Bienvenidos al blog de la Saga Poder Peligroso

Es un honor para mí que usted ahora mismo esté leyendo esto.
Si le gusta o le interesa, pásele la dirección del blog a sus contactos. Se lo agradezco.
Espero que le guste y que lo siga.
Si desea ponerse en contacto conmigo, el tuenti del blog es Danielle Amber Sterling Halle y el gmail es aurynerforevermedianoche@gmail.com
Disfrute de la lectura¡¡

martes, 24 de julio de 2012

Capitulo 17


Episodio 30:Libros.
Me puse unos pantalones vaqueros,unas Converse negras,una camiseta blanca y una gabardina color crema. Me peiné mi pelo liso suelto y luego me hice una especie de diadema con dos trenzas pequeñas. Me miré y vi que la gabardina o las Converse desencajaban. Era un dilema. ¿Popular y guapa o cómoda y sin destacar? Pensé en este como mi primer día de instituto. Me quité las Converse y las eché en la mochila de gimnasia. Y me puse unos tacones negros de punta redondeada y unas gafas vintage redondas con el borde en crema. Eché los pompones en la mochila y una gomilla del pelo. El equipo de animadora era de color blanco,azul y rojo,los colores del colegio. Cogí la mochila y bajé al piso de abajo. Mi madre nos esperaba abajo. Iba vestida con unos pantalones de vestir negros y una gabardina blanca. Llevaba su bolso de D&G colgado del hombro, lo que hacía adivinar, junto con su ropa,su clase social. Me miró con asombro cuando bajé y me sonrió.
-¡No me lo puedo creer,hija!¡Estás perfecta!
-Así somos las Kensington¿no?-Le dije con aires de grandeza. Allyssa bajó por las escaleras con un vestido gris de gasa y una rebeca negra puesta. unas calzas grises perla con las manoletinas negras ocupaban sus brillantes piernas. Llevaba su pelo recogido en una elegante diadema negra y sus ojos estaban maquillados en tonos grises y negros mientras que los míos estaban en tonos pasteles.
-Me encanta tu nuevo sentido de la moda.-Me dijo mi hermana.
-Vaya,gracias.
Ethan fue el último en aparecer. Allyssa,yo y,extrañamente,mamá,nos pusimos rígidas al verlo.
-Ethan,hoy no vas a ir al instituto. Necesito que me ayudes con algo.-Le dijo mi madre.
Allyssa y yo andamos por el suelo de mármol del vestíbulo,con nuestros tacones resonando. Ambas nos mirábamos con frialdad y arrogancia.
Al llegar al instituto,Allyssa se fue con Zane y yo levanté la barbilla y crucé todo el patio mientras los demás soltaban suspiros de envidia o de deseo. Sólo una se atrevió a molestarme.
-Bien hecho.¿Eres Danielle,verdad?-Me dijo Jenna.
-Gracias,Jenna.-Bajé la voz y le dije-Está todo solucionado.
-Eso es genial. Te veo en el partido.
-Lo mismo digo...-Jenna se quedó paralizada y me hizo señas de que me pusiese a su lado. Cuando miré hacia el frente descubrí a Taylor allí parado. No me reconoció pero escuché un susurro de Jenn:
-Está como un tren. Menudo cañonazo. Es tu día de suerte.
-¿Sabéis donde está la clase de gimnasia?-Nos preguntó.
-¿Eres nuevo,verdad?-Preguntó Claude desde atrás.-Se nota. No tienes ni idea de con quien hablas. Esta es mi novia. Jenn,Taylor. Nuestro nuevo quarterback. Lo hace mejor que...-Al mirarme se calló.
-Dilo.-Le animé-Que el propio Daniel. Probablemente sea así.
Me quité las gafas y sacudí mi pelo.
-Bienvenido al Thenysse,Taylor.-Le dije.-Comienzas con buen pie.
-Yo no diría algo mejor.-Me felicitó Claude.
-Cierra el pico,Claude. Con los balones eres bueno, pero con las palabras...yo no estaría tan segura.
-¿De qué no estás segura?-Me preguntó Clarisse.
-De que Claude es bueno con las palabras.-Respondí.
-¡No hace falta ser adivino para darse cuenta!-Bufó ella.
-Ja ja. Muy gracioso Clarisse. Tampoco hace falta ser adivino para saber que tú eres la chispitas del grupo.
-Nunca mejor dicho.
Entonces Jenn hizo la cosa mas estúpida del mundo.
-Danielle y Clarisse tienen clases de gimnasia ahora. Que te acompañen.
-Ah,no,no.-Negó Clarisse.-Le tengo que dar mi equipo a Ruby Peterson. Esa no va a ser popular por muy animadora que sea. Su pelo parece un estropajo.
-Ven,Taylor. Antes de que los cuatro fantásticos te llenen la cabeza de tonterías.-Le dije exasperante.
Fui al gimnasio acompañada por Taylor.
-Así que este es el instituto Thenysse.-Me dijo él.
-Exacto. Un lugar donde creo que tú encajas.-Le respondí.
-No creo que encaje con esa idiota de Jenna. Sin ofender pero...
-Lo comprendo. Jenn a veces puede ser...verdaderamente una idiota.-Me rendí.
-¿Iras a verme al partido?
-Tengo que estar allí por obligación. Soy animadora.-Dije.
-Nunca pensé que fueras de familia adinerada. No te ofendas,pero te imaginaba más...chica rebelde.
-Y lo era-Le dije.-Pero...cuando suceden...cosas,simplemente cambias.-Le dije.
-Tampoco es que te siente tan mal. Pareces sacada de Hollywood.
-Gracias.-Llegamos al gimnasio,donde vi a Bianca saludarme. Moví la cabeza hacia Taylor tratando de ignorarla.
-Te llaman-Me dijo él.
-Y yo ya lo sé. Pero Bianca es la última persona con la que me quiero cruzar hoy. Créeme,tengo mis razones.-Le dije.
-¡Eh,Dany!-Sentí a Zane.
-No,he cambiado de opinión,es la penúltima. Zane es la última.-Le dije.
-¿Exnovio?-Intentó acertar.
-¿Qué?¡No!Bueno, lo besé una vez, pero ya está. Es el novio de mi hermana. Y el hermanastro de Daniel.
-¿Me estás ignorando?-Me preguntó Zane.
-¿A ti que te parece?-Le pregunté.
-Te has vuelto Allyssa segunda parte.-Me dijo él.
-Más bien soy versión mejorada.-Le respondí yo.
-¿Qué te pasa?
-Luego. He encontrado algo. Mira.-Abrí mi mochila y saqué el Libro de las Profecías. En cuanto lo saqué,Zane se quedó paralizado.
-¿Es eso lo que creo que es?-Me dijo sin salir de su asombro.
-Sí.
-¿Qué es?-Preguntó Taylor.
-Es...
-Nada. El diario de uno de nuestros antepasados.-Me interrumpió Zane. Me miró con una advertencia escrita en su cara.
-Léelo. Hay una muy...interesante.-Le dije.-¡Ah!Llévalo al vestuario y cuídalo bien.-Le dije.
-¡Sé cuidar los libros!-Me gritó ofendido.
-Me refería a Taylor.-Le respondí con exasperación.

***********************************
Llegar a clase de Literatura inglesa temprano(me refiero a veinte minutos de mi precioso recreo)es raro pero esta tampoco era una ocasión normal. Papá estaba leyendo y no reparó en mi presencia hasta que puse los dos libros restantes sobre la mesa.
-¿Sabes lo que son?
Él observó los libros detenidamente.
-Los Libros de la Orden Elemental. Son cuatro libros que recopilan las profecías formuladas por los Oráculos;cómo manejar los elementos,con conjuros,hechizo y aclaraciones;el libro de la Oscuridad,donde cuenta los diferentes seres,hechizos prohibidos y como detenerlos y las diferentes invocaciones a seres benignos o malignos;y el libro de las familias,donde pone diferentes advertencias,notas,los candidatos a perder,los que suelen ser los guías y muchas cosas más. Tienes que saber que los libros de Las Ramas,que es así como se llaman los libros de la familia,solo se abren si eres un integrante de ella. Cada libro tiene una cerradura mágica y no la puedes forzar a que se abra. Espera un segundo...-Adrian se agachó y buscó algo en su maletín. Al poco tiempo,sacó una bolsa vieja de tela y la abrió. Un polvoriento libro de cubierta marrón con hilos gruesos protegiendo la abertura del libro y en la cubierta,una espiral de lo que parecía ser un cuero muy resistente. En letras doradas se visualizó la palabra Draken.
-Es el libro de los Draken. Es el libro de nuestra familia.
-¿Por qué pone Draken?-Le pregunté.
-Porque es nuestro apellido original. Adaptamos nuestros apellidos al vocabulario inglés para no parecer raros. En los libros vienen los apellidos originales. No sé si son latines o griegos. O tal vez romanos o rumanos. El nuestro significa dragón. Somos pacíficos e inteligentes. Tenemos fortaleza y lo damos todo en una batalla.
-¿En serio?-Reí.
-De verdad.-Me tendió el libro.-Y ahora es tuyo. Cuídalo bien. Se lo tendrás que pasar a tu hijo mayor.
-¡Papá!¡Yo no pienso tener niños!-Le dije yo.
-Ya-Rió él.-Eso también decía yo y mírate.
Me fui de clase y guardé los libros en la mochila. Me fui fuera del instituto,pues no iba a soportar más Literatura. Me senté en el mismo árbol dónde conocí a Adam,y me apoyé en él. Estuve mirando hacia el cielo y pensando en todo. Siempre mi objetivo había sido superar a Allyssa pero ahora mi objetivo era mantenerme unida en el círculo,protegerlos y descubrir mis poderes. Pero siempre iba a estar esa sensación de miedo. Me di cuenta de que el bosque parecía casi mágico. Adam acudió al poco tiempo.
-Sabía que vendrías-Le dije.
-Y yo no esperaba encontrarte aquí. ¿Qué hace una chica popular hablando conmigo?
-No soy normal.-Le repliqué con una gran sonrisa.
-Ninguno.-Acordó él.
Decidí enseñarle el Libro de las Profecías. Cuando se lo entregué,no dudó en cogerlo y hojearlo. Hasta llegar a la página de la profecía del Círculo.
-¿Quiénes seremos?-Me preguntó él después de leerlo.
-Ya solo quedan cinco.-Le respondí con voz rota. Las lágrimas empezaron a caer por mis mejillas.
-No...nosotros podemos detenerla. Si tienes este libro,debes tener los cuatro. Necesito el libro de la Oscuridad.
-¿Por qué?-Le pregunté.
-Los libros de la Oscuridad eran creados para tentar a alguien a hacer un hechizo prohibido pero también había hechizos que indicaban cómo expulsar la Oscuridad en alguien.
-Si nos libramos de Iris,vendrán otros.
-Si nos libramos de Iris,tendremos un problema menos durante años. He estado investigando. El accidente del Gardenie Calc no fue una coincidencia. Había una chica llamada Lillian. Fue poseída por la Oscuridad. Era la única que pudo provocar el incendio. Mi padre consiguió quemar a la Oscuridad de su interior,pero él también murió junto a ella. Algunos murieron por el infierno que había desatado allí dentro. Javier Valleynd,tu tío,los salvó a todos,gracias a su escudo de hielo. Tardaron casi 13 años en salir otro círculo y sus consecuencias.
-¿Entonces Claude...?-Pregunté.
-Es tu primo,sí.
-¡Oh,dios!
Ambos nos callamos.
-Espero...espero que esto no vuelva a ocurrir. Yo fui la primera afectada pero Jenna podría ser la segunda...¡O Hayl!Debemos detenerla antes de que sea demasiado tarde. No se puede volver a repetir.
-¿El qué no se puede volver a repetir?-Preguntó alguien desde las sombras. Taylor apareció allí. Adam y yo nos levantamos.
-Nada.-Le dije yo. Mi falda de animadora se revolvió conmigo. Tuve cuidado de no pisarme los cordones de las Converse y me toqué el pelo,incómoda.
-Estabas hablando en serio¿Pasa algo grave?-Me preguntó él.
Y entonces sentí frío.
-Adam,¿tienes frío?-Le pregunté con cuidado de no estallar.
-No ¿por qué lo...?-Y se dio cuenta de la gran verdad-Oh,mierda.¿Es qué esto está embrujado?
-¿Qué coño está pasa...?-Taylor dejó la frase en suspense. Iris estaba allí,haciendo acto de presencia. Parecía que había crecido. Ahora parecía que tenía catorce años.
-¿Es qué estás aburrida en el infierno?-Le inquirí sarcásticamente.
-Yo también me alegro de verte,Danielle. ¡Oh,que sorpresa!El joven Adam está aquí...y ¿Taylor Halle?Un placer.-Ella le tendió la mano y el fue a apretarla cuando alguien gritó:¡No lo toques!
-¿Qué haces aquí?-Le pregunté.-Papá,no eres un superhombre.
-Ni tú eres experta en este terreno.
-Oh,usted es... ¿Adrian Drake? Que agradable sorpresa. Solo faltaría Hanna Marie y tendríamos a la pareja feliz.-Dijo Iris. Sentí su voz burlona.
-Pues resulta que Hanna Marie también se ha presentado.-Dijo mi madre de forma amenazadora. Me volví y vi a mi madre vestida con unos vaqueros,una camisa blanca con un suéter gris y negro y unos tacones negros. Menos mal que eran bajos.
-¿Es qué estáis locos?-Pregunté.
-¿Mamá?-Preguntó Allyssa desde atrás.
-Oh,genial. Resulta que os queréis suicidar.-Les dije. Parecía enfadada y,sinceramente, lo estaba. Ahora éramos cinco. Seis, contando a Taylor. Jenna, Claude y Zane aparecieron.
-Oh,que prepotentes sois. ¿Pensáis que podéis vencerme?Si alguien sale con vida,será Danielle. Es la única que tiene protección.
Y estallé.
-¡Dane lo hizo por mí,pero yo no la acepté,bruja!
Bolas de fuego volaron sobre su cabeza-Sí, lo que hace la ira.-.Ella ni se inmutó.
Mi madre estaba apretando un pequeño colgante de una estrella y, a nuestro alrededor,el viento se puso a nuestro favor.
Claude no había sido y yo tampoco...¿Mamá?
Iris creó una tormenta fuerte y Taylor estaba paralizado. Me caí al suelo,presa del fuerte viento. Noté un líquido espeso recorriéndome la frente. Y caí derrotada. Estaba repentinamente cansada, y mis miembros no me respondían. Mis ojos se cerraron, cansados.

Sentí que, de repente, algo me animaba a seguir adelante. Abrí los ojos y vi un túnel de azulejos negros y terminado en una bóveda en el techo. Al final de el,había una luz brillante y cegadora. Comprendí que no podía seguirlo. Miré hacia atrás y vi un pequeño jardín muy bien cuidado. Era un jardín de belleza resplandeciente, pero, sin embargo,me sentía incómoda.
Me volví hacia el jardín y corrí desesperadamente. Me caí agotada al árbol y me senté. Recliné mi espalda contra el árbol y la madera de este cedió. Caí en un hueco profundo,muy profundo. Sentí otra vez la oscuridad y el gélido viento contra mi mejilla.
Abrí los ojos asustada y descubrí que todo seguía en la “normalidad”.
Me levanté del suelo,envuelta en una neblina de confusión y agotamiento. Iris me miró enojada y sentí viento empujándome repentinamente. Choqué contra el tronco de un árbol pero no me rendí. Me estaba empezando a cansar otra vez y por mucho que me negase a caer,seguía cayendo. Vi borrosamente que Claude se tiró encima de Iris,cogiéndola por sorpresa. Iris se esfumó.
Jenna se acercó a mí y me tocó la frente. Sentí que el agua me limpiaba por dentro y recuperaba mi energía.
-Realmente deberíamos cambiar los colores del colegio al negro-Me dijo ella con una sonrisa.
Me tendió la mano y me levanté. Nunca me había sentido tan inútil y vergonzosa. Sentí muchos pares de ojos clavados en mi espalda pero solo me preocupé por alguien:Taylor.
Claude había espantado a Iris, porque claramente no estaba preparada para la lucha física.
Miré hacia el suelo y encontré una nota claramente con una letra que desconocía y, a la vez sabía a quién pertenecía. No me agaché a por ella y no miré a nadie. Una imagen se formó en mi cabeza:Yo abrazando a mi madre llorando y todo el mundo compadeciéndose de mí. Me quité la imagen de mi cabeza y avancé hacia la salida del bosque.
-No ha ocurrido nada.-Dije con voz fría. Salí corriendo del bosque y no descansé hasta llegar a los baos. Me metí y me quité las hojas del pelo,la tierra de la cara y me desinfecté las heridas. Me peiné el pelo y me puse el maquillaje correctamente. Salí del baño y me topé con Taylor.
-¿Qué acaba de suceder ahí fuera?Y no me digas que nada.
Su voz sonaba enojada...Tal y como yo cuando estaba en su lugar.
-No te lo puedo contar. Y no lo puedes contar.-Le dije. Sentí lástima por él.
-Muy bien. Pues si no me lo cuentas, yo lo contaré todo.
-Te van a tomar por loco-Le susurré al oído y me retiré. Yo me sentí sucia, pero sabía que era la única forma de mantenerlo a salvo.
******************************************
Vi a Gretchel y la saludé.
-¿Te gustaría ir con Jenna y conmigo a por los vestidos?-Le pregunté.
-¡Claro!-Me dijo entusiasmada.
Ambas salimos del colegio a escondidas y Jenna nos esperaba fuera,mascando un chicle, aburrida. Ella me miró en lo que no sabría decir si fue una mirada de advertencia o una mirada de desdén.
-Pensaba que no lo habías logrado.-Me dijo ella.
-Créeme. He huido de una clase a través de una ventana de un baño. Esto estaba demasiado fácil.-Le dije.
-¿Vamos a Vals Tess?-Preguntó Gretchel. Ambas nos miramos. Vals Tess era una tienda de vestidos del pueblo de vestidos medio formales a donde iba todo el mundo a comprarlos para los bailes u otros eventos sociales.
-¿Nos llegamos a Boston?-Pregunté.
-¿Boston?¡Eso queda muy lejos!-Gritó Gretchel.
-No queda tan lejos. Está a una hora de aquí. Además,no hay nadie en la carretera.-Dijo Jenn maliciosamente. Rebusqué en mi bolso hasta dar con el iPhone y mandé un mensaje a mi madre.
Estoy en Boston para comprar los vestidos. No voy a ir a comer.
Dany.
Pulsé enviar y me subí en el Jaguar de Jenn.


No hay comentarios:

Publicar un comentario