Bienvenidos al blog de la Saga Poder Peligroso

Es un honor para mí que usted ahora mismo esté leyendo esto.
Si le gusta o le interesa, pásele la dirección del blog a sus contactos. Se lo agradezco.
Espero que le guste y que lo siga.
Si desea ponerse en contacto conmigo, el tuenti del blog es Danielle Amber Sterling Halle y el gmail es aurynerforevermedianoche@gmail.com
Disfrute de la lectura¡¡

lunes, 29 de abril de 2013

He vuelto!! :) Capítulo 3

Tras lo que parece ser una larga temporada he vuelto!
Si, jaja es que estaba ocupada con eso de los videos de YouTube:)
Aqui os dejo el tercero.



Capítulo 3:El partido
Daniel se había quedado asombrado con la técnica y la precisión de los jugadores. Y el juego le parecía taaaan interesante. Aunque lo que más le había sorprendido fue lo de las alas de Danielle. Él no tenía ni idea de que ella jugaría a un juego así. Le habían explicado hace poco la función del juego y le parecía difícilmente complicado. No se la imaginaba jugando,y menos en el puesto más importante y peligroso. Y, sin embargo, lo había podido comprobar. Y parecía que este era el primer día que la veía. Creyó por un momento volverse a enamorar.

Danielle,por su parte,atisbó un resplandor azulado y otro dorado. Damien,desde abajo,echó chispas doradas. Ella inmediatamente se lanzó a por el resplandor dorado.
-Señores,parece que la gwell y la offle han entrado en acción. Y...¡Los dos cazadores parecen tener muy claro cuál es la gwell! Nick pasa por encima de Danielle y intenta dejarla atrás pero...¡ella le pasa por debajo y le hace estamparse contra un abeto!¡pero Nick la tira al suelo!
Era verdad. Justo antes de que Nicholas se pegase el batacazo,empujó a Danielle,quién perdió el equilibrio y cayó al suelo,derrapando por la hierba.
Daniel se preocupó instintivamente, pero esta al instante se levantó y alzó el vuelo.
-¡Señores,madre mía!¡La cazadora de Meligner está a punto de coger la gwell cuando...!
Danielle se dio cuenta justo antes de echar una llamarada de fuego de que la supuesta gwell tenía alas. Inmediatamente lanzó el fuego hacia otro sitio. Sin embargo,Nick no lo vio y cogió la offle. Esta soltó un humo negro, indicando su verdadera naturaleza.
-¡Madre mía,señores!¡Nicholas Melrose ha confundido la offle con la gwell! Por desgracia,esto deja a los dos equipos en un empate y sólo quedan cinco minutos de partido. Los demás jugadores se retiran,sabiendo que esto está en manos de sus cazadores. ¿Quién ganará? Esto se pone interesante,amigos.
¿Cinco minutos?¡Madre mía!,pensó Danielle.
Las tres horas se le habían pasado volando. Ella batió las alas lo más rápido que pudo cuando vio una ola que la arrastró hacia ella.



El agua salada le quemó los pulmones a ambos jugadores, y estos luchaban por salir de aquel caos.
-¡Oh,Dios!¡La gwell acaba de provocar un maremoto en el campo y ha arrastrado consigo a los dos cazadores!¡Y quedan tres minutos!
Dentro del agua,Danielle batió las alas cuando vio un resplandor anaranjado dentro de ella. La gwell ahora mismo estaba en su elemento. Danielle nadó dentro del agua,mientras intentaba mantener el poco oxígeno dentro de ella. Ella nadó todo lo rápido que pudo y lanzó un chorro bien fuerte de fuego.
Todo explotó, y ella agarró la gwell, incluso a sabiendas de que había finalizado el partido. Se quedó sin oxígeno,pero nadó hacia la superficie mientras escuchaba decir.
-Algo ha explotado,y no sabemos donde están los jugadores y...¡Virgen Santísima! ¡La cazadora de Meligner acaba de salir a la superficie con la gwell en la mano justo un segundo antes de que finalizase el partido!¡Podemos decir que los Meligner se han alzado con la victoria y con la copa!¡El mejor partido que hemos visualizado en siglos!
Todos estallaron en aplausos. La marea desapareció y Danielle alzó la gwell en el aire,sintiéndose felizmente alegre. Los aplausos la envolvieron y se volvió a sentir eufórica, con su brazo alzado sujetando la bola.
Y fue cuando vio que la noche anterior no había tenido una alucinación.
Daniel estaba sentado,con sus ojos de un color más fuerte y su pelo más rubio. Él había crecido y se notaba que era más mayor,aunque seguía igual de guapo.
Su sonrisa se desvaneció durante una milésima de segundo, aunque Danielle no dejó notar su sorpresa,y descendió al suelo. Su equipo la abrazó y la vitoreó. Oliver prácticamente la volvió a levantar del suelo cuando la abrazó. Ella se sentía feliz y cansada.
La alegría fue a más cuando el director les entregó la copa. Danielle la alzó,rodeada de su equipo,y todos aplaudieron,pero se notaba que los que se estaban haciendo daño en las manos de aplaudir fuerte eran los Meligner.
Alexandre bajó al campo corriendo y la besó fuertemente.
-¡Te lo dije!¡Sin ti estaban perdidos!-Gritó eufórico.
James aplaudió y la felicitó tanto como pudo. El chico parecía feliz y satisfecho. Nick se acercó a ella.
-Bien jugado. Puedo decir que eres mil veces mejor que mi tío Greggory. Es el partido más duro que he jugado en mi vida y tú no has jugado ninguno y te has alzado con la victoria.
-Lo mismo digo,Nick. Eres un rival muy bueno. Un placer jugar contigo.-Le dijo Danielle. Ambos se estrecharon las manos.
-Por cierto,podríamos decirle a St Germain o a McMillan que nos secase. Estoy helado.
-Totalmente de acuerdo.-Corroboró Danielle.
Pero no hizo falta. La señorita McMillan estaba allí,delante de los dos.
-Bien jugado, chicos.-Los felicitó.-Pero en clase nada de hechizos. ¿Estaréis helados, no?
Ambos asintieron. Danielle estaba chorreando. Por suerte,no había perdido nada de su indumentaria escolar.
Luminus!-Dijo la señorita McMillan. Bolas de fuego los envolvieron y en tres segundos estaban secos. Incluso el cabello de los dos se veía más brillante y con más vida. Marie tenía razón:El elemento de McMillan era el fuego.
Danielle sintió regocijo por dentro. Había ganado. Se había enfrentado a su miedo a perder y lo había vencido notablemente. Una sonrisa se extendió por su cara.

Alexandre acompañó a Danielle hasta la fiesta que se celebraba en el comedor para los de sexto,séptimo y noveno-En la Orden Elemental,el ocho no existía-. Nadie se había cambiado.
Los que habían jugado todavía llevaban la capa y el uniforme,así que se distinguían perfectamente,pues los demás llevaban ropa normal y una túnica o capa de su familia o del colegio. Las mesas habían desaparecido,excepto una,pegada a una de las paredes,que contenía la comida;aunque la tarima con la mesa alargada donde se sentaban los profesores y el director seguía estando, y con los profesores y el director sentados en ella.
El director tocó con una cucharilla de postre una copa.
-Brindemos por el acontecimiento de hoy y por nuestro pase a la copa internacional. Larga vida a los dos héroes de esta jornada.
-Larga vida.-Gritaron todos,y luego bebieron.
-Se refería a ti y a Nick.-Le susurró Alexandre,mientras le mordía el lóbulo de la oreja. Danielle se sintió abrumada. Ella agarró la cara de Alexandre y lo besó. Y él le siguió el beso. Esto parecía no tener fin.


La música sonaba por los altavoces recientemente instalados. El profesor de Artes había hecho que instalasen un karaoke. La gente echaba en una urna sus canciones y cantabas la canción que te saliese en el papel.
-¿No quieres cantar?-Le preguntó Alexandre.
-En realidad,no me gusta,pero tengo que tener una manera de escape.-Le respondió ella.
-¿Quieres que cante contigo?-Inquirió.
-¿Harías eso por mí? No,espera,ya sé le respuesta. Por ti,hasta la luna.
Alexandre rió.
-Que bien me conoces.-Le respondió el joven.
Ellos compartieron un beso.
Los profesores habían estado felicitando a Danielle con ferviente alegría,sobre todo porque sabían que ese año podrían tener probabilidades de ganar la Copa del T.I de Gwelloff. Aunque Danielle había estado esperando sobre todo al profesor de su asignatura favorita,Christian.
En ese instante,un chico de unos veintitrés años la sujetó por el hombro. Era rubio claro,con flequillo peinado hacia un lado y ojos azules,de cuerpo musculoso. Las chicas se morían por él.
-¡Enhorabuena,Danielle!-Le dijo.
-¡Gracias,profesor Christian!-Danientlle nunca había sabido el apellido de Christian,aunque fuera su alumna predilecta.
-La alumna gana al profesor. Veo que estás atenta en clase. A la mayoría se le habría ocurrido lo del señor Melrose,pero tú eres especial. Simplemente lo mencioné casualmente el otro día en clase y tú decides utilizarlo. ¡Así me gusta! Has dado un torneo de gwelloff muy interesante.
-Gracias,señor. Aunque sólo he hecho lo que debía de hacer.
Danielle tenía una sonrisa de felicidad increíble. Christian era la clase de profesor al que Danielle nunca habría querido defraudar. Además,estaba de parte de los Meligner.
-Bien jugado. Espero verte en clase el lunes. Ahora tengo que ir a saludar a mi hermano.
El profesor le palmeó la espalda y se despidió de ella.
-Hablando de familiares y amigos...¡¿Cómo diablos ha entrado Daniel aquí?!
-Eres demasiado inocente.-Le respondió Alexandre.-Tu querido profesor Christian es el hermano mayor de Daniel. Aunque le tengo un profundo respeto a Christian,todo hay que decirlo.
-¡Venga ya!-Exclamó Danielle exasperada.-¡Odio a Daniel Garrett!
-No eres la única,mi amor.
En ese instante, pudo sentir que todo parecía explotar dentro de ella. Otra vez...


Daniel escuchó cuando reconoció la voz y la canción. Taylor Swift – Long Live
-Es mi canción preferida.-Le dijo alguien. Daniel reconoció a su hermano,a pesar de que habrían pasado más de diez años.
-¡Christian!-Gritó él abrazándolo. Su hermano le sonrió.
-Estás muy mayor. Si no fuese por el pelo,no tendría ni idea de quién eres,Daniel.
-Han pasado trece años. Hace mucho que no nos vemos los pelos.-Le respondió Daniel.
-¿Con que mirándola? Todos lo siguen haciendo. ¿Es bella,verdad? Es mi mejor alumna. Sabe hacer de todo y conversar sobre todo. Y también tiene su punto de rebeldía. Justo como tú.-Le preguntó su hermano.
-Creo que se parece más a Alexandre.-Replicó Daniel.
-Pareces enfadado. ¿Es por que el príncipe está aquí? Nunca te ha agradado ¿eh?
-No. Es porque ellos dos están aquí. Pensé que este sería mi escape y ahora resulta que la parejita feliz no sabe hacer otra cosa que joderme la vida. No es culpa suya,pero...
-¿Por qué te están jodiendo la vida?-Le interrumpió su hermano.
-Porque ella...bueno,él...y entonces ellos...y Taylor...y la batalla...-Daniel no conseguía poner sus pensamientos de acuerdo. Había abierto el pozo de los recuerdos que una vez se juró que no volvería a abrir. En ese momento,sonaba Safe & Sound, de Taylor Swift. Y en ese momento,alguien tropezó con Christian.
-Justo de la persona que te estaba hablando,Daniel.-Le dijo su hermano.
Danielle claramente se asombró.
-¿Qué?-Preguntó.
-Danielle. Este es mi hermano,Daniel Garrett. Daniel,esta es Danielle Drake. Es la alumna con más cualidad y rebeldía que nunca he tenido. Es mi preferida.
Danielle sonrió por un momento,pero luego volvió su cara impasible.
-Creo que nos conocemos,Chris -Le respondió Daniel.
-¿De verdad?¡Qué bien!Así que ya sois amigos...Me alegro.
-Con mis disculpas,señor Christian,creo que Daniel y yo jamás podremos ser amigos. Primero,es un Gryfferpowl y segundo...
Sus ojos se cerraron y una mueca entre tristeza y dolor cruzó su cara.
-Te eché de menos,Daniel. Pero eso ya se acabó. Y lo sabes.-Finalizó ella-Permiso.
Danielle volvió a mostrar su cara orgullosa y se marchó de allí.
-¿Qué ha sido eso?-Le preguntó su hermano.
-¿De verdad quieres saberlo?-La cara de Daniel se llenó de lágrimas.
-Vamos a mi despacho.-Le dijo su hermano.
Los dos hermanos salieron de la fiesta y caminaron por los pasillos oscuros. Christian lo hizo entrar en su despacho y mandó una llamarada a la lámpara llena de velas que pendía del techo.
-Bien...¿Qué has hecho,Daniel?
Y Daniel procedió a contárselo todo. Desde el principio. Lloró,sí. Y todos sus sentimientos se alteraron.
Y Christian escuchó con atención,sintiendo junto a su hermano sus recuerdo,sintiendo que no debería haberlo abandonado. Los dos hermanos sintieron por primera vez lo que era tener una familia. Daniel se sentía por una vez desde que su madre murió a salvo y seguro. Christian veía a su hermano indefenso y dolorido. Los dos hermanos se abrazaron,llorando juntos.
-Lo siento.-Le susurró Christian.
Alguien llamó a la puerta. Alexandre entró. Él parecía sorprendido.
-Perdón por la interrupción. Dos cosas. La primera es que Zane está fuera preguntando por ti y que Elizabeth y yo no encontramos a Danielle por ninguna parte. ¿Sabes dónde está?
-¿Por qué iba yo a saber dónde está?-Le preguntó Daniel secándose las lágrimas.
-Primero:Te he visto hablando con ella. Segundo:Estás llorando. ¿No es obvio?
-Danielle se marchó. He estado con mi hermano,señor Sterling. Puede mirar en los jardines si quiere.-Le contestó Christian.
-Gracias,señor Christian. Y otra cosa, soy yo el que te he perdonado,Garrett;no ella. Aunque a veces te extrañe.
Las palabras de Alexandre dejaron desconcertado a Daniel, aunque no tuvo tiempo para preguntar, puesto que Zane salió corriendo hacia los dos hermanos.
-¡Te he buscado por todas partes!-Le dijo Zane abrazándolo. Daniel lo abrazó,aunque seguía sin salir de su asombro.
-Za-Zane...¿qué haces tú aquí?
-En realidad...amm...hemos venido porque Allyssa ha visto el partido. Incluso su padre está aquí. Todo el círculo. Y...amm...ya que estaba aquí he decidido saludar. Muy chula la academia. Hayley y Jenn están alucinando. Allyssa directamente sueña con esto. Bueno, en realidad Alexandre ha ayudado un poco prestándonos su avión privado. Es un tío muy legal según Danie y Taylor pero de esos dos no me fío, porque una está colada por el tío y a Taylor le cae bien todo el mundo. Bueno...excepto tú.
-Vaya...amm...pues no sé dónde está.
-Bien. Bueno...¿vienes? Quiero conocer al novio de Danie. Si hubieran avisado por adelantado, a lo mejor los habríamos podido ver. Iris dice que no quiere verte, lo siento. Amm...hola...¿Christian?
-Zane...¡Cuánto has crecido,chaval!
Ambos se abrazaron.
-He oído sobre ti. El quinto profesor más cualificado para la asignatura de Combate contra Fuerzas Oscura. ¡Enhorabuena,tío!
-Gracias,Zane. ¿Las hermanas Hale están aquí? Apuesto a que las dos han crecido increíblemente.
-Iris sí. Eleanor anda por Irlanda con Ethan,su esposo.
-Amm,sí. El hermano de Danielle. Vaya, esos dos. Eso se veía venir pero creo que todo ha ido muy deprisa. El otro día encontré la carta de la boda.
Zane hizo un gesto de despedida y se marchó. Daniel entonces recordó:Yo tomando decisiones,no ellas tomándome a mí.
Y echó a correr.


No hay comentarios:

Publicar un comentario