Bienvenidos al blog de la Saga Poder Peligroso

Es un honor para mí que usted ahora mismo esté leyendo esto.
Si le gusta o le interesa, pásele la dirección del blog a sus contactos. Se lo agradezco.
Espero que le guste y que lo siga.
Si desea ponerse en contacto conmigo, el tuenti del blog es Danielle Amber Sterling Halle y el gmail es aurynerforevermedianoche@gmail.com
Disfrute de la lectura¡¡

martes, 24 de julio de 2012

Capítulo 19


Episodio 32:El partido.
Vimos a Allyssa salir de casa con el pelo recogido en una coleta,su uniforme y unas botas de cordones negra de la marca Converse. Sobresalían unos calcetines azules añil. También iba maquillada pero lucía más natural. Llevaba una bolsa de deporte con un estampado de florecitas de colores vivos,con el fondo blanco y el asa y la cremallera naranjas. Sus ojos azules caribe -o turquesas claros- estaban llenos de brillo. Nos saludó con la mano y se acercó a nosotras corriendo.
-Vas muy...arreglada dentro de lo que cabe.-Observó ella-Llevas razón,Taylor alucinará.
-¿¡Qué!?-Exclamé sorprendida-¡No es eso lo que quiero!
-Culpa mía.-Intervino Jenna. Estuve a punto de estrangularla.
Todas callamos y llegamos al instituto corriendo. Había anochecido y el campo brillaba por los focos. Las gradas estaban llenas. Entramos en el vestuario.
-Estás muy guapa-Me elogió Eleanor. Le dirigí una sonrisa sarcástica como diciéndole”Muy graciosa. ¿Es qué crees que no me he dado cuenta?No soy imbécil”
-Bueno...lo...mismo digo-No era verdad. Llevaba unas Converse blancas con unos calcetines rojos,su pelo rubio pálido-que nunca me agradó-recogido en dos coletas altas(lo que hacía que ,con los lazos rojos y azules que llevaba,pareciese una niña de seis años). Sus ojos azul hielo le daban una presencia casi fantasmal y sus rasgos finos estaban llenos de un espeso maquillaje,que no le favorecía. Con su atuendo(sin contar que llevaba la falda de animadora dos cm por encima de la rodilla)parecía desgarbada e infantil.
-Mike me ha dicho que el chico nuevo no deja de hablar de ti.-Me chivó Claire Chamberlain.
-¿Y quién no lo hace?-Dije con un tono interesante y jactancioso.
Todas las animadoras soltaron unas risitas cómplices. Sabían que muchas me admiraban como a una diosa.
-La verdad es que te coges a los mejores. Debes aprovechar eso. Seguro que serás la reina del baile de Invierno-Aseguró Alice Kelvin.
-Excepto por Allyssa,lo tienes asegurado.-Corrigió Aryanne.
Las diez animadoras cogimos los pompones. Vi salir a Zane y Taylor,que charlaban tranquilamente. Allyssa le robó un beso a Zane y yo miré al suelo. Vi a las animadoras del instituto Firewood salir. Iban de rojo y negro. Todas eran rubias(y apuesto a que también eran populares y creídas;y unas brujas)excepto una morena que había atrás. La reconocí inmediatamente. Ella era amiga de mi antiguo instituto en New Haven. Cassandra lucía el atuendo del colegio. Sus ojos ámbar parecían asustados. Cassie y yo nunca habíamos estado en los equipos de animadoras porque los considerábamos pijos. Ambas conectábamos tan bien porque éramos las únicas personas de la clase alta que odiábamos nuestra condición.
Ambas éramos rebeldes y diferentes.
Ella siempre había sido gótica. Me acuerdo que llevaba mechas rosas en su pelo,una línea gruesa de lápiz de ojos,labios color carbón y pulseras con pinchos y tachuelas. Recordé a Cassie con sus botas de combate,su top negro de encaje(y abajo su camiseta negra),su minifalda negra y tartán rojo con cadenas y sus a veces medias negras desgarradas. La consideraba mi ángel negro.
Le dirigí una sonrisa y un saludo. Me miró como si fuese una extraña, cuando en verdad, lo era ella tras esa capa de maquillaje y esas pijoterías.
Vi como Samantha Weathers me saludaba con admiración. Ella estaba hablando con mi hermana-su mejor amiga de siempre-con fervor.
Odiaba a Samantha Weathers. Era frívola y creída, siempre agitando su pelo rubio de bote.
Era también una bruja y una perra. Había jugado(y acostado) con la mitad de chicos calientes del instituto. Además,nunca nos dejaba a Cassie y a mí en paz.
Esta vez las tornas se habían girado. Vi que Taylor conversaba con Samantha y esta a su vez, coqueteaba con él. Sentí una especie de ardor mezclado con ira en el estómago.
¿Celos?
Esto no podía estar ocurriendo. Las animadoras salimos saltando y agitando nuestros pompones,corriendo por todo el campo. Nos agrupamos en uno de los lados, y las del instituto Firewood enfrente nuestra. Salieron los jugadores de nuestro equipo,y sentí euforia.
Nos pusimos todas a saltar y sentí mis mejillas enrojecer cuando Taylor me sonrió y saludó.
Salieron los del otro equipo. Reconocí a Heath Blake, el capitán del otro equipo.
Este vio a mi hermana y le dirigió una sonrisa descarada. Me pareció asqueroso. Todos se reunieron y empezó el partido. Gabe empujó a Heath y consiguió quitarle el balón y derribarlo.
-¡Touchdown para los Caballeros*!-Gritó una voz por megafonía.
El partido siguió intenso. Íbamos ganando.
Seguíamos animando hasta que Heath Blake tiró fuertemente a Taylor. Lo escuché gemir fuertemente. Paré de saltar, preocupada. Zane se acercó,parando así el partido. No evité el impulso de salir corriendo.
Me escabullí entre los jugadores y llegué hasta donde estaba Taylor tumbado.
Zane miró a Taylor.
-¿Chico,estás bien?-Le preguntó.
Taylor no respondió. Miré a Zane,y este me miró a mí con preocupación.
-Dame un minuto.-Respondió Taylor lentamente.
Suspiré aliviada. Le tendí la mano y él la sujetó con fuerza. Se levantó y me miró a los ojos. Me superaba algo en altura. Esbozó una sonrisa de oreja a oreja.
-Bien hecho,campeón.-Le dije con una sonrisa juguetona. Me deshice de su mano y salí del corrillo. El partido reanudó como si nada hubiese pasado. Jenn me dijo:
-Realmente tus ojos hechizan.
-Idiota-Le respondí sonriendo.
El árbitro pitó,dando a entender que el primer tiempo había finalizado. Fuimos al vestuario y bebimos agua. Me comí una barrita de Special K. Comprobé que mi maquillaje no se hubiese corrido a causa del sudor.
-Es a prueba de agua.-Saltó Jenn a mi lado.
-Solo comprobaba que estuviese en su lugar.-Me defendí.
Escuché el What Makes You Beautiful de Allyssa sonando en su móvil. Abrí el mensaje sin su permiso.
Realmente estas sexy con el equipo. Y realmente odio al nuevo chico. No para de hablar de tu hermana cuando debería haber sido... Bueno,da igual. Deséame suerte. Y esa tal Samantha Weathers parece una Barbie barata; no te pega estar con ella,Ally.
Fui a guardar el móvil cuando vi a Allyssa detrás mía.

Caballeros,Knights en inglés. Se refiere al nombre del equipo de fútbol en español.

-Tienes un mensaje-Dije con una sonrisa traviesa.

-Ya me había dado cuenta.-Replicó ella. Salimos afuera(otra vez). Nunca me había sentido tan eufórica y feliz. Bueno. Desde Dane.
Por suerte,el partido acabó en victoria. Los jugadores alzaron a Zane y a Taylor por aires. Las animadoras los rodearon. Vi que Zane se bajó del hombro de Gabe y Damien y abrazó y besó a Ally,eufórico y feliz por la victoria. Me sentí como una extraña,apartada de las animadoras y sola en aquel área del campo. Imaginé como sería si Dane estuviese aquí
Él sería arrollado por la masa de hinchas y jugadores,que lo alzarían por los aires. Entonces yo me sentiría algo extraña. Él me vería y se bajaría de los hombros de Damien y Claude. Correría hasta mis brazos y me besaría por sorpresa. Sus labios estarían cálidos y mojados por el sudor. El beso sería largo y apasionado. Entonces él me agarraría por la cintura y me alzaría en volandas. Dane alabaría mi belleza y yo enlazaría mis brazos por detrás de su cuello. Entonces él me llevaría a su brillante Mercedes azul marino y me llevaría hasta el Sky Park. Allí nos besaríamos apasionadamente y nos miraríamos a los ojos,felices y enamorados. Entonces nos sentaríamos en el césped inmaculado y observaríamos la luna llena. Dane me besaría y me tiraría completamente al suelo. Nos besaríamos riéndonos y probablemente llegaríamos a algo más que besos y caricias.
Alguien me sacó de mi ensueño.
-¿Estás bien?-Me cuestionó Taylor.
-Sí,es solo...da lo mismo.-Le respondí.-Buen partido. Excepto por la partida.
-Buenos ánimos. Gracias,realmente ha sido de ayuda que estuvieses allí.-Dijo él enfrascado en sus pensamientos.-Es decir,que si no,Jenna solo se preocuparía por Claude.
-Me lo puedo imaginar-Reí. Me disculpé y fui a donde estaba mi hermana...y Samantha tropezó conmigo.
-Pe-perdón- Tartamudeó ella.
-Realmente no lo sientes,Sammy.-Le dije con burla.-Simplemente te codeas con la realeza para no pertenecer a la plebe. Nunca hubieses encajado en Firewood con ese pelo color rojizo tirando a rosa chicle y esas gafas de pringado.-Visualicé el pelo de Samantha cuando entré en primero. Samantha siempre tenía su pelo rojo estropajoso recogido en dos coletas y unas gafas redondas de culo de botella. Parecía una verdadera pringada con ese pelo rojizo-rosa y esas gafas. La ropa era otro factor. Faldas largas de color gris y jersey de lana crema con dos rayas roja y gris, con zapatos cerrados de vieja marrones y calcetines a media pierna grises.
-¿Te conozco de algo?-Me preguntó ella.
-¿No te acuerdas de mí?-Le dije burlonamente.-Me sorprende que hayas dejado entrar a Cassie en tu club de pijas esnob.
-Duna Valleynd -Dijo ella riendo sin creérselo.
-Danielle.-Le dije.
-Realmente tu novio está bueno.-Me dijo ella jactándose.
-Mi novio está en una tumba,sin bromear. Era el hermanastro del capitán.-Le dije con ojos vidriosos. Por primera vez vi en su cara la pena y la culpa.
-Lo siento-Murmuró ella.
Y entonces una voz habló.
-Un buen partido ganado pero antes de que se marchen,me gustaría recordar a un querido alumno de este instituto...
-Daniel Garrett -Dije yo con voz neutral,llena de dolor.
-...Un alumno ejemplar. Popular,buen estudiante,quarterback de nuestro equipo, y bello. Nunca se presentó una queja contra él,ni contra su imagen. -Siguió hablando. Por la pantalla que había empezaron a aparecer fotos de él. Dane con Zane,Dane con Jenn,Dane con Nicole en el baile,Dane de chico,Dane con la pelota de rugby,Dane conmigo...y la foto del Sky Park. Miré hacia el suelo y pestañeé para contener las lágrimas. Sentí un mano en mi hombro.
-Realmente él debería estar aquí.
-Lo sé. No se merecía esto. Pensé que mi vida sería un cuento de hadas cuando lo conocí. Y se ha vuelto un infierno.-Le confesé.
-Ojalá estuviese aquí.
-Daría lo que fuese por verlo una vez más en persona. Sentir su corazón palpitar y oler su olor corporal intoxicante. Pagaría cualquier precio por besarlo una vez más. Lo que sea.
-Yo también. Aunque en mi caso, para abrazarlo y disculparme por ser tan cabrón con él. Si hubiese sabido que esto habría pasado,lo habría tratado mejor que a Ally,incluso. Ahora temo que ella sea la siguiente. O tú. Tengo que protegerte.
-No. No tienes que protegerme. Tienes que cuidar de ti,de Ally. De Bianca y Eleanor. No de mí.
-Eres parte de mi familia.-Replicó él.
-Técnicamente no. Dane está-Odié decirlo.-muerto.
-Eres mi cuñada-Dijo él con una pequeña sonrisa.
-Realmente Dane tenía razón. Eres un idiota cuando te esfuerzas.-Respondí yo.
-Vaya,mi hermanito no era tan santo como tú creías.-Dijo él con una sonrisa.
-Daniel no era precisamente un santo pero tenía un buen sentido del bien y del mal. Sabía lo que se traía entre manos.-Intervino DJ.
-Pero no merecía esto. Ya lo veía yo sentado en el porche de una casa abrazado a ti mientras sus nietos jugaban.-Acertó a decir Jenn.
-No. Él debería estar aquí. Lo sé. Tenemos que vivir la vida como si fuese nuestra última noche en la Tierra. Porque cualquiera de nosotros podríamos ser los siguientes.-Razonó Hayley,
-Verdad no te falta. Pero no quiero vivir pensando que esta podría ser mi última noche en la Tierra. Es deprimente.-Se quejó Claude.
-Más deprimente es morir sabiendo que lo último que has hecho es hacer los deberes de Álgebra. Eso sí que es deprimente.-Repliqué.
-Ganas tú.¿Vamos a la fiesta?Me merezco un premio después del último touchdown.
-Querrás decir después de tu único touchdown.
-Realmente eres el alma gemela de Daniel.-Exasperó él. Me dirigió una de sus sonrisas cínicas.
Fui a buscar a Adrian cuando Heath me agarró por el hombro.
-Has cambiado mucho,princesita.-Se burló con una sonrisa descarada que decía a gritos ”Me quiero acostar contigo,monada”
-Y tú no has cambiado nada,Heath.-Le dije asqueada.
-Tu amiga gótica realmente cambió después de probar mis labios.
-Cassie jamás se acostaría contigo.
-¿Por qué crees si no que entró en el club de Samantha?
-Porque Cassie realmente tiene madera para eso.
-Cuando la veas le preguntas. Si te reconoce, porque con ese cuerpo y esa falda...-Le di de lado y me fui al vestuario.
Taylor me paró.
-Era mejor que yo¿verdad?
-¿Qué?-Le dije sin comprender nada
-Daniel.-Soltó un bufido de exasperación-No sé ni como se me ocurrió por un momento...
-¿El qué?
-Nada. Da igual.
Se marchó y sentí el aire gélido a mi alrededor. Vi a Cassie hablando con Samantha y señalando a Taylor y a Zane. Me fui al vestuario con el corazón roto. Sentí que me tendría que sujetar para no romperme y que un agujero se abría paso a través de mi pecho. Experimenté un dolor intenso y no me detuve a pensar lo ridícula que podría parecer. Me senté en una silla de las gradas y deposité mi bolsa de deporte. No sabía qué hacer. Estaba confusa y dolorida. Iba a necesitar un ángel. Por suerte,el Cielo me escuchó.
-¿No vienes a la fiesta?-Me preguntó Cassie. Iba con unas Converse negras,unos vaqueros doblados en el tobillo y una camiseta blanca de flores negras con una gris con un lazo que rezaba:The shine of night really is shining encima de la blanca.
-No. No quiero compartir mi valioso tiempo con idiotas borrachos y pijas creídas.
-Te pareces mucho a una amiga que tuve. Tenía ese mismo pelo y sus ojos eran brillantes y misteriosos. No digo que los tuyos no lo sean-Se justificó-pero no están llenos de luz como los de ella. Parecen dos pozos insondables.
-Lo son.-Le respondí.
-¿Por qué?-Preguntó ella.
-Daniel Garrett era mi novio. Un día salimos a Agaville de fiesta y fue a por las bebidas. Pensé en cogerlo por sorpresa y darle un buen beso cuando yo...escuchamos un grito. Y en el lugar donde se había producido sólo había un pequeño charco de sangre.
Siempre había ido de chica dura a la que nadie podía lastimar ni enamorar. Él hizo aflorar todos mis sentimientos enterrados.
-Tuvo que ser duro. Yo no hubiese sobrevivido a eso. ¿El capitán de tu equipo...es tu...”amigo”?
-No,Zane es el novio de mi hermana. Ya sabes,la rubia esa que no paraba de hablar con Samantha. Era el hermanastro de Dane.
-Oh,realmente tu vida es dura.-Acertó ella.-Ven a la fiesta. Al menos,diviértete. Vamos a ponerle gusanos de goma en la bebida a Samantha. Te he echado de menos,Dunne.
-Danielle. O Dany.-Le dije con una sonrisa de oreja a oreja. Nos levantamos y cogimos nuestras bolsas. Echamos a andar hasta el Grill.
-Hey,oye...yo...lo siento.
Le dediqué una mirada.
Llegamos al Grill y nos sentamos con Jenn y los demás.
-El infierno se ha congelado.-Me dijo DJ.-Menuda animadora estás hecha.
-DJ,si no quieres que te tire encima tu atractiva coca cola,yo que tú cerraría ese maldito pico.
-Dany,Dany. Así no vamos a ninguna parte.¿Te puntas esta noche a ir a Agaville?-Preguntó. Jenn se quedó alucinada y escupió la bebida que tenía en la boca,Hayl se atragantó con una aceituna,Claude abrió los ojos al máximo y yo me quedé paralizada. Clarisse se unió a nosotros.
-¡Qué pasa,gente!Vaya,ni que estuviésemos en un funeral.-Dijo ella.
-A DJ se le ha ocurrido la brillante idea de ir a Agaville de fiesta.
-¿¡Pero tú estás loco?!-Exclamó Clarisse.
-No,pensé que sería una buena idea.
-No después de lo que ocurrió la última vez. No me pienso suicidar con recuerdos malos y...otras cosas.-Intervino Adam con una voz lúgubre.
-Vamos,chicos. Tampoco es para tanto. Solo pasó una vez.-Insistió DJ.
-¿Qué tampoco es para tanto?¡DJ,Dane murió allí hace casi tres semanas!¿Y tú dices que tampoco es para tanto?Definitivamente estás mal. Posiblemente si no hubieses estado dándote un morreo a la luz de la luna,posiblemente nada de esto hubiese pasado.-Expuse yo.
-Vale,lo siento.-Murmuró DJ.-Solo era una opción.
Sacudí la cabeza y me levanté.
-No lo vas a encontrar por mucho que busques.-Me advirtió DJ.
-Todo el mundo tiene esperanzas en algo. Yo tengo esa esperanza.-Le avisé duramente. Extrañamente sentí aire rodearme. Mi corazón se aceleró pero sacudí la cabeza. No es él,él no va a volver. Sentí que mi corazón se retorcía dentro de mí y salí para ir a la casa abandonada. Llegué al coche de Allyss y lo cogí. El brillante Ferrari rojo se sintió bien bajó mis pies. Lo dejé tirado entre los árboles y me adentré en Jeffrey Rock. Los columpios desvencijados y un tobogán oxidado decoraban el lugar. Entré en la casa abandonada. Se veía tan misteriosa y espeluznante por dentro. Me tiré en el sofá y sentí de nuevo que mi mundo se caía a pedazos. Vi las plantas de Adam allí, enredadas en la pequeña veleta. Observé que las humedades empezaban a irse gracias a horas de trabajo y también que los troncos secos de la chimenea eran perfectos para hacer fuego. Nada más pensarlo,se encendió el fuego de la chimenea y las bombillas de la estancia. Mucho mejor pensé. Sentí que el fuego me envolvía suavemente y perdí la consciencia de mi mundo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario