Bienvenidos al blog de la Saga Poder Peligroso

Es un honor para mí que usted ahora mismo esté leyendo esto.
Si le gusta o le interesa, pásele la dirección del blog a sus contactos. Se lo agradezco.
Espero que le guste y que lo siga.
Si desea ponerse en contacto conmigo, el tuenti del blog es Danielle Amber Sterling Halle y el gmail es aurynerforevermedianoche@gmail.com
Disfrute de la lectura¡¡

domingo, 29 de julio de 2012

41 y 42


Dios, bueno¡¡¡ Personalmente no sabía que os iba a parecer este capítulo así que...que os parece??? Ya sé que es un poco fuerte, e incluso fuera de lugar, pero necesito un motivo, y este les viene a los personajes como anillo al dedo. Pondré los dos siguientes capítulos, pero el libro ya va casi por el final, y debido a que el estúpido cargador del portátil está roto, no creo que pueda avanzar mucho en el segundo libro, que creo qe va por el sexto capítulo. Se llama Traición y la portada es negra con un dado. Creo que el segundo os va a gustar más, porque tiene más acción y engancha más. También estoy escribiendo otro libro, así que cuando lo terminé, os pasaré el blog, a ver que os parece. Otra cosa, os pido que por favor le paséis el blog a amigos y familiares a ver que les parece, y aus vez que ellos lo pasen. Gracias. Significa mucho para mí. Bueno, espero que no os hayais hartado ya del libro, jaja así que...feliz lectura¡¡ PD: Podeís seguirme en twitter también: PiliAuryner1D




Episodio 61:Perfección
Escuchando Haunted en mi mp4 nuevo,sonó la puerta. Había perdido mi iPod y no sabía dónde estaba.
Abrí la ornamentada entrada y pasó. ¿Ya lo había conseguido?pensé.
-¿Ya?.-Le pregunté.
-Sí. Ya está. Tome,señorita Drake.-Me dijo ella.
-¿De dónde lo has sacado?-Le pregunté.
-Esto...mmm...de la biblioteca...¿de dónde si no?
-Vale. Gracias. Ya puedes...irte.
-Gracias. Amm...y otra cosa. Creo que debe darle una oportunidad al joven.
-Eso no le incumbe a usted.-Puntualicé con voz fría.
Ella se marchó y yo me tumbé en la cama a leer,pero no dejaba de pensar en el suceso. Uff,espero que Alex no se de cuenta esta tarde. En vez de eso,me puse a escribir en un borrador. Sabía que no iba a funcionar pero...después de pensarlo...sí,me sigue pareciendo estúpido e infantil.

Dane,yo...lo siento mucho. Si te he hecho daño,lo siento. Es sólo que...no sé si te lo vas a creer pero...el otro día,besando a Alexandre,yo...pensé que eras tú y no él. Pensé que eras irresistible y que...bueno...que eras guapísimo. Sé que te dije que yo no te amaba pero lo cierto es que sigo haciéndolo. Pero no podemos estar juntos. Ya nos hicimos daño en el pasado y no quiero que vuelva a...¿A quién engaño? Ahora mismo desearía despertar en tu cama,abrazada a ti. Desearía que mis hijos fuesen también los tuyos y una gran casa en Florida. Pero es imposible y...
Vale,sonaba estúpida. La doblé y la metí dentro del libro,donde se quedarían siglos y siglos. Empecé a escribir de nuevo.
Somos como Romeo y Julieta. Yo te amo,sí;pero esto no funciona. Va a ser como lo describió Shakespeare. Vamos a acabar los dos muertos. No quiero que eso pase. Ahora mismo desearía tenerte entre mis brazos,que tú acariciases mi pelo y que...bueno... Recordar como de perfecto eres. Y besarte. Oh sí. Eso lo deseo por encima de todo pero...el problema es que también me gusta Alexandre y no lo voy a dejar tirado. Creo que lo amo muchísimo demasiado. Yo te amo pero,cada día,intento alejarme más de ti y lo consig0. Es como si tú fueses las enfermedad y Alexandre la medicina. No, el no es un reemplazo. Él es mi bienestar... Una medicina de la que al final voy acabar dependiendo de ella. Porque yo no necesito sufrir más...y tú tampoco. Lo siento pero es la verdad. No podemos estar juntos. Y lo sabes. Lo siento. :( D.
«Mírame y dime que lo nuestro ya se fue,que murió,se esfumó el sueño. El sueño que aún me cuesta olvidar. Ya pasó la tempestad,tienes la oportunidad de encontrar,aquello que nos hizo amar,en tu sonrisa y en tu voz queda algo de los dos,un adiós,es algo que nos puede hacer VOLVER. Aunque es más fácil olvidar que perdonar no te dejaré de amar.»(Volver,Auryn. Endless Road 7058)
«If we could only have this life for one more day,if we could only turn back time...»(Moments,One Direction)
«Oh,holding my breath,won't lose you again. Somethings made your eyes go cold. Come on,come on,don't leave me like this I thought I had you're figured out. Somethings gone terrible wrong. You're all I wanted. Come on,come on,don't leave me like this I thought I had you're figured out. Can't breath whenever you're gone. Can't turn back now I'm haunted.»(Haunted,Taylor Swift)
Encontrarás en el silencio de esta ciudad ganando a cada paso que dan las sombras que hacen de mi mitad una tragedia más. (Auryn, 1900)
Cambia de dirección, sal corriendo, es hora de volver cada uno a su lugar(Auryn, Para derribar los recuerdos)
Dejé de escribir. No tenía valor ni fuerza para entregársela así que las doblé y las metí en medio del libro. Total,nadie las iba a leer. Scarlet entró por la puerta justo en ese instante.
-¿Estás lista?¿Are you ready?-Ella lo dijo en varios idiomas.
-Sí. Yes. Oui.
-Bien.
Ella sacó el vestido y me obligó a ponérmelo. Me puso los guantes y una gargantilla de plata con un colgante en forma de estrella. Y la estrella era de diamante. Scarlet también me obligó a dejarla que me maquillase y peinase.
Al final,acabé con polvos,con rímel,con lápiz de ojos negro y plateado,con sombra de ojos azul,plateada y negra y con pintalabios rojo. Mi pelo estaba lleno de tirabuzones elásticos y recogido en un elegante recogido, que también tenía mechones de cabello rizado suelto.
Ella colocó la máscara y la ató cuidadosamente. Me entregó unos zapatos de tacón plateados muy bonitos.
Me tapó los ojos y me condujo hacia un espejo. Vaya,Scarlet había hecho un buen trabajo.
-¿Es bonito,eh?-Me dijo ella.
No le respondí,pero la abracé. Ella me respondió.
-Bueno,me tengo que ir. No eres la única que se tiene que preparar. Nos vemos a las seis y media en el templete de flores.
-Vale.
Ella se marchó y le dije a un guardia que me parecía que se llamaba Sean que le diese el libro a Serena. Él aceptó con una gran sonrisa,después de elogiarme. Dios,ya estaba harta de tantas formalidades por parte de los guardianes y demás. Miré el fino reloj de pulsera blanco que me regaló Taylor por mi cumpleaños. Eran las seis y media.

Scarlet estaba allí,con la espalda apoyada en una de las trece columnas que rodeaban el templete de estrellas.
-Te has retrasado.-Me acusó.
-Ni que fuese tan importante 1 minuto.-Me defendí.
-Sí. Porque no te has enterado de quien es el invitado de última hora.
-¿Quién?-Le pregunté.
-Daniel Garrett. Mi prima Erina vino al combate y ha dejado tirado a Sean Castille por él.
Me quedé sin palabras.
-Pienso que tu prima es idiota.-Dije al fin.
-Y yo pienso que has tardado mucho en comprenderlo. Venga,vamos.

Resulta que la fiesta era más que una aburrida fiesta elegante y estirada. La mayoría de los allí presentes eran adolescentes. La fiesta estaba decorada muy bonita,pero había bolas de discotecas y luces de colores que le daban un toque más moderno,y eso sin contar que por los altavoces sonaba Supermassive Black Hole, de Muse.
Entré alucinada. Todo el mundo llevaba máscara,pero pude reconocer a Iris y a James,y a Taylor,quien le señalé a Scarlet.
-Vaya,sin duda me lo esperaba más estirado y refinado.
-¿Sí,verdad?-Preguntó ella.-Papá sabe de vez en cuando darnos una vida normal. Excepto el baile que hay justo trece minutos antes de las doce,que es un minué,todo es normal.
-Aquí hay un montón de gente-Señalé.
-Bah,son sólo jóvenes que forman parte de la élite de la Orden. Créeme. Aquí hay cien adolescentes.
Y tanto que podría haberlos. El salón era enorme. Y tenía varias puertas,y todo eso. Sí,esto me recordaba a Gossip Girl.
-¿No había setecientos círculos en Estados Unidos?-Recordé.-Eso hace un total de 9100 chicos con poderes¿no?
-No. Hay 850 círculos sólo aquí. Pero es muy difícil completar un círculo entero. La mayoría de los integrantes jamás saben que tienen magia. Somos una minoría. Como casi ciento diez chicos que sabemos esto. Llaman algún escape de magia como “un golpe de suerte” o en algunos casos “un accidente casual”. Realmente los odio. Las academias por eso se dividen en dos horarios. En el horario normal,son niños normales-o al menos que no saben que tienen poderes o que no los tienen-que acuden a una prestigiosa escuela,mientras que en el horario nocturno estamos nosotros. Sólo por eso saludaba a algunos chicos de allí. Porque ellos y yo somos los que nos saltamos las normas de vez en cuando.
-Vaya.
-Sí. Es deprimente. Es como pensar que la magia se está desvaneciendo. Vivir un mundo aparte del mundo normal y esconder nuestra magia. Eso es lo que hace que vayamos desapareciendo. La academia Nakethyn está en Londres y...créeme. Allí sólo hay ciento doce alumnos con poderes. Los demás son todos normales. Y el problema que nosotros no podemos desvelarles a esos niños el secreto. La primera razón es que nos tomarían por locos o por brujos. La segunda es que,en caso de creernos,algún día se filtraría el secreto a través del mundo normal y...y todo el mundo nos señalaría o nos temería. O incluso podríamos volver a la Inquisición. Y eso es aún peor. Pero bueno,basta de hablar de temas deprimentes. ¿Esto es una fiesta,no?
Ella me dirigió una sonrisa,mientras se encaminaba con su vestido negro de satén,cuero y plumas hacia la multitud. Poco después,yo también me adentré. Reconocí a Alexandre,hablando con una jovencita rubia. Me acerqué a ellos.
-Hola.-Saludó él.-Estás tan hermosa como siempre.
-Pensé que no me reconocerías.
-Tú llamas la atención como una llama en medio de la oscuridad.
Yo sonreí.
-Esta es Marlene. Viene desde Houston.
-Hola,soy...
Me quedé petrificada. Yo conocía bien esa voz.
-¿Tan difícil es reconocerme?-Le pregunté.
-¡Danielle!-Gritó ella.
-Hola,Marlene- Le dije yo con una sonrisa.
-Siempre pensé que eras especial pero esto...esto no me lo esperaba.
-Yo tampoco de ti,pero prepárate para las dos mejores noticias de tu vida. La primera,tienes vía libre con Taylor y,bueno,la segunda es que él es...él tiene...es de los nuestros.
-¿En serio?¡Qué chulada!¡Gracias,D!¡Eres la mejor!-Ella me abrazó.
-¿Has visto a mi hermana?-Me preguntó Alexandre.
-No después de entrar aquí y decirle que creo que Erina es idiota.
-¿Por qué?-Me preguntó él.
-Por invitar a Dane.
-¿Está...aquí?
-Sí. Oye,cariño,te veo luego. Tengo que encontrar a Taylor y va a ser muy difícil.
-Sí. Nos vemos.
Le di un beso rápido y tomé a Marlene de la mano.
-¿Qué eres?-Me preguntó ella.
-Luz¿y tú?
-Aire.
-Igual que Dane. Y Taylor es Luz.
-¿Dane Garrett también...?
-Sí.-Asentí.
-¿Alguien más?-Preguntó.
-No que yo sepa.-Le contesté.
Un silencio invadió nuestra conversación.
-Así que...tú y el príncipe. Es increíble. Te consigues a los mejores. Tía, es como si entrases en un lugar y tú dices rana, y ellos saltan.
-Sí. Me empiezo a dar cuenta. Y él es tan dulce...-Suspiré.
-Eh,corta el rollo romántico. Me dan nauseas.
-Cuando estés en la cama con Taylor,también me van a dar nauseas a mí,bonita.-Le contesté.
-Sigue soñando.
-Venga,vamos. Tú puedes conseguirlo. Eres Marlene Howl.
-Sí. Tienes razón.
Vi a Scarlet.
-Hey,Scarlet.-La saludé.
-Hola.
-Mmm...¿sabes dónde está Taylor?-Al ver su cara me justifiqué.-No es por mí,es por ella.
-¿Has visto cómo no es tan difícil hacer amigos?
-En realidad,Marlene estudiaba en el instituto conmigo. Y con Taylor.
-Oh. Marlene Howl. Encantada.-Scarlet le tendió la mano y esbozó una sonrisa. Pero Scarlet no parecía muy interesada en Taylor, lo que me recordó a mí cuando llegamos aquí. Hace tres minutos le estaba dando la mano a Taylor para luego Alexandre dejarme enamorada de él.
-Lo mismo digo.-Respondió ella.
-Creo que Taylor está en la parte oeste. Y creo que también está acompañado de alguien. Bueno,nos vemos luego.
-Sí...¡Scarlet! Se me olvidaba. Alexandre te está buscando.
-Gracias.-Me dijo ella.
Fue esta vez Marlene la que me llevó a la parte oeste. Y sí,estaba conversando con una chica con un vestido de color azul caribe. Él no pareció reconocernos.
-Hola.-Saludé.
-¿Danielle?¿Eres tú?¡Oh,dios! ¡Estás....preciosa!-Dijo él.
-Tú también.-Le respondí.
-Sabes que no es verdad. ¡Por Dios!¡Llevo una capa negra encima de un traje!
-Pues estás muy bien. Incluso la medio máscara te sienta bien-Bromeé. Llevaba una medio máscara plateada,un traje negro y una capa corta.
-¿Quién es?-Me preguntó.
-La conoces. Se llama Marlene.
La chica a su lado de sobresaltó.
-¿Marlene?-Preguntó ella.
-¿Algún problema?-Le replicó Marlene molesta.
-No-no. Es sólo...la sorpresa.
-¿Sorpresa?-Pregunté.
-Soy Meredith.
Una vez que desveló su identidad,ya podía ver su figura con total claridad.
-¿Meredith?-Preguntó ella.-¿Tú también?
-Sí. Creo que podrás perdonarme.-Le contestó ella.
-Por supuesto.-Cabeceó Meredith atónita.
-Bien. Os dejo.-Les dije.
-¿Adónde vas?-Me preguntó Taylor.
-A buscar a Alexandre otra vez. Creo que está molesto al ser el último en enterarse.
-¿Último en enterarse?-Después de pensarlo,dijo:-Aaaahhh,sí. Me lo puedo imaginar perfectamente. El príncipe mimado es el último en enterarse de las novedades y eso le molesta.
-Podrías ser un poco más comprensivo¿Sabes? ¿Es qué acaso Dane y tú...?-Dejé la pregunta a medias.-Sí. Sí habéis aprendido los mismos modales. Al menos,tú eres el más sensato. Lo siento,de veras.
-No. No hace falta disculparse. Sólo te pido que disfrutes.
-Lo haré.-Le prometí.
Me marché de allí,feliz de haberlo solucionado sin conflicto.
-Ey,hola.-Saludó alguien a mis espaldas. Vi un vestido azul,blanco y verde y una máscara de pavo real
-¡Hola!-La saludé efusivamente.-Oh,cariño estás preciosa.
-Gracias. Pero tú no te quedas atrás. Como siempre,me superas.-Ella sonrió y rodó sus ojos.
-Y tú nunca olvidas los elogios.-Le contesté.
-Te lo debo.
-No. Ya no. A propósito...¿Acaso tu hermana le ha robado el móvil y el tiempo a Ethan? ¡Le he escrito mil mensajes!
-No lo sé. De todas formas,allí los tienes.-Ella condujo sus ojos hacia una chica con un vestido rosa palo de raso del siglo XVIII y a un chico que parecía Napoleón. Pero el brillo del pelo glamurosamente recogido no daba lugar a dudas. Ese pelo rubio platino destacaba.
-Lo siento.-Le dije sinceramente.
-No. No lo sientas. Es sólo acostumbrarse.-La mirada que me dio parecía mostrar eso,que estaba apenada por tener que acostumbrarse a verlos.-De todas formas,van a tener a un bebé.
-Sí. ¡Vamos a ser titas!-Le respondí.
-Tía Iris. Suena genial. Tía Danielle si que suena bien.
-Vamos,I. Anímate. Hazlo por mí.
-Claro. Te lo prometo.
-Bien. Gracias.
-Me voy. Eres la estrella que brilla,no lo olvides.-Le aconsejé. Salí en dirección a la salida.
¿Y ahora dónde estaba la salida?
-¿Perdida?-Me preguntó uno de los guardias. Lo identifiqué como Eleazar.
-¿Para qué mentir? Sí. No tengo ni idea de dónde están los jardines.
-¿Te acompaño?-Me preguntó.
-Como quieras. Tampoco quiero ser molestia.
-Deja las formalidades.
-Eres el primer guardia al que escucho decir eso.
-Es que los otros son muy estirados
Ambos reímos. Él parecía diferente junto a mi lado. Cuando estaba con Scarlet él era...Y lo comprendí. Estaba enamorado de ella.
-¿Puedo hacerte una pregunta?
-Claro.-Me contestó.
-¿Tú...amas...a...Scarlet verdad?
-No-no se lo digas,por favor.-Me suplicó.
-No se lo diré pero...yo que tú se lo diría. Puede que otro te quite la oportunidad.
-Tienes razón. Lo haré. Mmm..ahí está tu destino. Para lo que sea...-Él hizo una reverencia.
-Idiota.-Murmuré riendo.
-Sí. Lo soy.
Una vez afuera,me sentí libre. Dejé que el aire azotara mi cara plácidamente. Dejé que el frío invadiera mi cuerpo. Sentí una sensación de superioridad y de felicidad. Y entonces creí estar en el culmen de la perfección.






















Episodio 61:Deseo...no. Venganza
Dane.
Que rollazo de fiesta. A ver señores Sterling...¡Esto parece un ridículo baile de instituto! Todo el mundo vestía trajes del siglo XVIII o traje de chaqueta. Excepto una chica. Tenía una belleza singular. Su vestido blanco la envolvía en una aureola de inocencia perfecta y su máscara parecía ocultar el bello rostro que se podría hallar bajo su disfraz. Ella parecía estar perdida. Por unos segundos,pensé en ofrecerme a ayudar. Pero eso sólo empeoraría las cosas. Taylor me había dicho que sí había visto a Danielle,aunque creía que estaba dentro,por lo que yo me deslicé hacia afuera. Hay que reconocerlo. Los jardines eran hermosos,junto con sus bancos ornamentados y sus farolas. Y entonces vi una silueta. Llevaba un traje rojo de charol totalmente pegado al cuerpo. Era corto,excepto que tenía como una especie de cola que llegaba hacia el suelo por detrás. También llevaba unas botas de tacón de cuero negro de cordones altas,su pelo rizado recogido en una coleta,y una máscara que parecía indicar un demonio. No tenía ni idea de quién se creía que era vistiendo así.
-La fiesta dentro es un muermo. Se creen que son la élite. Por suerte,el chico que me ha invitado,me ha indicado que tú estabas aquí. Una suerte¿no crees,Dane?
Ahora sabía quién era. Nicole. ¿Qué hacía aquí?
-¿Alejandro? Da igual. Sólo importa que estamos solos.
Su voz sonaba terriblemente seductora. No es que me afectase. Y lo de las variantes de Alexandre...oh,sí. Me veía como un peligro a su relación. Y me quería eliminar. Así que lo de la espada era sólo un aviso...Vaya tío.
Ella me cogió por sorpresa y se abalanzó sobre mí. Sus labios se posaron sobre los míos. Quería dejarme soltar,pero ella no dejaba de agarrar mi camisa. Y escuché un jadeo. Y no era ni mío ni de Nicole.
Me solté de su agarré e intenté buscar algún culpable,pero solo oí el ruido de pisadas alejándose.
Me dirigí hacia la entrada,no sin antes advertir:
-Probablemente será mejor que te vayas.
Ella cabeceó y se alejó dócilmente.

Entré otra vez en el baile. Este estaba lleno de adolescentes. Miré mi reloj:Las 23:45. Ya mismo iba a empezar el baile...y a su vez,terminar.
Vi a la dama de blanco junto a un chico con un traje azul marino. Su máscara era una pasada. Era dorada,negra,roja,azul y blanca.
Así que la chica de blanco ya tenía pareja...y yo tenía que soportar a la insoportable Erina. Sería muy bella y todo eso,pero Allyssa y Danielle la superaban con creces en simpatía...y en estética. Erina estaba raquítica.
La gente empezó a alinearse,chicas a un lado,chicos a otro. Los imité. Erina se colocó enfrente mía y sacudió su dorado pelo,pero nadie la miró,lo que le molestó. Una música clásica que me sonaba mogollón sonó. Recordé que a Christian le encantaba la música clásica,igual que a Giulietta,su novia.
Yo estaba en versión automática. Bailar un minué era ya de por si bastante difícil, pero yo no lo notaba.
Contemplaba a la dama de blanco y a su acompañante. Ellos bailaban con ligereza y gracia. Parecían expertos. Y los hacía verse adorables. La danza duró bastante tiempo.
Después,con una música que creo que se llamaba The Score,que también me sonaba-pero esta vez de Crepúsculo-,interpretamos otra danza,en la que seguían ganando la pareja singular. Una vez terminado,nos volvimos a alinear. No dejé de mirar a mi alrededor. Justamente dentro de treinta segundos,cuando el reloj diese las doce,sabía lo que iba a pasar. Los cinco elementos iban a juntarse y a crear una explosión de colores,y justo en el momento de más brillo,las máscaras debían de ser quitadas. No perdí de vista a gente que me sonaba,pero desde luego,no perdí a la pareja.
Era fascinante. El Aire removió los cabellos de algunos de nosotros,el Agua refrescó a otros-En ese instante,reconocí a Iris-el Fuego creó una llama,que se posó sobre las cabezas de algunos pocos;la Tierra espolvoreó un poco de tierra fina sobre sus poseedores,que la contemplaban fascinados;y un fulgor dorado fue a parar sobre la palma de una minoría que destacaba por su ausencia.
Contemplé que la dama de blanco sonreía satisfecha con su fulgor en la mano. También vi a Taylor,en la otra punta de la sala,sonreír alucinado con su resplandor. Los poseedores de Luz no llegaban a los veinte. Aunque no encontré a Danielle entre ellos.
Por supuesto,eran los que tenían la atención ahora. De ellos iba a ser el trabajo,principalmente.
Primero,los usuarios de Aire,creamos una brisa,que llegó a convertirse en un pequeño tornado que resplandecía. Luego,los usuarios de Agua juntaron sus fuerzas,creando un agua de color azul caribe,que envolvió nuestro torbellino. Poco después,el Fuego azotó al agua,que ahora estaba adoptando los colores característicos de un arco iris. La Tierra se unió,dando fuerzas a nuestro torbellino,que ahora estaba envuelto de rosas y perfume a tierra mojada.
Y luego vino la Luz.
Los poseedores se concentraron al máximo. Todos miraron a una persona en concreto,un chico no mayor de veinte años con una máscara con grifos. Perseus,adiviné. Él asintió,y todos empezaron a crear una pequeña capa de luminosidad. Los elementos fueron atraídos hasta ella,una vez en lo más alto. Y ahora venía lo mejor. El torbellino se convirtió en una bola de colores resplandecientes, bellísimos, singulares.
La bola empezó a expandirse y a brillar,y hubo un momento en el que brilló como un sol,lleno de todas las tonalidades de colores del Universo. Intenté no distraerme. Todo el mundo dejó caer sus máscaras al suelo cuando el reloj dio las doce. La bola explotó,convirtiéndose en polvo de todos los colores. Refulgía, y daba la ilusión de estar nevando. La escena era preciosa. Y entonces vi a la dama de blanco. Ella estaba sonriendo de felicidad y admiración,mientras era abrazada por su pareja. Y ya no sólo eran la dama de blanco y el chico misterioso. Ahora eran Danielle y Alexandre.


Ella se dirigió hacia mí. Al principio,creí eso. Luego vi que pasó de largo de mí y abrazó a alguien. A su hermano. Ethan se hallaba conversando amigablemente con Perseus,a quien yo había identificado correctamente. Ella apareció por detrás y se colgó del cuello de su hermano,cogiéndolo por sorpresa. Él se volvió y la descubrió. La abrazó y giró sobre si mismo,con ella en brazos. Una vez depositada en el suelo,ella sonrió y le dijo algo,a lo que él respondió. Ethan la cogió de la mano,le alzó el brazo y le hizo darse una vuelta,a lo que ella accedió gustosamente. Luego se volvió hacia Perseus con una encantadora sonrisa. Él asintió con una sonrisa sincera en la cara y ella aplaudió feliz.
-¿Es preciosa,verdad?-Me susurró una voz familiar al oído. Me volví.
-¿Acaso importa?
-Sí. Ella es tan amable,tan risueña,tan perfecta...y tan mía.
-¿Es que quieres restregármelo por la cara?-Le contesté.
-No. Sólo quiero que te des cuenta de lo que perdiste cuando pudo ser tuya. Te estoy devolviendo el dolor que tú le diste a ella. Cuando llegó aquí,sus bellos ojos estaban llenos de dolor. Ahora están llenos de felicidad. Deberías haberla hecho feliz cuando pudiste. Ahora sólo puedes abrir tus propias heridas.
-Pues,felicidades. Lo has conseguido.
-Me alegro.
-Por desgracia,ella se queda aquí,y tú te vas.
-¿Qué?-Le pregunté.
-Ella va a ir a una academia.
-Pensé que tu padre sólo le hacía la pelota.-Le repliqué.
-Cuando mi padre dice que está encantado de tenerla aquí,lo dice de verdad. Él piensa que ella puede ser la futura reina del imperio Elemental. Y yo sé que lo va a ser. Y también sé que ella quiere educar a nuestros hijos aquí, en el castillo.
-Sigue soñando. Ella odia esto.
-No. No desde que me conoció. Así que ya puedes sufrir en silencio.-Sentenció.
-Créeme. Conseguiré que sus hijos sean míos.-Le prometí.
-Lo siento. No tengo tiempo para fantasías. Tengo que decirle a Danielle que mi padre me ha informado de un problema y que me tengo que marchar. Sigue soñando
Él se marchó a decírselo.

Un plan surgió de mi cabeza,que cada vez iba siendo más y más prometedor.
Era un ardid demasiado malvado y perverso, y yo no parecía ser consciente de ello. Era mi lado oscuro, era como si yo fuese un títere en ese momento.
Y entonces cometí el mayor error de mi vida. Saqué un frasquito con vodka que siempre llevaba para emergencias,y,mientras Danielle estaba distraída hablando con mi hermana,lo vertí en su copa de champagne. Me retiré a una esquina. Ella ni se dio cuenta,y bebió su bebida como si nada. Pero mi hermana sí lo llegó a ver. Ella arqueó una ceja y se dirigió hacia mí.
-¿Estás seguro de que es lo que quieres?.-Me preguntó.
-Iris,estoy harto de que Alexandre crea que Danielle es suya. Le voy a enseñar a compartirla.
-¡Ella tiene derecho a opinar!¡Dane,no puedes hacerlo!
-Soy mayor que tú. Y eso me da derecho a decidir.
-Se lo voy a contar.-Amenazó ella.
Y una bombilla se encendió en mi cabeza,indicándome lo que debía de hacer.
-Adelante. Yo le contaré a tu hermana lo de Ethan. Tal vez eso afecte a su compromiso. Y tal vez lleguen a separarse.
Una lágrima descendió por su mejilla.
-Es el mayor error de tu vida. Y te juro que lo vas a pagar muy caro. Ella ha sufrido más de lo que tú crees,Dane. No puedes hacerle esto.
-De hecho-Le susurré-Lo voy a hacer.
Y mi plan empezó a funcionar.

La conduje hacia fuera del salón,cerca de los pasillos de habitaciones. Ella se tambaleó.
-¿Estás bien?-Le pregunté.
-Oh,demasiado champán.-Sonrió ella. Ya le estaba haciendo efecto. Si no, no estaría hablándome.
-Vamos a mi habitación.
-¿A tu habitación?-Preguntó con una descarada sonrisa. Aún ebria,seguía desconfiando.
-Sólo será un minuto. Tu habitación está muy lejos.
-De acuerdo.-Aceptó.
La cogí en volandas,para que no se volviese a caer,y la deposité en el sofá.
De repente, me invadió calor.
Me quité la camisa blanca,dejando mi torso desnudo. Ella se acercó a mí y sonrió,trazando con su dedo mis abdominales.
-Eres tan,tan,tan hermoso.-Ella lo dijo con una voz increíblemente seductora. Yo me acerqué hacia sus labios y la besé.
Poco después, ella yacía sobre mi cama,y yo sobre ella. Su sonrisa,aunque fuese atontada,seguía siendo igual de hermosa. Por un minuto, consideré en echarme a atrás,pero no lo hice.. Contemplé su hermoso cuerpo,sin saber que esta sería la última vez que la viese así.




2 comentarios:

  1. no me ha parecido tan mal pero pienso q se tendria q haber echado atras a tiempo y asi puede q tuviese alguna oportunidad de nuevo cn el

    ResponderEliminar
  2. si, yo tmbn pense eso, pero primero:qien sabe lo qe pasa por la cabeza de danielle y dane, segundo:sino el final no seria tan emocionante y tercero: esto no lo deberia desvelar, pero...dane tiene mas de una oportunidad con Danielle en el segundo libro debido a Percy¡¡

    ResponderEliminar