriosa chica guapa que acompaña al príncipe Alexandre. Todo el mundo habla de ti.-Me dijo ella.
-Vaya,ni que fuese Angelina Jolie.-Bromeé.
Scarlet se dirigió hacia una cómoda y empezó a rebuscar. Sacó un vestido blanco y unas manoletinas blancas.
-¿Te sirve?-Me preguntó.
-Sumamente contenta.-Le respondí. Este vestido de seda me empezaba a fastidiar.
-Podrías ponerte un trench negro o nude.-Sugirió Lizzy
-No tengo,Lizzy.-Le respondió Scarlet.
-Pero yo sí.-Señaló satisfecha ella. Abrió el armario y sacó un trench negro.
-Quédatelo. Yo no lo necesito.
-¿De verdad?-Le pregunté.
-De verdad.-Asintió.
-Gracias.
-Sólo déjame peinarte. Al fin y al cabo,no todos los días se sale con un príncipe.
Asentí sonriendo. Scarlet me prestó unos leotardos beige de esos con rayas y Lizzy empezó a peinar mi pelo. Al final,mi pelo se parecía al de Bella Swan. Tenía una diadema con un lacito negra y había algunos mechones de mi pelo...cómo describirlo....no ondulado pero tampoco liso-sí,de esos que se consiguen retorciendo el pelo y horas después lo sueltas. Se te queda rizado,pero no rizado. Un cosa muy rara...¡Cómo el pelo de Jenny Humphrey en el baile de máscaras!
-Eh, ustedes dos saben peinar muy bien.-Les dije.
-Naturaleza de bruja-Rió Lizzy.-Espero que volvamos a vernos.
-Sí. Yo también.-Le dije.
Salimos en dirección a la entrada. Alexandre esperaba allí,acompañado de Taylor. Había dos caballos alados de color negro y color marrón claro,como castaño ocre.
Alexandre alzó la vista en cuanto me vio. Abracé a Taylor y luego besé a Alexandre. Otra vez me perdí en la profundidad del beso. Parecía estar volando. Por desgracia-otra vez-el beso se acabó.
-Sumamente perfecta.-Me susurró Alexandre mientras me ayudaba a subir.
El caballo emprendió el vuelo,seguido del otro.
-¿Sabes que James ha invitado a Iris al baile?-Me preguntó él.
-¿En serio?
-Sí. Papá dice que hacen una buena pareja,pero creo que ella no está interesada.
-Créeme.-Le dije-No lo está.
-¿De quién está enamorada?
Siseé
-Si te lo dijera,te tendría que matar. Dos pueden guardar un secreto si uno de ellos están muertos.
-En ese caso,mejor guárdalo en tu bolsillo y llévalo a la tumba.*
-¿Te gusta The Pierce,eh?-Le pregunté
-Algo.-Reconoció él.
-Eres demasiado bueno para mí.-Le dije.
-Y yo creo que he muerto y estoy en el cielo,acompañado de una diosa.
Yo sonreí. Él me cogió la mano y me sonrió. Me dieron ganas de besarlo.
-Se te nota en la cara. Adelante.-Me dijo.
Lo besé. Y sus labios me acogieron. Era tan perfecto. Tenía ganas de fundirme con él. Dane era sumamente irresistible. ¿Dane? pensé. No,no. Este es Alexandre. Interrumpí el beso.
-¿Estás bien?-Inquirió.
-Sí. Sólo algo mareada.
Y confusa,pensé en mi fuero interno. ¿Cómo había podido pensar que era Dane al que yo estaba besando? No me gustaba Dane. O a lo mejor es que te gusta y no quieres reconocerlo,me dijo una voz en mi cabeza. Me agarré a Alexandre mientras el caballo se precipitaba hacia abajo,donde se veía el castillo. Bajé de un salto del caballo y me fui a la habitación,alegando que no me encontraba bien. Pero era mi corazón el que no se encontraba bien.






















Episodio 60:More than this.
Los días pasaban lentamente. Quedaban dos días para el baile,y cada vez ansiaba más esfumarme. Era una tortura verla en brazos de otro. Y supuse que para Taylor también. Ahora sólo me conformaba con escuchar música y salir a pasear por los jardines de vez en cuando. Y llamar de vez en cuando a mis hermanos. Me corrijo,a mi hermano y a Iris. Eleanor no daba señales de vida y Bianca estaba en Disney Land Paris con su primo Ben.
Las conversaciones con Zane eran bastante cortas,pues nunca había tenido una relación muy estrecha con él. Con Iris eran largas. Ella me dejaba desahogarme,y ella no dejaba de infundirme ánimos. Parecía extraña,como si estuviese a punto de llorar. Estaba claro que había algo que no sabía. O que se me hubiese olvidado.
Era 26 de Febrero por la noche,una noche maravillosa. Apagué mi mp3,dejando a Emily Osment a medias.
Salí a pasear. Me metí entre los bosques. Oí un ruido de espadas y me oculté tras un árbol. Y los vi. Danielle llevaba unas Converse negras y un vestido sin mangas de color añil con flores de colores. Su pelo caía a cascadas. Alexandre llevaba ropa oscura también. Ellos dos se batían en duelo con la espada.
Danielle se movía sorprendentemente bien con esta,que parecía no pesarle en las manos. Su técnica era bastante buena,pero no estaba perfeccionada,aunque esa parte se compensaba con la ligereza y la gracia con la que se movía.
Alexandre, en cambio, era más bueno con esta, moviéndola con soltura. Este se deslizaba y manejaba la espada algo rudo.
Ellos se deslizaban espada contra espada.
Alexandre consiguió derribarla y la tumbó en el césped. Puso las dos rodillas entre ella, una a la izquierda y la otra a la derecha. Se inclinó hacia ella, soltó la espada y la besó. Ella agarró su cuello y lo atrajo más hacia sí.
Las manos de Alexandre fueron a parar a la parte baja de la espalda de Danielle, cosa que nunca lo había visto hacer cuando ellos dos se besaban.
Y entonces vi como la mano de él iba a parar en el final del vestido.
Poco a poco, empezó a subirlo y, mientras tanto, ella se ocupaba de la camisa de Alexandre.
Sentí envidia de él, tan afortunado por poder besarla, por poder hacer eso.
La camisa salió. Por suerte, ellos dos pararon a la vez.
-No aquí.-Susurró ella.
-No ahora.-Le respondió él.
Pero ninguno de los dos se demostraba arrepentido. Es más, veía todavía el brillo de deseo de Alexandre.
Ella apoyó la cabeza en su pecho, mientras él la sujetaba con una mano y acariciaba su rostro.
-Es tan bella la noche.-Admiró ella
-No cuando tú estás aquí para compararte con ella.
Danielle sonrió y le dio un pequeño beso. Las manos de Alexandre ahora acariciaban con suavidad el cabello de seda de ella.
Y mi corazón empezó a romperse aún más. El dolor era intenso. Salí corriendo de allí,sobresaltándolos.





Sentí a alguien correr tras de mí,pero no paré. Crucé la pradera donde estaba el lago,hasta que oí una voz:
-¿Por qué no tienes la excelente idea de pararte?-Su voz sonaba enojada.
-Porque no quiero.-Le dije.
No pudo evitar ver mis lágrimas.
-¿Qué te pasa?-Me preguntó.
-¿Todavía no eres capaz de verlo?¿No has pensado por qué no voy a comer con vosotros?¿No sabes por qué me paso el día encerrado en una habitación escuchando música?¿No te has parado a intentar averiguar por qué me marcho cada vez que lo veo?
-No.-Luego dudó-Y no sé si quiero saberlo.
-Eres tan malditamente inocente.-Le grité.-Si simplemente me hubieses dado de lado lo habría aceptado. Pero intentas ser mi amiga o intentas ser mi enemiga. Sería todo mucho más fácil si no existieses.
Una lágrima rodó por su mejilla.
-Si eso es lo que quieres-Dijo. Ella levantó su barbilla,tratando de mantener su orgullo. Comenzó a andar en dirección contraria a mí.
-No quería decir eso-Me disculpé.
-¡Pues lo has hecho! Y no sé lo que quieres decir con todo eso. ¿Pretendes que no exista o que esté pendiente de cada paso que das?
-No. Pretendo que te enteres que te mentí,Danielle. Que todavía te amo.
Esas palabras la dejaron inmóvil por segundos. Su cara no expresaba emoción y sus ojos parecían rotos de nuevo. Ella soltó un suspiro exasperante,mientras sacudía la cabeza.
-Si me lo hubieses dicho hace dos meses, posiblemente me hubiera tirado a tus brazos. Pero no ahora. No puedo confiar en ti. Me has mentido y me has hecho daño. Me has hecho pasar un infierno.
Pero también me has hecho sentir cosas que no había hecho nadie. Me hacías sentir única y especial, me hacías sentir que yo estaba siendo querida y protegida por ti. Y yo te amaba, Daniel Garrett. Eras como el aire que yo respiraba. Tú eras mi razón por la cual existir. Fuiste la persona que cambió mi mundo. La persona que me enseñó a amar y la que me enseñó a ser amada. Yo te he amado todos los días de mi vida, desde que llegué a Kiterville. Desde el primer hasta el último día. ¿Por qué crees que yo me comportaba así, Dane? No quería que supieses que yo te seguía amando. Porque de verdad lo hacía. Incluso el día en que llegamos aquí te seguía amando. Pero eso es el pasado. Ahora tengo a alguien que me hace sentir la persona más afortunada del mundo. La persona que me hace sentir amor. La persona que me hace querer seguir viviendo y la que me ha robado el corazón. Porque Alexandre es justo lo contrario a mí. Él me ha demostrado todos los días que me ama y que jamás me traicionará.
¡Por Dios,escúchame! Nunca me han gustado la gente de élite, pero él me ha enseñado una clase de amor que nunca he tenido. Un amor puro y un amor sin mentiras por en medio. Él es ahora mi razón por la cual vivir. No tú. Ya no.
Sus palabras me hirieron. Y me hirieron porque lo peor de todo es que yo sabía que eran verdad.
-Hubiese preferido que me odiases a que intentases comprenderme o intentar ser mi amiga. Mejor pasar por todo el dolor de golpe.-Le contesté.
-¿Qué?-Preguntó ella. Las lágrimas estaban en sus ojos,aunque Danielle no quería dejarlas salir.
-Cada beso que le das,cada palabra que le dices, me mata, Danielle. Hubiese preferido mil veces que me clavases una espada en el corazón antes que hacerme esto, ¿Y sabes qué? Hubiese estado agradecido por que me las clavases. ¡Me hubieses clavado mil espadas y te habría estado agradecido! Ese dolor no es comparado con el que yo estoy sufriendo. Porque me estás haciendo pasar un dolor inimaginable. Y no soy el único que sufre. ¿De verdad crees que Taylor lo ha superado? Porque no es así. Él también sufre.
-Dane. ¿Me estás pidiendo que renuncie a mi vida por vosotros? Intento comportarme lo mejor posible.
-Lo sé, pero es lo que siento. Ojalá tú no...-Corté la frase.
Entonces su rostro se volvió frío y sus facciones se endurecieron.
-Ojalá yo no existiese. Eso es lo que ibas a decir.
-No,yo...
-Por si quieres saber una cosa, vosotros tampoco os libráis del infierno. Eres un hipócrita. Me engañasteis los dos y me dejasteis sola. Y me hicisteis pasar algo horrible. En serio, miraros al espejo;porque vosotros no sois santos. Y ya que has sacado a Taylor. Él no ha tenido la inmadurez de espiarme, de gritarme y de decirme cosas que no son. Él se lo ha guardado para sus adentros y se ha comportado bien conmigo. Él es el único que se merece mis disculpas, no tú. Y Dane. Lo siento,pero yo ya no te amo.
Algo pareció afectarle, pues las lágrimas finalmente se deslizaron por su rostro. Ella parecía tan frágil en ese momento. Y entonces lo volví a hacer. Me acerqué antes de que pudiese reaccionar.
La besé. Pero ella no siguió el beso. Y me pegó un guantazo. Alguien detrás nuestra aplaudió.
-Bien hecho. Al final, han dado resultado las horas y horas de práctica.
Ella se echó en los brazos de Alexandre y apoyó su cabeza en su hombro, mientras él acarició su pelo de nuevo. Mi corazón dolió.
Entonces el joven se acercó a mí y me susurró:
-Ni se te ocurra volver a repetirlo,o puede que la próxima vez no haya nadie para curar la herida.
-No te tengo miedo.-Le susurré.
-Pues deberías.-Me respondió. Él se volvió y cogió a Danielle en volandas,quien se sujetó a su cuello y lo besó en la boca. Ellos se alejaron,felices y enamorados. Y sabía que entonces iba a pasar lo que le había tanto había temido hace unos días.



Sonó una canción que parecía hecha para el momento. Tumbado en la cama de mi habitación,un día después,sonó en mi mp4 una canción que yo no sabía que tenía. Era de un grupo totalmente desconocido para mí,pero que parecía estar en sintonía con mis sentimientos.
Porque yo ahora me sentía frustrado,dolorido,furioso,roto...Era como si alguien hubiese arrancado mi corazón con sus propias manos. Y en realidad,lo habían hecho. Y ella parecía estar ciega,parecía no verme,como si yo no existiese. Como si yo solo fuese un jarrón más.
Aunque más tarde descubrí que no era Danielle la causante de todo esto. Había sido el estúpido príncipe Alexandre, y Hayley y Jenna involuntariamente. Si el chico no hubiese enviado la estúpida invitación,puede que ahora Danielle todavía estuviese en Ocean Springs,en una típica reunión hartándose de mis comentarios. O puede ser que incluso besándome.
Cuando la asquerosa carta llegó,ella no había querido ir,pero Hayley y Jenna le habían infundido ilusiones. Y claro,ella no tenía ni idea en ese entonces de la existencia del asqueroso Alexandre. Pero todo se truncó y el destino la hizo enamorarse del chico equivocado. Seguí escuchando:
I'm broken. Do you hear me?
I'm blinded. But you are everything I see
I'm dancing alone.
I'm praying that you heart will just turn around.
And as I walk up to your door
My head turn to face the floor
Cause I can't look you in the eyes and say:
When he open his arm and holds you close tonight
It just won't feel right
Cause I can love you more than this.
When he lays you down
I might just die inside
Just don't feel right
Cause I can love you more than this.
Love you more than this
If I'm louder
Would you see me?
Would you lay down in my arms and rescue me?
Cause we are the same.
You save me
But when you leave it's gone again.
Then I see you on the street
in this arm and I get weak.
My body falls upon my knees
Praying.
When he open his arm and holds you close tonight
Just won't feel right
Cause I can love you more than this.
When he lays you down
I might just die inside
Just don't feel right
Cause I can love you more than this.
Love you more than this
I never had the words to say
But now I'm asking you to stay
for a little while inside my arms.
And as you close your eyes tonight.
I pray that you will see the light
that shining from the stars above
When he open his arm and holds you close tonight
Just won't feel right
Cause I can love you more than this.
When he lays you down
I might just die inside
Just don't feel right
Cause I can love you more than this.
Love you more than this

Sentí mis ojos arder y mi corazón latir cuando alguien llamó a la puerta. Por desgracia,era Serena.
-¿Se me permite pasar,señor Garrett?-Me preguntó.
-Adelante.-Le dije con desgana.
-Ammm...he oído...cosas sobre lo ocurrido ayer. En realidad,la señorita Scarlet y el señor Alexandre no paran de parlotear sobre eso...y pensé que tal vez...no sé...querría compañía.
-¿Tú compañía a mí?¿Tú entre todas las personas del mundo?-Le pregunté con ironía.
-Yo no quería. Estuve un tiempo avisándola,pero nunca hizo caso y...-Ella hizo una pausa y se sentó en el colchón- Dane. Si yo hubiese podido evitarlo...¿Crees que lo habría hecho? Sé que crees que soy malévola y todo eso pero Dane,yo...yo no la maté. Hice creer que la maté pero...le di la oportunidad de escapar. Hicimos un conjuro para duplicar su imagen y fue esa imagen a la que apliqué el hechizo. Cuando le llevé su cabeza al señor Sterling,al principio lo creyó. Luego se dio cuenta y pensó que yo había estado bajo un hechizo de control hecho por tu madre. Me concedió el beneficio de la duda en vez de matarme. Mandó a gente a por tu madre,pero todavía no la han encontrado. Y no creo que la encuentren. Alice sabía suficientes hechizos y es lo suficientemente astuta como para escapar. Ella podrá. Conozco a mi propia hermana. Claro que Cynthia y Alice me quitaron ese título cuando me convertí en guardiana de la Orden. Nunca fueron capaces de pensar que en realidad ese título no era tan fácil de borrar.
Me quedé callado. No sabía lo que decir. Mamá...mi madre....estaba viva....en algún lugar del Universo.
-¿De verdad lo dices?-Le pregunté.
-Si pudiese,haría un hechizo para demostrártelo. Por desgracia,a los guardianes nos cortaron los vínculos con los Elementos. ¡Y fueron tan tontos como para creer que yo los conservaba en secreto pero mi “malvada” hermana me los quitó! Fue tan fácil convencerlos...
La abracé. Ella se levantó minutos después.
-Me tengo que ir.
Ella se dirigió a la puerta,no sin antes fijarse en el libro de la estantería.
-¿Puedo pedírtelo prestado?-Me preguntó
-Adelante.
¡Cómo si yo fuese a leer Flawless!¡Por Dios,si hasta tenía una Barbie en la portada!
Ella abrió la puerta y se marchó.
Me tiré en la cama segundos después,mientras en mi mp4 sonaba Haunted. La voz se parecía a la de Taylor Swift pero....yo nunca había tenido canciones de Taylor Swift. ¿De dónde salían estas canciones que jamás había albergado mi reproductor?

















2 comentarios:

  1. MUY BUENA. ME GUSTA MUCHO, ESPERO MAS.BESOS QUERIDA AMIGA.

    ResponderEliminar
  2. gracias escritora dark angel¡¡ habra, mas, porq son tres libros¡¡ espero que sigas leyendo y si tienes cualquier duda o sugerencia, este es mi tuenti:Pili Jiménez y mi twitter:PiliJiménezAuryner1D

    ResponderEliminar